Cervatos (Cantabria)

19 09 2017

En el municipio de Campoo de Enmedio (Cantabria) se encuentra la pequeña localidad de Cervatos, famosa por su Colegiata de San Pedro, rica en canecillos y capiteles de “arte románico erótico”.

Colegiata de San Pedro de Cervatos

Se supone que a finales del Siglo IX, los reyes asturianos en su expansión hacia las tierras altocampurrianas, levantarán un primer cenobio en este lugar próximo al paso natural de Pozazal, camino de tierras palentinas.

Canecillos de San Pedro

Los canecillos se caracterizan por su carácter iconográfico erótico y pecaminoso, lo que dan el nombre a la Colegiata de la “Catedral del Románico Erótico”.

Canecillo erótico

En Cervatos no solamente hay canecillos eróticos, sino también mascarones grotescos, danzarinas, músicos o momstruos, aunque lo más llamativo es la proliferación de representaciones lujuriosas.

Capiteles eróticos

Tanto en los canecillos, como en algunos capiteles,  hay representaciones sexuales, como coitos, figuras desnudas mostrando sus genitales, posturas sexuales, falos en erección, etc.

Ábside de San Pedro

El conjunto supone un carnaval en la piedra del Siglo XII, lleno de vida, de libertad absoluta según la mayoría de autores, mientras que otros ven en esta representación el “pecado de la carne”. 

Canecillos del ábside

En el lado meridional se abre la portada principal, destacando el tímpano, abrazado por seis arquivoltas de columnas rematadas por capiteles figurados.

El tímpano, a modo de celosía, es de gran belleza con motivo vegetales, mientras que el dintel sobresale por la representación de parejas de leones enfrentados.

Portada meridional

El interior destaca por su impresionante ábside con una preciosa galería de arcos de medio punto, con preciosos capiteles donde reposan los arquillos ciegos.

La capilla bautismal y la sacristía, son de finales del Siglo XIII, con bóvedas de cañón apuntadas.

Interior del ábside

La torre campanario, de tres tramos, destaca por el tramo ciego y el tercero con campanas, siendo los últimos más tardíos del Siglo XIII.

En el interior sobresalen tallas barrocas, como una Inmaculada y un Cristo, atribuidos al taller de Gregorio Fernández.

Capitel del interior del ábside

Fue en el S. XII, cuando los reyes Alfonso VII y Urraca, donaron cuantiosas heredades a la primitiva abadía, siendo en 1129 cuando se inició el grueso de la planta de la magnífica Colegiata.

Colegiata de San Pedro de Cervatos

La gastronomía de la zona se caracteriza por la carne de caza (venado, corzo y jabalí), los chuletones de vaca Tudanca, el cocido campurriano, así como las famosas “pantortillas” de postre.

Aunque poco conocidos, los vinos de Cantabria, acompañan los platos de la gastronomía de Cervatos y alrededores.

Anuncios




Aínsa (Huesca)

28 08 2017

En la comarca de Sobrarbe oscense, a los pies de los Pirineos ,y en la confluencia de los ríos Ara y Cinca, se encuentra la villa de Aínsa, sobre un promontorio.

Plaza Mayor

La villa está conformada por dos calles ascendentes, casi paralelas, la calle Mayor y la Calle Santa Cruz, que confluyen en la preciosa Plaza Mayor, encontrándose el Castillo a continuación de la misma.

Río Ara

El Castillo de Aínsa (Siglo XI), construido sobre los restos de uno árabe, formaba parte de la línea defensiva de los territorios cristianos.

El rey Alfonso I El Batallador en 1124 otorgó la Carta Puebla a la villa, bajo los beneficios del fuero de Jaca.

Plaza Mayor

En el Castillo se conservan pocos restos del pasado románico, siendo lo más destacable la Torre del Tenente (pentagonal), el gran Patio de Armas y el Portalón que da acceso a la Plaza Mayor.

El aspecto actual responde a la fortificación de Felipe II (Siglo XVII), siguiendo los criterios de la Ciudadela de Jaca.

Iglesia de Santa María

En el centro del casco histórico se encuentra la Iglesia de Santa María, románica, de los Siglos XI y XII, con una sencilla puerta de acceso de cuatro arquivoltas. Lo más destacable es la torre campanario con diseño de fortaleza con sus saeteras defensivas.

