Arévalo (Ávila)

23 05 2012

En la comarca abulense de “La Moraña” encontramos la Villa de Arévalo, tierra de frontera en la Edad media entre cristianos y mulsumanes, a orillas del Adaja y del Arevalillo, que vierten sus aguas al Duero.

Castillo de Arévalo

En la confluencia de dichos ríos, se levanta el Castillo de Arévalo (S. XV), de planta pentagonal, sobresaliendo la Torre del Homenaje. Álvaro de Zúñiga mandó construir la fortaleza en 1470, sobre otro del que se conserva una puerta mudéjar.

Muralla del Castillo

Como consecuencia de su situación, en la llamada Extremadura Castellana, la villa contó con la presencia de muchos musulmanes, que dejaron su influencia posterior en edificios civiles y religiosos, por lo que Arévalo se conoce como la “Ciudad del Mudéjar”.

 Castillo de Arévalo

Hacia el 1082, bajo el reinado de Alfonso VI, las tierras de Arévalo fueron repobladas por cristianos, comenzando el esplendor medieval, con la construcción de iglesias y conventos. 

Iglesia de Santa María la Mayor

De la fusión de las dos culturas nace el arte mudéjar, cuyo máximo exponente es la Iglesia de Santa María la Mayor, de una sola nave y en la que destaca su imponente ábside, con tres órdenes de arquerías ciegas, de ladrillo rojizo.

Ábside de Santa María la Mayor 

La torre mudéjar de la iglesia está perforada en su base, por donde discurre la calle de Santa María, por donde el viajero puede pasear entre paredes cargadas de historia.

Torre y Arco de Santa María

La Iglesia de San Martín, destaca por sus dos torres mudéjares, conocidas como las “Torres Gemelas”, y en ella se conjugan el románico, el mudéjar y el renacimiento.

Iglesia de San Martín, con las Torres Gemelas

Las Torres Gemelas son la Torre de los Ajedreces y la Torre Nueva. La Torre de los Ajedreces es la de la cabecera, y se denomina así por la decoración a modo de tableros de ajedrez. La Torre Nueva, del S. XII, posee dos ventanales por lado del campanario.

Torre de los Ajedreces

La Iglesia de San Juan Bautista, del S. XV, posee restos mudéjares en su ábside, destacando en su interior, el Retablo Mayor de estilo barroco.

Casa de los Sexmos

En la Plaza Real, se encuentra la Casa de los Sexmos, donde se reunían los “sexmeros” que administraban los bienes comunales de los pueblos y villas de la Extremadura Castellana. 

El plato típico, por excelencia, es el tostón asado, que se puede degustar en cualquiera de los lugares de la Asociación Arevalense de Hostelería. Como buen maridaje los Vinos de la Tierra de Castilla y León.