Castro Caldelas (Ourense)

30 08 2020

Castro Caldelas se sitúa entre las sierras de Queixa y San Mamede, en plena Ribeira Sacra de Ourense, siendo el río Sil la frontera de separación con la vecina provincia de Lugo.

IMG_8761

Cima de Vila de Castro Caldelas

Castro Caldelas se sitúa en una colina que domina la ribera del río Edo. 

Destaca la zona antigua conocida como Cima de Vila, con calles empedradas que suben al Castillo Medieval construido por orden de Pedro Fernández de Castro, VII Conde de Lemos, en el siglo XIV. 

IMG_8766

Castillo de Castro Caldelas

Del Castillo destacan la Torre del Homenaje, la Torre del Reloj y el Patio de Armas, al que se accede por las Calles del Sol y Grande, de la Cima de Vila.

IMG_8763

Casa típica de Cima de Vila De Castro Caldelas

Se considera que estas tierras ya estaban habitadas hace 4500 años. De la Edad de Bronce encontraremos en la Veiga de Sas una roca grabada con petroglifos en forma de cueva.

En la Edad del Hierro se desarrolla la Cultura Castrexa. Hallándose restos en Castro de Paradela, O Castriño da Cerca (Sierra de Mazaira) o Outeiro da Torre (San Martiño).

IMG_8769

Panorámica de Castro Caldelas

La romanización llegó a estas zonas entre el 137 a.c y el 19 a. C., pasando la Vía Nueva de Braga a Astorga.

En la aldea de Burgo se situaría la “Mansio Praesidium”, parada de los viajeros que recorrían dicho camino. 

IMG_8765

Torre del Reloj del Castillo

Después de que los suevos conquistaran estas tierras, se cambió el modo de vida. En el año 585 fueron sustituidos por los visigodos, que trajeron la cristianización a la zona.

En la Edad Media, concretamente en el siglo IX, se hallan las primeras referencias con el nombre actual.

IMG_8782

Mirador de casa típica de Castro Caldelas

En el siglo XII se convirtió en villa gracias a los fueros que le concedieron en 1172 Fernando II y en 1228 Alfonso IX.

En el siglo XIV pasó a manos de don Pedro Fernández de Castro por donación del rey Alfonso XI, aunque pronto pasaría a manos de los Condes de Lemos.

IMG_8778

Cima de Vila De Castro Caldela

El Castillo fue testigo de episodios históricos tales como las Revueltas Irmandiñas, entre las que la tradición oral sitúa al propio mariscal Pero Pardo de Cela, así como del asentamiento de una importante colonia judía.

IMG_8760

Iglesia de los Remedios

El último episodio militar que protagonizó el castillo fue durante la Guerra de la Independencia, el ataque dirigido por los caldelaos al 15º regimiento de la división del general Marchand, quien como represalia mando incendiar la villa y el castillo.

IMG_8772

Torre del Reloj

El “Irrio Peliqueiro” es una máscara que representa la faz de un hombre mayor, llevando el resto de la cabeza cubierto con un paño rojo. Esta máscara derivó del carnaval a la fiesta de la patrona de la villa, por tanto pasó de una fiesta pagana a otra religiosa.

Por eso, solo la veremos en la calle en septiembre, en las fiestas de la Virxe dos Remedios.

IMG_8773

El Irrio Peliqueiro

De la gastronomía destaca el churrasco gallego, los lacones, los chorizos o el pulpo á feira, sin olvidarnos de su afamado dulce, la “bica” de Castro Caldelas.

Los vinos con D.O. Ribeira Sacra, con sus uvas mencía y godello, son ideales para acompañar los platos de la zona.





Xàbia (Alicante)

22 07 2020

En la comarca alicantina de la Marina Alta, a los pies del Macizo del Montgó, se encuentra la villa de Xàbia, a caballo entre el Cap de la Nau y el Cap de Sant Antoni.

Isla del Portixol

En 1244 Dènia capitula a favor del rey Jaime I el Conquistador, y Pere Eiximén Carrot, que dirigió la conquista de la Marina, llevará a cabo el repartimiento de esta zona costera. 

Las primeras noticias documentales que nos hablan de Xàbia parten del rey Jaime II, fruto de la necesidad de reforzar las tierras del sur, ya que el siglo XIV comienza marcado por dos conflictos: la Guerra con Castilla desde el 1296 y las “razzias” de los granadinos (1304-1308), con la ayuda de la población morisca del reino.

Iglesia de San Bartolomé

Los frecuentes ataques de los piratas hicieron a los naturales de la villa adentrarse dos kilómetros de la costa y amurallarse en un recinto que se mantuvo hasta 1877.

