Laguardia (Álava)

11 11 2018

Laguardia es la capital de la Rioja Alavesa y se levanta en un altozano desde que en el año 908, el rey navarro Sancho Abarca, mandó construir un castillo al norte del cerro que domina toda la comarca con la finalidad de la guarda y defensa de Navarra, acosada por musulmanes y castellanos.

Muralla de Laguardia

Todavía se conservan cinco puertas de acceso a la ciudad en la muralla mandada construir por el rey Sancho el Fuerte de Navarra. Sus nombres son: Mercadal, Carnicerías, Páganos, San Juan y Santa Engracia.

Viñedos de Laguardia

La iglesia de Santa María de los Reyes es una joya del arte gótico y renacentista. Se comenzó a construir en el siglo XII. En el siglo XIV tuvo lugar la construcción del templo tal y como hoy lo conocemos, a excepción del tramo principal de las naves y la cabecera, que son obra del XVI. El retablo mayor, obra de Juan de Bascardo, es del siglo XVII.

Pórtico de Santa María de los Reyes

La pieza más destacada de la iglesia es el pórtico, que se labró a finales del siglo XIV y fue policromado en el XVII, siendo uno de los pocos pórticos policromados que se conservan.

Apóstoles del pórtico

Las tallas de las arquivoltas representan a los Apóstoles y en el parteluz está representada la Virgen de los Reyes, ya que ese pórtico narra la vida de la Santa Virgen. El tímpano está dividido en tres partes, con relieves historiados. Dicho pórtico se cierra con una capilla de los siglos XV- XVI que es la que ha permitido la conservación de la pintura.

Retablo Mayor

Presidiendo los doce apóstoles y situado en el parteluz de la doble portada que da acceso al templo, se encuentra la imagen de la Virgen de los Reyes. Es una escultura que se sitúa sobre un elevado pedestal desde donde puede presidir toda la escena de la portada.

Apóstoles del pórtico

La torre campanario o Torre Abacial se encuentra exenta a los pies del templo. Es una torre-castillo que sirvió de defensa a las murallas de la villa, en la parte occidental, a espaldas del gran castillo y sus torres, que defendía la parte norte del pueblo. De planta cuadrada, a imagen y semejanza de los que se construyeron en el norte de Italia y de los pirineos catalanes en los albores del románico.

Torre Abacial

La iglesia de San Juan Bautista fue iniciada en estilo románico y concluida en el gótico. Tiene una capilla adosada a los pies, del siglo XVIII, consagrada a la Virgen del Pilar. 

La portada sur es de finales del s. XII, de los inicios del gótico. Su torre-campanario formaba parte de la muralla como torre principal de defensa de la zona sur de la villa y más tarde se le añadió la espadaña.

Iglesia de San Juan Bautista

La Plaza Mayor porticada es el centro de la villa. En ella se encuentran el ayuntamiento antiguo y el nuevo. Este último muestra en su fachada el escudo de la villa y un reloj carillón con unos autómatas que a las 12, 14, 17 y 20 horas danzan al ritmo de un pasacalles típico de las fiestas de la localidad.

Reloj carillón de la villa con sus danzantes

El Convento de los Capuchinos se construyó en el siglo XVII sobre la antigua judería, en la parte baja del pueblo. Contaba con iglesia y claustro alrededor del cual se agrupaban las estancias del convento. Con la Desamortización de Mendizábal, los frailes que ahí residían fueron expulsados y el edificio pasó a tener varios usos (cárcel, escuelas, juzgado).

A mediados del siglo XX el edificio fue destruido para construir el cuartel de la Guardia Civil y la casa del médico, respetándose únicamente la fachada. En la actualidad dicha fachada sigue en pie, presidiendo una plaza con una escalinata barroca de acceso desde la Calle Mayor.

Ayuntamiento viejo

La economía de Laguardia gira en torno al mundo de la viticultura (cultivo de la vid, industria vitivinícola y enoturismo). Muchas de las afamadas bodegas de la Rioja Alavesa se encuentran en su término municipal.

Lema de el Pueblo de Laguardia

Entre los platos típicos de la gastronomía de Laguardia encontramos los pimientos rellenos, las patatas con chorizo, la trucha a la riojana o las chuletas de ternera, cabrito o cordero.

Los vinos con D. O. Rioja son el maridaje perfecto para tan contundentes platos del Pueblo de Laguardia.

Anuncios