Calle Mayor

La arquitectura popular destaca por sus casas de piedra, destacando algunas de ellas, del Siglo XVI como la Casa Arnal o la Casa de Bielsa.

A las afueras de la villa se encuentra la Cruz Cubierta (1655), encontrándose en su interior la carrasca coronada con la cruz que conmemora la reconquista de Aínsa, en el lugar donde según la leyenda de “La Morisma” se libró la batalla.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor de planta trapezoidal, se caracteriza por sus porches laterales, con sus arcos de medio punto y ojivales, en perfecta armonía, pese a ser cada uno diferente al otro.

Plaza Mayor

Bajo los soportales hay dos prensas comunales de vino que utilizaban los vecinos del pueblo para obtener el mosto de las cosechas de uvas.

Iglesia de Santa María y Plaza Mayor

Entre los platos típicos de Aínsa destacamos la ensalada de patata, cebolla y arenques, los productos de la matanza (longaniza y chorizo), la caracolada, el cordero a la brasa o los productos micológicos en temporada otoñal. 

Se pueden degustar los vinos locales del Sobrarbe, sobre todo en las fiestas del Punchacubas.





Maderuelo (Segovia)

2 08 2017

Sobre una colina, en pleno embalse de Linares, en aguas del río Riaza, se alza la villa medieval segoviana de Maderuelo, limitando con las provincias de Burgos y Soria.

Maderuelo

Maderuelo es uno de los municipios que conserva el título de Villa y Tierra, como cabeza de una comunidad que se fundó por los condes castellanos en la frontera del Duero.

Embalse de Linares y río Riaza

Anteriormente el territorio tuvo asentamientos de las tribus celtas arévacas, latifundistas hispanorromanos y visigodos, hasta la llegada de los musulmanes.

Maderuelo

Por la Puerta de la Villa, se accede al conjunto histórico artístico, una de las puertas que se conservan de la antigua muralla, junto con la Puerta del Barrio, además de conservar restos del castillo.

Puerta de la Villa

En el Siglo X la villa fue repoblada por el conde castellano Fernán González, siendo saqueada por los ejércitos de Almanzor.

Posteriormente con la llegada de gente burgalesa se construyó el Castro Maderolum, construyéndose las murallas, cuyos restos contemplamos en la actualidad.

Puerta de la Villa

Las casas nobles, de sus estrechas calles, conservan mucha simbología templaria en sus piedras, además de los blasones de las familias nobles de la Edad Media.

Cruz de la Iglesia de San Miguel

Tras cruzar la Puerta de la Villa, nos encontramos la Iglesia de San Miguel, románica, con un sencillo ábside con saetera y una decoración profusa de canecillos.

Iglesia de San Miguel

La ermita de la Vera Cruz, extramuros, contenía una colección de pinturas románicas en su cabecera, que fueron trasladadas al Museo del Prado de Madrid en 1947.

Calle de Maderuelo

La Iglesia de Santa María cuenta con restos de origen románico, como su portada sur, con molduras de diente de sierra, mientras que en la portada norte destacan los arcos mudéjares. Una esbelta espadaña con campanas sobresale entre los tejados de las casas.

Iglesia de Santa María

En las cercanías de Maderuelo, se encuentra la población de Fuentemizarra, conocida por la Iglesia de Nuestra Señora del Ejido, con una bella galería románica porticada, de finales del Siglo XII.

Iglesia de Nuestra Señora del Ejido

El lechazo es el producto gastronómico por excelencia, sin olvidar el chorizo de matanza, que se pueden acompañar de los tintos con D.O. Ribera del Duero.





Peñafiel (Valladolid)

15 07 2017

En el centro de la Ribera del Duero, famosa por sus vinos, se alza la villa de Peñafiel, a los pies de su impresionante castillo roquero, una de las fortificaciones más bellas del medievo.

Castillo de Peñafiel

Desde la prehistoria, la zona estaba dominada por los vacceos, pero no es hasta el S. X, durante la Reconquista, cuando se asienta un núcleo urbano a los pies del cerro que domina el castillo, denominándose Penna Fidele.

Entrada al Castillo de Peñafiel

La fortaleza del Siglo X, en tiempos del rey León Ramiro II, fue conquistada por Almanzor en el año 983, siendo reconquistada por el conde castellano Sancho García en 1013, pronunciando la célebre frase “desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla”.