Este recinto constituye el actual núcleo histórico que, en torno a la iglesia gótica de San Bartolomé, caracteriza hoy a Xàbia con sus casas encaladas, enrejados de hierro y dinteles labrados en una porosa tierra dorada llamada “tosca”.

Faro del Cap de la Nau

La costa de Xàbia está repleta de calas y playas, destacando la Playa del Arenal, la Playa de la Grava, la Cala Ambolo, la Cala Sardinera, la Cala Portitxol o Barraca, la Cala Blanca y la preciosa Cala Granadella.

Cap de la Fontana

El término municipal de Xàbia es un paraíso del senderismo, pudiendo realizar rutas al emblemático Parque Natural del Montgó, con su macizo calizo de 753 metros de altura, o bien a través de la costa con la “Ruta de los 15 miradores de Xàbia”: El Molins, Cap de Sant Antoni, Punta del Arenal, Séquia de la Noria, Cala Blanca, Caletes, Creu del Portixol, L’Illa, La Falzia, Cap Negre, Cap de la Nau, Pesqueres, Ambolo, Castell de la Granadella y Granadella.

Playa del Arenal y Macizo del Montgó

La riqueza natural de Xàbia se plasma en un Parque Natural del Montgó, una Reserva Marina del Cap de Sant Antoni y 6 microreservas vegetales en su término municipal, llenas de especies botánicas, algunas de ellas autóctonas, y una rica fauna silvestre.

Playa del Arenal

La playa más famosa y epicentro turístico es la del Arenal, situándose en un extremo de la misma, el Parador Nacional de Turismo. Su paseo marítimo está repleto de locales donde degustar la rica gastronomía marinera de la localidad alicantina.

Arroz de pulpo y gamba roja

Muchas son las fiestas y tradiciones de Xàbia, destacando la “Fira i porrat de Sant Antoni”, los Carnavales, las Fiestas en honor a Jesús Nazareno, “les Fogueres de Sant Joan” y las Fiestas de Moros y Cristianos.

Isla del Portitxol

En el centro de la villa se levanta la Iglesia de San Bartolomé, del Siglos XIV al XVI, bello ejemplo del gótico isabelino. En esta misma plaza podemos observar dos bellos ejemplos de casas palaciegas como son el Palau dels Sapena (Siglo XV) o la Casa dels Bolufer (Siglo XVIII).

A ambos lados de la Iglesia se hallan el Mercado Municipal de Abastos y el Ajuntament (Siglo XVIII).

Creu del Portixol

Por el Carrer Major encontramos la Casa de Tena (1867) actualmente Sala de Exposiciones C. A. Lambert, y a pocos metros, en el Carrer d´Avall, está la Capella de Santa Anna, y a continuación el Convent de les Agustines.

Isla del Descubridor

La gastronomía es rica en arroces pudiendo elegir entre el arroz “a banda”, a la Marinera, al horno, paella con boquerón y espinacas, arroz con “fesols i naps”, el arroz negro, el arroz con pulpo y gamba roja y los arroces melosos con bogavante y langosta.

Los pescados permiten preparar sabrosos platos como el “Suc roig”o el “Cruet de peix”.

De los guisos destacan el “Putxero”, el “Polp amb penca”, el “Madroc”, la “Borreta” y la “Fava pelada”.

Los vinos blancos de la D. O. Alicante, son los ideales para acompañar la gastronomía marinera de Xàbia.





Guadalupe (Cáceres)

20 06 2020

En la comarca cacereña de Villuercas se encuentra Guadalupe, declarado Conjunto Histórico Artístico por su patrimonio arquitectónico, destacando el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

Según la tradición un pastor encontró una talla de la virgen en el río Guadalupe a finales del siglo XIII. Cerca del lugar donde se encontró la imagen se construyó una ermita alrededor de la cual surgió el asentamiento actual con el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe.

Desde la construcción del primer santuario Guadalupe se convirtió en el centro de peregrinación más importante de la península ibérica después de Santiago de Compostela.

Vista panorámica de Guadalupe

Las primeras noticias históricas se refieren al otorgamiento de estas tierras a sus pobladores por parte del rey Alfonso XI en 1340, pasando a depender de la ciudad de Talavera de la Reina. En 1347 se menciona ya el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe.

Calle del casco histórico

Las calles del casco histórico datan del Siglo XIV al XVI, con sus soportales típicos, destacando las de la Judería, destacando las que confluyen en la Plazuela de los Tres Chorros.

Plazuela de los Tres Chorros

La villa estuvo doblemente amurallada conservándose cinco arcos de acceso al recinto medieval, los Arcos de San Pedro, Sevilla y Chorro Gordo (de la muralla interior), y Eras y Tinte (de la muralla exterior).

Arco Chorro Gordo

La iglesia de la Santa Trinidad es una obra barroca de Manuel de Lara Churriguera, siendo un templo de tres naves con crucero y cúpula dedicado a la Trinidad. Fue construido en los años 1730-1735 a expensas del Duque de Veragua, descendiente de Cristóbal Colón.

Arco de Sevilla

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993. En su interior se aprecia el estilo gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

La tradición cuenta que Alfonso XI se había encomendado a la imagen de la Virgen de Guadalupe, muy venerada, y que había sido encontrada tiempo atrás en las inmediaciones del río Guadalupe. El rey no tuvo ninguna duda sobre la intercesión de la Virgen en la victoria de la batalla del Salado y en agradecimiento mandó construir una iglesia en el lugar donde ya había una modesta ermita. 

Claustro Mudéjar del Monasterio

Es histórica y conocida la relación que tuvo este monasterio con los Reyes Católicos y Cristóbal Colón. Los reyes recibieron aquí a Colón en 1486 y 1489. En el año 1492 tras la conquista de Granada vinieron a este lugar en busca de paz y descanso.

En 1493 volvió Colón a Guadalupe en cumplimiento de la promesa escrita en su diario de a bordo para dar las gracias por el descubrimiento de América. El 29 de julio de 1496 tuvo lugar el bautizo de los indígenas americanos trasladados al viejo continente en concepto de criados.

Sacristía

El claustro mudéjar de Guadalupe fue construido entre 1389 y 1405, y se compone de dos plantas de forma rectangular, con unos 40 metros de lado y doble número de arcos en el cuerpo alto con respecto al bajo.

Destaca en el claustro el templete realizado con barro cocido y ladrillo aplantillado, decorado con azulejos y yeserías. Corona su arquitectura una flecha con corchetes de cerámica blanca y verde, que se prolonga en un cruz de hierro. Su autoría es de Fray Juan de Sevilla.

Claustro Mudéjar del Monasterio

La Sacristía es una de las joyas arquitectónicas y artísticas del monasterio. Construida entre 1638 y 1647, por el arquitecto fray Alonso de San José, está cubierta por una bóveda de medio cañón con lunetos dividida en cinco tramos por arcos fajones.

Fuente y Real Monasterio de Santa María

Entre los platos típicos destacan el “cochifrito”, las morcillas de calabaza, las tortas y quesos de Ibores, sin olvidar los postres como las “perrunillas” o las roscas de yema.

Los vinos de Pitarra de Cañamero son los típicos de la comarca para degustar con los platos de su gastronomía.





Alaior (Baleares)

21 05 2020

En el centro de la Isla de Menorca, a caballo entre Maó y Ciutadella de Menorca, se encuentra Alaior, siendo cuna del famoso queso de la isla.

Plaça de la Constitució

La ciudad de Alaior, edificada alrededor de la antigua colina de Ihalor, nombre de donde proviene su actual topónimo, fue fundada por el rey Jaume II de Mallorca en el año 1304.

Calle del casco histórico

La iglesia de Santa Eulàlia es la primera imagen que nos encontraremos al entrar en Alaior. La estructura del edificio fue reedificada en el siglo XVII con inspiración barroca, desde ella podemos acceder a la calle que lleva al Parc Munt de l’Àngel.

La posición elevada de este mirador brinda un magnífico observatorio sobre el entorno rural.

Vista panorámica de Alaior

Junto a la iglesia se encuentra la Plaça des Fossar, presidida por la estatua del rey Jaume II, y muy cerca el Refugio Antiaéreo de la Guerra Civil.

Iglesia de Santa Eulàlia

La capilla del Rosario se encuentra en el interior de la iglesia de Santa Eulàlia. La otra iglesia de la población, la de San Diego, es hoy el centro de exposiciones y sala multiusos, encontrando a su lado el claustro de los franciscanos (Es Convent).

Calle de Alaior

Los molinos que rodean la población, el d’en John, el d’en Pujol, así como los cuellos de pozos que todavía se mantienen dentro de la trama urbana, denotan su tradición agrícola. 

El palacio Can Salort, la expresión de la arquitectura civil representativa de antiguas familias acomodadas, es sede de la extensión universitaria de les Illes Balears.

Torre d’en Galmés

En su término municipal se encuentran importantes poblados talayóticos, como el de Torralba d’en Salort, Torre d’en Galmés o la necrópolis de Cales Coves.

Torre d’en Galmés

En Torralba d’en Salort destaca la taula, la más grande de Menorca, dos talayots, una sala hipóstila y una muralla ciclópea.