Torre del Homenaje

El Castillo de Peñafiel, de planta alargada, tiene una longitud de 210 m. y una anchura máxima de 35 m., constando de 28 cubos almenados y la imponente Torre del Homenaje. Actualmente alberga en su interior el Museo Provincial del Vino.

Panorámica de Peñafiel

Desde el Castillo de Peñafiel la vista de 360º impacta al viajero, con vistas a la población, los campos de cereales, las dehesas de pinos, las viñas de la Ribera del Duero y sus famosas bodegas.

Plaza del Coso

Otro de los más conocidos de Peñafiel, es la Plaza del Coso, llamada popularmente “El Corro”, donde se celebran festejos taurinos y encierros en el mes de agosto, durante las Fiestas de San Roque.

Arquitectura de la Plaza del Coso

La suelta de toros está documentada en 1433, siendo una de las plazas medievales de toros más antiguas, construyéndose para fines lúdicos, pues anteriormente ya se celebraban justas y torneos medievales.

Vista del Castillo desde la Plaza del Coso

La Iglesia de San Miguel de Reoyo es del Siglo XVI, en estilo Herreriano. La Capilla Bautismal alberga la antigua cabecera de la iglesia románica del Siglo XII.

Iglesia de San Miguel de Reoyo

Sobre los restos del Alcázar de Alfonso X, se levanta el Convento de San Pablo, del Siglo XIII, en estilo gótico mudéjar. En el Altar Mayor se conservan los restos del infante Don Juan Manuel, autor de “El Conde de Lucanor”.

Convento de San Pablo

El exterior destaca por los arcos en ladrillo rojo, de estilo gótico mudéjar, mientras que el interior es célebre por la capilla funeraria de los Manuel, de estilo plateresco, atribuida a Juan de Badajoz (1536).

Convento de San Pablo

La Torre del Reloj de la Villa de Peñafiel da las horas a los vecinos, formando parte de la desaparecida iglesia de San Esteban, de estilo románico, que se levantaba en la parte más antigua de la villa medieval.

Convento de San Pablo

El lechazo asado en horno de leña es el plato estrella de la gastronomía de Peñafiel, sin olvidar los guisos de caza (liebre, perdiz, pichón o conejo), las sopas de ajos o los quesos de Esgueva.

Los vinos D. O. Ribera del Duero, son el alma mater de todos los platos de la villa de Peñafiel.





Aguilar de Campoo (Palencia)

23 06 2017

En el Camino de Santiago del Norte (Ruta del Besaya) se encuentra esta bella localidad palentina, a orillas del río Pisuerga y famosa por la industria de las galletas.

Iglesia de Santa Cecilia y Castillo

La Iglesia de Santa Cecilia, románica de los Siglos XII y XIII, se levanta a los pies del Castillo Medieval, siendo de planta rectangular y bella torre campanario.

En su interior destacan los capiteles vegetales e historiados que narran pasajes bíblicos, siendo de una joya del románico el capitel de “la matanza de los inocentes”.

Capitel de “la matanza de los inocentes”

A 970 m. sobre el nivel del mar se levanta sobre un peñasco el Castillo Medieval, del Siglo XII, levantado sobre una fortaleza de los siglos anteriores.

Castillo de Aguilar de Campoo

Presidiendo la Plaza Mayor, la Colegiata de San Miguel se levanta majestuosa entre las viviendas con miradores y soportales, típicas de la arquitectura popular del norte palentino.

Colegiata de San Miguel

La puerta principal de la Colegiata de San Miguel es de estilo románico en transición al gótico (Siglo XIII), ampliada en el Siglo XIV hasta llegar a la inmensa torre campanario de estilo herreriano del Siglo XVI.

Colegiata de San Miguel

La villa de Aguilar de Campoo ostenta el título de villa realenga desde Alfonso X El Sabio (1255). En 1482, los Reyes Católicos conceden el Marquesado de Aguilar a los Manrique de Lara, siendo el I Marqués de Aguilar, Don Graci Fernández Manrique de Lara.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor es el centro neurálgico de la antigua villa amurallada, conservándose seis puertas de la antigua muralla: Puerta de Reinosa, Puerta de la Tobalina, Puerto del Paseo Real, Puerta del Hospital, Puerta del Paseo de Cascajera y Puerta de San Roque.