Poblado talayótico

Torre d’en Galmés es el poblado más grande de Menorca. Su situación, en lo alto de una colina, lo hace extremadamente adecuado para mantener el control territorial de buena parte de la costa sur de la isla.

Cronológicamente, perduró desde el periodo naviforme (1700-1400 a.C.), del cual se conserva un hipogeo cerca de la zona de recogida de agua, hasta la época romana tardía, aunque también se han hallado restos de época islámica (siglo XII d. C).

Ajuntament de Alaior

El plato estrella de la gastronomía local es la “perdius amb col” (perdiz y col), proveniente de la actividad tradicional de la caza, además del famoso queso de Menorca. Especial mención sus famosas ensaimadas y la “pomada” una bebida de ginebra y limón.

Los vinos con D. O. Vi de la Terra de Menorca, son perfectos para acompañar la gastronomía de Alaior.





Tarazona de la Mancha (Albacete)

25 04 2020

Junto al arroyo de las Cañadillas se encuentra Tarazona de la Mancha (Albacete), y su conjunto urbano se organiza en torno a la Plaza Mayor, creando un conjunto armonioso en una de las plazas mayores más bellas de Castilla La Mancha.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor destaca por el balconaje corrido de madera con baluartes torneaos y las esquinas con arcos de sillería que se abren a las calles adyacentes, siendo el epicentro de la población, en torno a la cual se organizan las calles y travesías.

Plaza Mayor e Iglesia de San Bartolomé

El Ayuntamiento consta en su base de arcos que recogen los soportales clásicos de las plazas de este tipo, pero en pequeñas dimensiones. A su lado la parroquia rompe la homogeneidad, por color, construcción y envergadura.

Durante la invasión árabe, a partir de año 711, el actual término de Tarazona formaba parte y estaba bajo la jurisdicción de la villa de Alarcón, ocupada por los moros hasta que el rey Alfonso VIII tomará ese castillo en 1184. 

Arco de entrada a la Plaza Mayor

En el año1476 las tierras de Tarazona pasaron a pertenecer al Marquesado de Villena. El actual pueblo fue fundado por vecinos de Villanueva de la Jara sobre una antigua aldea llamada “Casas de Cuarto Alto”, a mediados del siglo XV.

Balcones típicos de la Plaza Mayor

En la época de Carlos I se iniciaron gestiones para conseguir el título de “villa”, pero fue Felipe II quien el 11 de octubre de 1564 le concedió el Privilegio de Villazgo, dándole jurisdicción hasta el río Júcar.

Ayuntamiento e Iglesia de San Bartolomé

A la Plaza Mayor da el Ayuntamiento, con un soportal sobre arcos de medio punto, con una inscripción sobre la fecha de su construcción en 1692.

En una esquina se encuentra grabado un escudo del Papa Inocencio XI, y en el centro hay una fuente instalada en 1928. En tiempos de Carlos IV se celebraron corridas de toros en la plaza.

Fuente de la Plaza Mayor

La Iglesia de San Bartolomé comenzó a construirse en 1549 y se finalizó en 1649 con la terminación de la torre. La iglesia tiene tres naves y cinco tramos, separados por columnas de estilo jónico, y varias capillas adosadas. Está cubierta por una bóveda de crucería, con ligaduras y terceletes.

Iglesia de San Bartolomé

Bajo los soportales de la Plaza Mayor, todavía resisten viejas tiendas llenas de encanto, como el horno pastelería, aunque muchos de esos comercios se han reconvertido en bares.

Comercio de la Plaza Mayor

Un gran atractivo de Tarazona de la Mancha es su famoso Carnaval, que atrae a numerosos visitantes, de los más famosos de la provincia de Albacete.

Las fiestas patronales se celebran en honor a San Bartolomé el 24 de agosto, y junto a los carnavales, están declaradas de Interés Turístico Regional.

Balcones corridos de madera

En el casco urbano se alzan algunas casas hidalgas, con portadas de cantería de un barroco contenido, con magnificas rejas de forja y abundante ornamentación.

La ermita de San Roque tiene en su interior pinturas policromas de estilo rococó, en cambio, la ermita de San Antón de estilo barroco destaca por su torre de chapitel.

Plaza Mayor

La gastronomía de Tarazona es típica manchega, a base de gazpacho manchego, morteruelo, o las migas, sin olvidar las carnes de cordero.

Los vinos D. O. Manchuela son perfectos para acompañar los recios platos de la villa.





Fornells (Baleares)

15 01 2020

Fornells es un pequeño pueblo de pescadores al norte de Menorca, perteneciente al municipio de Es Mercadal, con una gran bahía de más de tres kilómetros de longitud.

Puerto pesquero de Fornells

Cerca de Fornells encontramos varias calas cercanas muy conocidas, destacando la Cala Tirant, la Cala de Cavalleria y la Cala Pregonda, algunas de ellas presentes en portadas de disco, como esta última en un L. P. de Mike Oldfield.

Iglesia de Sant Antoni Abat

La iglesia de Sant Antoni Abat de Fornells, es una iglesia situada en el Carrer de les Escoles. La iglesia data de mediados del siglo XVII, se da la fecha de 1639 como el año de su construcción, y daba servicio al pequeño arrabal entorno al Castillo de Sant Antoni,  si bien fue ampliada en el siglo XVIII.

Cala de Fornells

Se tiene presencia de población al menos desde el siglo V d.C. tal y como da testimonio la iglesia paleocristiana del puerto.

Durante la Edad Media se construyó la atalaya de la Mola de Fornells, que vigilaba y protegía la costa norte de Menorca. A partir del saqueo del corsario Barbarroja sobre Maó y el ataque pirata a Ciutadella en 1558 se decidió la construcción del Castell de Sant Antoni.

Bahía de Fornells

La presencia del Castell de Sant Antoni en Fornells dio pie al nacimiento de un arrabal que se puede considerar como el origen del actual casco antiguo del pueblo.

Entre 1630 y 1640 se constatan las primeras casas fornelleras y en 1713 ya se contabilizaban más de 100 habitantes. Los primeros vecinos de Fornells fueron soldados, y los familiares de estos, provenientes del Castell de Sant Felip, en el puerto de Maó, que se mudaron al norte de la isla.

Llaut menorquín

La Torre de Defensa de Fornells es una de las torres de defensa más grandes de la isla y fue construida durante la época británica, entre 1801 y 1802, con el objetivo de vigilar y proteger la entrada del puerto. El edificio tiene forma troncocónica, construido con piedra mortero y refuerzos de arenisca.

Puerto de Fornells

El puerto pesquero destaca por la presencia del llaut menorquín, embarcación típica de la isla. El llaut tradicional es una verdadera obra de artesanía y consiste en un pequeño barco de vela latina, de unos cuatro metros de eslora que sostiene tres mástiles y que puede alcanzar los siete nudos de velocidad.

Cap de Cavalleria

Cerca de Fornells se encuentra el Cap de Cavalleria, siendo el punto más septentrional de la isla y en el extremo del cabo se alza un faro elevado sobre un acantilado de 94 metros que ofrece una espectacular panorámica de la costa norte de la isla. 

Faro de Cavalleria

El Faro de Cavalleria fue construido en 1857,tras haberse producido ocho naufragios en el litoral el año anterior. Su haz de luz alcanza unos 58 km.

Antes de llegar a este punto se pasa junto al puerto natural de Sanitja, el tercero en importancia de la isla desde hace 2.000 años, cuando se le denominaba Sanisera. En la parte opuesta a la cala destacan las excavaciones de un yacimiento arqueológico que supone uno de los mejores testigos de la estancia de los romanos en Menorca.

Puerto de Fornells

Menorca regaló a los pescadores una bahía donde refugiarse de la tramontana en plena costa norte. Fornells respira mediterraneidad entre sus callejuelas encaladas y su agradable paseo marítimo repleto de restaurantes.

Calle de Fornells

Sin lugar a dudas, Fornells es el paraíso de la langosta, y su plato estrella famoso es la Caldereta de Langosta, que se puede degustar en los restaurantes de la población, destacando Sa Llagosta.

Caldereta de Langosta

Entre los platos típicos, además de la Caldereta de Langosta, destacan el “arrós de sa terra”, las berenjenas al horno rellenas de pimiento o las perdices con col al horno, con butifarra, sobrasada y envuelta en una hoja de col.

Para acompañar los platos los vinos de Binifadet de Menorca.





Pastrana (Guadalajara)

26 10 2019

En plena comarca de La Alcarria (Guadalajara) se encuentra la villa monumental de Pastrana, que inmortalizó Camilo José Cela en su “Viaje a la Alcarria”.

Palacio Ducal

El pretor romano Tiberio Sempronio Graco destruyó la ciudadela carpetana durante la conquista en el año 180 antes de Cristo. 100 años después fue reconstruida por orden del cónsul Paterno Paterniano, de quien tomó el nombre de Paternina.

Vista de Pastrana

En el año 1174, el rey Alfonso VIII de Castilla concedió la entonces aldea de Pastrana a la Orden de Calatrava, de quienes obtendría importantes privilegios.