Puerta del Paseo Real

Una de las más bellas es la Puerta del Paseo Real que da acceso al Monasterio de Santa María la Real.  Junto a esta puerta se localiza la barbacana del tramo más largo y conservado de la muralla medieval.

Plaza Mayor

Alrededor de la Plaza Mayor encontramos los palacios y casas nobles del pasado esplendor de la villa palentina, entre los que destacan, el Palacio de los Marqueses de Aguilar, el Palacio de los Villalobos-Solórzano, la Casa de los Velarde, la Casa de los Zorrilla o el Palacio de los Villatorre.

Anochecer en la Plaza Mayor

El Monasterio de Santa María la Real, de origen románico (Siglo XII) fue habitado por monjes premonstratenses hasta la desamortización de Mendizábal.

Monasterio de Santa María la Real

El claustro cisterciense (Siglos XII y XIII) y la iglesia forman parte del Centro de Estudios del Románico y de la Fundación de Santa María la Real.

Claustro de Santa María la Real

La carne de ternera de la Montaña Palentina y los lechazos son los puntos fuertes de la gastronomía local, además de los cangrejos de río y los productos de la matanza del cerdo. La leche frita, los hojaldres y las galletas artesanas son el complemento dulce de la gastronomía local.

Los vinos de D. O. Cigales, cercanos a la zona, maridan con los platos típicos de Aguilar de Campoo.





Peñaranda de Duero (Burgos)

18 05 2017

A orillas del río Arandilla, cerca de la Sierra de la Demanda, se ubica esta pequeña y bella villa medieval burgalesa de Peñaranda de Duero.

Plaza Mayor de Peñaranda de Duero

La Plaza Mayor es una de las más bonitas de Castilla y León, con casas de soportales del S. XVI, estando flaqueada por el Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda y la Colegiata de Santa Ana, sin olvidar el Rollo de Justicia.

Desde la plaza se puede admirar el imponente Castillo con su grandiosa Torre del Homenaje, visible desde gran parte de la vega del Arandilla.

Castillo de Peñaranda de Duero

El Castillo de Peñaranda de Duero data del Siglo X, a raíz de la repoblación de Fernán González, siendo ampliado en el Siglo XV. La villa medieval estaba amurallada, conservándose algunas de sus puertas, como el “Arco de las Monjas”.

Arco de las Monjas

La villa conserva lienzos de muralla, con acceso a la Plaza Mayor a través del “Arco de la Plaza”, así como la muralla con sus puertas de acceso al Palacio de los Conde de Miranda o Palacio de Avellaneda.

Muralla del Palacio de los Condes de Miranda

La villa perteneció al alfoz de Clunia, hasta que Fernando IV la entregó a Fernán Ruiz de Amaya, quien a su vez la venderá en 1311, al infante don Pedro, hijo de Sancho IV.

En tiempos de Alfonso XI, quedaría vinculada a la familia Avellaneda, Condes de Miranda.

Castillo y Casa Consistorial

Las casas típicas están construidas con adobe y entramado de madera, con poca profundidad y de dos plantas y buhardilla.

La planta baja se destinaba a lagar y otros menesteres, mientras que la parte superior se destinaba a la cocina y dormitorios.

Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda

El Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda fue construido en el Siglo XVI, siendo atribuido a Nicolás de Vergara.

Destaca su fachada plateresca, el patío de arquería doble y sus salones con ricos artesonados gótico mudéjares y yeserías, siendo una de las joyas del plateresco español.

Patio del Palacio de los Condes de Miranda

El escudo de los Zúñiga entre tenantes, preside la portada del Palacio de Avellaneda, frente a la Colegiata de Santa Ana y el Rollo de Justicia, de estilo gótico flamígero, de una gran elegancia y esbeltez.

Rollo de Justicia

La Colegiata Abacial de Santa Ana, por Bula Pontificia de Paulo V (1605) preside el lado opuesto de la Plaza Mayor. Su construcción fue financiada por doña María Enríquez de Cárdenas, viuda de Francisco de Zúñiga.

Colegiata Abacial de Santa Ana

Su trazado se atribuye a Rodrigo Gil de Hontañón y a Pedro de Resines, mientras que la portada de estilo barroco clasicista fue diseñada por fray Pedro Martínez, a semejanza de un retablo con la figura de Santa Ana y los escudos de los Zúñiga y Avellaneda.

Colegiata Abacial de Santa Ana

El Monasterio de las Madres Franciscanas Concepcionistas, cuya primera abadesa fue Sor Ana de Zúñiga y Avellaneda, destaca por el artesonado mudéjar de la iglesia y el patio renacentista.

Plaza Mayor y Rollo de Justicia

Los tres productos típicos gastronómicos de Peñaranda de Duero son el queso de Burgos, la morcilla de Burgos y el lechazo.

Los vinos D. O. Ribera de Duero, de la subzona de Burgos, acompañan a los ricos manjares de Peñaranda de Duero.





Sagunt (Valencia)

23 04 2017

Sagunt es la capital de la comarca valenciana del Camp de Morvedre, dividida en dos núcleos de población, el casco histórico y el Port de Sagunt.

Castillo de Sagunt

A los pies del Castillo se levanta el casco histórico de la villa. En el castillo se mezclan los vestigios de varias culturas y civilizaciones, desde los íberos (asentamiento de Arse) hasta los romanos, godos y árabes).

Castillo de Sagunt

La ciudad ibero edetana de Arse fue asediada y conquistada por el general cartaginés Aníbal en el año 219 a. C. durante la Segunda Guerra Púnica, siendo recuperada siete años después por los romanos, renombrándola como Saguntum.

Teatro Romano

El Teatro Romano de Sagunt fue edificado en el año 50 d. C. con un aforo para 8.000 personas, siendo su diámetro de 90 metros. Se excavó en la roca de la ladera del monte del Castillo.

Teatro Romano

El Teatro Romano se divide en las tres partes clásicas: scaenae, cávea y orchestra. Un conjunto de túneles y vomitorios permitían el acceso y evacuación del mismo.

Teatro Romano

Los romanos construyeron un gran Circo Romano en la parte baja de la ciudad, así como un Anfiteatro, del que se han encontrado restos del mismo.

Puerta de Almenara

En el Castillo destacan varios recintos como la Puerta de Almenara, la Plaza de Armas, la Plaza de la Ciudadela, la Plaza de la Conejera, la Plaza Dos de Mayo, la Plaza de San Fernando y Estudiantes.

Sagunt

La Iglesia Arciprestal de Santa María comenzó a edificarse en el Siglo XIV (1334), sobre la antigua mezquita mayor de los árabes, siendo de estilo gótico ojival valenciano, siendo de estilo barroco la fachada principal.

Iglesia Arciprestal de Santa María

La Iglesia de El Salvador (S. XIII) es de una sola nave con ábside poligonal con contrafuertes, siguiendo la tipología de las iglesias de la Reconquista. Posteriormente se adoso la torre campanario de la iglesia en el S. XVIII.

Iglesia de El Salvador

La Ermita de Sant Miquel en el Barri de Porta Nova, destaca por el plafón de cerámica con la imagen del santo y Lucifer, y el frontón de piedra que con una leyenda explica la advocación de la ermita.

Ermita de Sant Miquel

La Ermita de la Sang (S. XVII), es de estilo barroco con planta de cruz latina, es la sede de la Cofradía de la Purísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, de gran importancia en la Semana Santa saguntina.

Ermita de la Sang

La judería de Sagunt se sitúa cerca del Teatro Romano, accediéndose a la misma a través del Portalet de la Judería o Portal de la Sang.  En ella se puede admirar la Torre de defensa, restos de la Sinagoga, el Mikve o baño ritual y la necrópolis.

Muralla de Sagunt

Otros monumentos saguntinos son la muralla de la ciudad, los molinos fortificados (Torre Gausa), la ermita de Sant Roc, la ermita de Sant Cristòfol, la ermita de la Magdalena o la ermita dels Dolors.

Portalet de la Judería o Portal de la Sang

El plato estrella de la gastronomía saguntina es la Paella Valenciana, sin olvidar el “arrós amb fesols y naps”, la olla de carne con cardos, la coca de tomate o las empanadillas rellenas de atún, verduras y huevo duro.

Los vinos con D. O. Valencia pueden acompañar los platos saguntinos.