Más adelante, el rey Enrique II de Castilla a propuesta del maestre calatravo le concedió el privilegio de villazgo en 1369. Pastrana creció a partir de entonces en detrimento de la población vecina de Zorita de los Canes.

Calle Princesa de Éboli

En 1541 compró la villa a la Corona doña Ana de la Cerda, abuela de la célebre doña Ana de Mendoza de la Cerda (princesa de Éboli), quien casaría con don Ruy Gómez de Silva, secretario real de Felipe II, quienes obtuvieron del Rey los títulos de Duques de Pastrana y Príncipes de Éboli.

Fuente de los Cuatro Caños

Con el ducado comienza una época de esplendor para Pastrana. Los duques fundan la Colegiata y ayudando a Santa Teresa de Jesús, dos conventos de carmelitas descalzos en 1569. En 1573 muere el duque Ruy Gómez, y su viuda, la princesa de Éboli, decide meterse a monja en la Concepción, causando numerosos escándalos en el convento, razón que impulsa a Teresa de Jesús a llevarse a las monjas de la población.

En julio de 1579, al conocer el rey Felipe II, las intrigas de la princesa de Éboli y su secretario Antonio Pérez, ordena el encarcelamiento de Ana de Mendoza. La Princesa de Éboli permaneció encerrada sus últimos años en su propio Palacio Ducal hasta su muerte en 1592.

Plaza de la Hora

En la Plaza de la Hora se encuentra el Palacio Ducal, renacentista (Siglo XVI), que fue obra del arquitecto Alonso de Covarrubias.

Es de planta cuadrada con torres en las esquinas y patio central. En el interior, destacan los artesonados platerescos.

Interior de la Colegiata

La Iglesia Colegiata de la Asunción tiene sus orígenes en una primitiva iglesia románica del siglo XIII construida por los caballeros calatravos, de la que aún se conservan algunos elementos.

La primera gran trasformación se produce a partir de 1569 cuando el primer duque de Pastrana, Ruy Gómez de Silva, obtiene la bula pontificia que permite convertir el templo en Colegiata. Para adaptar el inmueble a su nueva categoría canóniga construye una amplia cabecera de estilo gótico, conservando las naves, de lo que ahora mismo es el coro, sin ser alteradas.

La segunda gran transformación se realiza entre 1626 y 1639 cuando el arzobispo Pedro González de Mendoza reedifica y amplía el edificio. 

Patio de la Colegiata

El casco histórico destaca por su arquitectura popular, alternando con las casas palacio gótico renacentistas, entre la Plaza de la Hora y los alrededores de la Colegiata.

Calle del Heruelo

El Convento de San José fue fundado por Santa Teresa. La localidad forma parte de las “Huellas de Santa Teresa”, ruta de peregrinación, turística, cultural y patrimonial que reúne las diecisiete ciudades donde Santa Teresa de Jesús dejó su “huella” en forma de fundaciones.

Fuente de los Cuatro Caños

El Convento de San Pedro es donde San Juan de la Cruz fundó los carmelitas renovados, mientras que el Convento de San Francisco, destaca por su fachada y claustro de ladrillo.

Palacio Viejo

El Palacio Viejo fue el único edificio construido fuera de la Muralla Medieval como Hospedería de la Orden de Calatrava. conservándose su fachada gótica.

Plaza de los Cuatro Caños

La Gastronomía de Pastrana se enmarca en la tradición culinaria de las tierras de Guadalajara y especialmente de La Alcarria. El cordero asado y en caldereta, las migas, las gachas, la pesca, la caza y el morteruelo son algunos de sus platos más típicos.

Los dulces de Pastrana gozan de reconocida fama, especialmente sus yemas de Santa Teresa, sus bizcochos borrachos y un largo etcétera para endulzar el paladar más exquisito.

Los vinos con D. O. Mondéjar son los indicados en esta tierra para acompañar los manjares alcarreños.





Ciutadella de Menorca (Baleares)

28 08 2019

La antigua capital de Ciutadella de Menorca, hasta la ocupación inglesa de 1714, se encuentra en el extremo oeste de la isla balear, siendo el mayor núcleo de población insular.

Port Antic de Ciutadella de Menorca

Es a partir de 1287, a raíz de la incorporación de Menorca a la cultura cristiana y europea con la conquista del rey Alfonso III, cuando se impone el nombre actual, topónimo que etimológicamente proviene del latín “civitatella”, diminutivo de civitas (ciudad).

Ses Voltes

Desde la Catedral a la Plaça Nova, el casco antiguo muestra su seña de identidad con la calle Ses Voltes, con soportales y llena de pequeños comercios con mucha vida.

Catedral de Santa María

Se trata de un templo de estilo gótico catalán y construido entre los siglos XIII y XIV por expresa orden de Alfonso III de Aragón tras la conquista de la isla a los musulmanes, en 1287. La catedral recibió el título de basílica menor en 1953, concedido por Pío XII.

Catedral de Santa María

La catedral fue construida sobre una antigua mezquita, hecho que se puede observar al contemplar los arcos del antiguo minarete en su campanario.

Aunque Alfonso III ordenó su construcción tan sólo 45 días después de la toma de la ciudad en 1287, no se comenzó a levantar hasta 1300, ya bajo reinado de Jaime II, y se terminó en 1362. Ha sufrido repetidos saqueos y reconstrucciones, entre ellos los de los turcos en el siglo XVII en el que quemaron el templo, o durante la Guerra Civil Española. La fachada es de estilo neoclásico y fue construida en 1813 por orden del obispo Juano.

Castell de Sant Nicolau 

El Castell de Sant Nicolau fue construido en el siglo XVII por España, pero durante la última ocupación británica – de 1798 a 1802 – se añadieron compartimentos interiores para alojamiento y almacén de víveres y pólvoras.

Naveta des Tudons

La Naveta des Tudons es una construcción funeraria de la prehistoria menorquina usada entre los años 1200 y 750 a. C. Se trata de una tumba colectiva que aportó los restos de al menos 100 individuos y objetos de sus depósitos funerarios: pulseras de bronce, botones de hueso y cerámica. Su nombre significa “La nave de las palomas torcaces”.

Cala Macarella

En el término municipal de Ciutadella de Menorca se encuentran las más afamadas calas de la isla, como son la Cala Turqueta, Cala Macarella, Cala Macarelleta o Cala Des Talaier.

Cala Turqueta

El casco histórico de Ses Voltes y el Port Antic de Ciutadella son de visita obligada, para disfrutar de los numerosos espacios de artesanía, y como no de restauración, donde poder degustar los productos del mar locales.

Port Antic

La gastronomía local es famosa por sus dos productos estrella, la langosta roja y las cigalas. La langosta se puede probar en Caldereta, encebollada o frita con patatas y huevos. Otra exquisitez es la “escopinya”, bivalvo típico de la isla que se come al natural.

Los vinos de la Isla de Menorca, acompañan el buen marisco, sobre todo los blancos, elaborados a partir de uva Malvasía, Chardonnay, Moscatel o Viognier.





Brihuega (Guadalajara)

28 07 2019

En plena comarca de La Alcarria, en el valle del río Tajuña, se encuentra Brihuega (Guadalajara), villa medieval y famosa en los últimos años, por sus campos de lavanda o espliego.

Campos de lavanda

El Castillo de la Peña Bermeja fue construido en el siglo XI. En el patio de armas, se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Peña, de estilo románico y el gótico.

Puerta de la Guía

La Puerta de la Guía de la muralla da acceso a la iglesia de Nuestra Señora de la Peña (Siglo XIII), y junto a ella, y en el interior del castillo encontramos el cementerio de la villa.

Cementerio de Brihuega

El origen de Brihuega se encuentra en un poblado celtibérico llamado Brioca, de donde derivó a su actual nombre. El rey Al-Mamún de la taifa de Toledo apreciaba esta zona por sus ricos cazaderos, al punto que alojó en su palacete de Brihuega a su amigo Alfonso, rey de León, cuando en 1072 éste fue derrotado en la batalla de Golpejera por su hermano Sancho II de Castilla y expulsado de su reino.

La localidad fue una plaza estratégicamente relevante de cara a las campañas para la toma de Toledo por los cristianos, que cristalizaron en 1085.

Castillo de la Peña Bermeja

El rey Alfonso VI conquistó en 1085 el valle del río Tajuña. En 1086 cedió Brihuega al arzobispo Raimundo de Toledo y durante mucho tiempo la villa estuvo rodeada de murallas, que fueron terminadas en el siglo XIII.​

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña

Otra joya de la villa es la Iglesia de San Felipe,  construida en la primera mitad del siglo XIII, en tiempos de Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo.

Iglesia de San Felipe

El Arco de Cozagón formaba parte de las murallas de la localidad, siendo una de las principales entradas a Brihuega. Construido en piedra de sillería​ y ubicado en el sur del casco urbano, destaca por su arco en ojiva.

Arco de Cozagón

Uno de los ejemplos de arquitectura civil más curiosos de la villa son las Cuevas Árabes, construidas entre los siglos X y XI, que han servido como refugio en todos los asedios de la ciudad y que tienen accesos de escape a la muralla.

Calle de Brihuega

El color morado de la lavanda se encuentra por toda la villa, en los balcones, puertas, ventanas, etc. destacando un mercado donde se venden perfumes o jabones de lavanda, entre otros artículos.

Edificio de Brihuega

Desde hace unas décadas, se ha ampliado el cultivo de la lavanda en las colinas de Brihuega, siendo en el mes de julio cuando alcanzan su máximo esplendor con la floración, celebrándose el Festival de la Lavanda, con espectaculares conciertos de música al atardecer.

Festival de la Lavanda

La gastronomía alcarreña destaca por los asados de cabrito, las sopas de ajo, las gachas y migas alcarreñas, o las judías al arrope. Entre los dulces, los bizcochos borrachos, los sequillos, los alajús, sin olvidar la miel sobre hojuelas.

Los vinos de D. O. Mondéjar de la provincia de Guadalajara, son perfectos para acompañar los platos típicos de La Alcarria.





La Solana (Ciudad Real)

19 06 2019

Dentro de la Comarca del Campo de Montiel se encuentra La Solana, cerca del río Azuer, afluente del Guadiana, y que tiene curso permanente en su tramo alto hasta la entrada en la Sierra del Cristo.

Iglesia de Santa Catalina

La Solana nace, como otras tantas villas manchegas, fruto de la repoblación efectuada en el siglo XIII, alentada por las tres Órdenes Militares a las que fue donado el territorio que hoy comprende la provincia de Ciudad Real: Santiago, Calatrava y San Juan.

Iglesia de Santa Catalina

La Solana, como todo el Campo de Montiel, perteneció a la Orden de Santiago. Sin embargo, la administración de dicha Orden cambió sustancialmente durante el reinado de los Reyes Católicos. Se suprimió la figura del maestre y su consejo y se creó un Consejo de Órdenes dependiendo de la Corona.

Calle Concepción

Una de las principales tradiciones que se conservan en La Solana es el cultivo del azafrán, que llegó a España en el siglo VIII, con la invasión musulmana de la península ibérica. El cultivo de la rosa del azafrán se remonta al siglo XVIII.

Plaza Mayor

Los principales monumentos de La Solana se erigen en torno a la bella Plaza Mayor. Presenta en la actualidad dos zonas bien diferenciadas en cuanto a su aspecto y época.

El lado este, con porches adintelados, y el Ayuntamiento son del siglo XVI, obra de los maestros alarifes Luís de Béjar y Cristóbal Díaz en 1530.

Plaza Mayor

El lado oeste y norte, construida en el siglo XIX tienes dos plantas de vanos asimétricos sobre porches de arcos de medio punto, a cuya espalda se encuentra un arco con bóveda de cañón.

En dicha Plaza Mayor se encuentra la Iglesia de Santa Catalina. Comenzó a construirse en 1420 pero, por diversos avatares, no se terminó hasta el año 1524. El templo tiene elementos del gótico tardío, renacentistas y barrocos.

Calle Pilas

Del exterior destacan sus dos portadas. La norte o de Santa Catalina con un elementos herrerianos y la del sur o de Santiago. Especialmente destaca la del norte con una decoración entre renacimiento y barroco con formas armoniosas a bases de cuerpos de columnas, templete y tímpano semicircular completando el bello acceso al templo.

Torre Campanario de la Iglesia de Santa Catalina

Mención especial merece la Torre Campanario que data de 1765 culminada por un magnífico chapitel y la convierte en la más majestuosa de la provincia. La torre que hoy vemos estuvo precedida de otras dos que cayeron durante el siglo XVII.

Interior de la Iglesia de Santa Catalina

La Ermita de San Sebastián está ubicada en el barrio de El Santo y es el templo más antiguo de La Solana., iniciándose a construir en el siglo XIV, de estilo gótico temprano. Destaca su techumbre mudéjar, jalonada con artesanía de taracea policromada con incrustaciones de nácar.

Palacio de Don Diego

El Palacio de Don Diego brilla por su fachada señorial conjugada con un acceso principal remarcada con piedra. Sobre el acceso se dispone un balcón central coronado con un escudo. Los balcones se alternan con la presencia de cuatro medallones ornamentales.

Una marquesina separa el cuerpo inferior del superior. La fachada completa su decoración con un friso corrido a base de triglifos y metopas. Tras acceder por el zaguán sorprende un patio central a cuatro pandas con columnas dóricas adintelado y con balcones en su parte superior. 

Ermita de San Sebastián

La gastronomía de La Solana es la típica manchega, destacando el moje vendimiador, las migas gañanas con uvas, las gachas de harina de almortas, el asadillo o el cordero manchego. De postre, las típicas “flores fritas”.

Para acompañar los platos de la zona, los vinos D. O. la Mancha, como no podrá ser de otra manera.