Alaior (Baleares)

21 05 2020

En el centro de la Isla de Menorca, a caballo entre Maó y Ciutadella de Menorca, se encuentra Alaior, siendo cuna del famoso queso de la isla.

Plaça de la Constitució

La ciudad de Alaior, edificada alrededor de la antigua colina de Ihalor, nombre de donde proviene su actual topónimo, fue fundada por el rey Jaume II de Mallorca en el año 1304.

Calle del casco histórico

La iglesia de Santa Eulàlia es la primera imagen que nos encontraremos al entrar en Alaior. La estructura del edificio fue reedificada en el siglo XVII con inspiración barroca, desde ella podemos acceder a la calle que lleva al Parc Munt de l’Àngel.

La posición elevada de este mirador brinda un magnífico observatorio sobre el entorno rural.

Vista panorámica de Alaior

Junto a la iglesia se encuentra la Plaça des Fossar, presidida por la estatua del rey Jaume II, y muy cerca el Refugio Antiaéreo de la Guerra Civil.

Iglesia de Santa Eulàlia

La capilla del Rosario se encuentra en el interior de la iglesia de Santa Eulàlia. La otra iglesia de la población, la de San Diego, es hoy el centro de exposiciones y sala multiusos, encontrando a su lado el claustro de los franciscanos (Es Convent).

Calle de Alaior

Los molinos que rodean la población, el d’en John, el d’en Pujol, así como los cuellos de pozos que todavía se mantienen dentro de la trama urbana, denotan su tradición agrícola. 

El palacio Can Salort, la expresión de la arquitectura civil representativa de antiguas familias acomodadas, es sede de la extensión universitaria de les Illes Balears.

Torre d’en Galmés

En su término municipal se encuentran importantes poblados talayóticos, como el de Torralba d’en Salort, Torre d’en Galmés o la necrópolis de Cales Coves.

Torre d’en Galmés

En Torralba d’en Salort destaca la taula, la más grande de Menorca, dos talayots, una sala hipóstila y una muralla ciclópea.

Poblado talayótico

Torre d’en Galmés es el poblado más grande de Menorca. Su situación, en lo alto de una colina, lo hace extremadamente adecuado para mantener el control territorial de buena parte de la costa sur de la isla.

Cronológicamente, perduró desde el periodo naviforme (1700-1400 a.C.), del cual se conserva un hipogeo cerca de la zona de recogida de agua, hasta la época romana tardía, aunque también se han hallado restos de época islámica (siglo XII d. C).

Ajuntament de Alaior

El plato estrella de la gastronomía local es la “perdius amb col” (perdiz y col), proveniente de la actividad tradicional de la caza, además del famoso queso de Menorca. Especial mención sus famosas ensaimadas y la “pomada” una bebida de ginebra y limón.

Los vinos con D. O. Vi de la Terra de Menorca, son perfectos para acompañar la gastronomía de Alaior.





Tarazona de la Mancha (Albacete)

25 04 2020

Junto al arroyo de las Cañadillas se encuentra Tarazona de la Mancha (Albacete), y su conjunto urbano se organiza en torno a la Plaza Mayor, creando un conjunto armonioso en una de las plazas mayores más bellas de Castilla La Mancha.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor destaca por el balconaje corrido de madera con baluartes torneaos y las esquinas con arcos de sillería que se abren a las calles adyacentes, siendo el epicentro de la población, en torno a la cual se organizan las calles y travesías.

Plaza Mayor e Iglesia de San Bartolomé

El Ayuntamiento consta en su base de arcos que recogen los soportales clásicos de las plazas de este tipo, pero en pequeñas dimensiones. A su lado la parroquia rompe la homogeneidad, por color, construcción y envergadura.

Durante la invasión árabe, a partir de año 711, el actual término de Tarazona formaba parte y estaba bajo la jurisdicción de la villa de Alarcón, ocupada por los moros hasta que el rey Alfonso VIII tomará ese castillo en 1184. 

Arco de entrada a la Plaza Mayor

En el año1476 las tierras de Tarazona pasaron a pertenecer al Marquesado de Villena. El actual pueblo fue fundado por vecinos de Villanueva de la Jara sobre una antigua aldea llamada “Casas de Cuarto Alto”, a mediados del siglo XV.

Balcones típicos de la Plaza Mayor

En la época de Carlos I se iniciaron gestiones para conseguir el título de “villa”, pero fue Felipe II quien el 11 de octubre de 1564 le concedió el Privilegio de Villazgo, dándole jurisdicción hasta el río Júcar.

Ayuntamiento e Iglesia de San Bartolomé

A la Plaza Mayor da el Ayuntamiento, con un soportal sobre arcos de medio punto, con una inscripción sobre la fecha de su construcción en 1692.

En una esquina se encuentra grabado un escudo del Papa Inocencio XI, y en el centro hay una fuente instalada en 1928. En tiempos de Carlos IV se celebraron corridas de toros en la plaza.

Fuente de la Plaza Mayor

La Iglesia de San Bartolomé comenzó a construirse en 1549 y se finalizó en 1649 con la terminación de la torre. La iglesia tiene tres naves y cinco tramos, separados por columnas de estilo jónico, y varias capillas adosadas. Está cubierta por una bóveda de crucería, con ligaduras y terceletes.

Iglesia de San Bartolomé

Bajo los soportales de la Plaza Mayor, todavía resisten viejas tiendas llenas de encanto, como el horno pastelería, aunque muchos de esos comercios se han reconvertido en bares.

Comercio de la Plaza Mayor

Un gran atractivo de Tarazona de la Mancha es su famoso Carnaval, que atrae a numerosos visitantes, de los más famosos de la provincia de Albacete.

Las fiestas patronales se celebran en honor a San Bartolomé el 24 de agosto, y junto a los carnavales, están declaradas de Interés Turístico Regional.

Balcones corridos de madera

En el casco urbano se alzan algunas casas hidalgas, con portadas de cantería de un barroco contenido, con magnificas rejas de forja y abundante ornamentación.

La ermita de San Roque tiene en su interior pinturas policromas de estilo rococó, en cambio, la ermita de San Antón de estilo barroco destaca por su torre de chapitel.

Plaza Mayor

La gastronomía de Tarazona es típica manchega, a base de gazpacho manchego, morteruelo, o las migas, sin olvidar las carnes de cordero.

Los vinos D. O. Manchuela son perfectos para acompañar los recios platos de la villa.





Medellín (Badajoz)

27 03 2020

El término municipal de Medellín es prácticamente llano, al situarse en el valle del río Guadiana, al norte de la provincia de Badajoz, encontrándose la población a los pies del cerro del Castillo.

Medellín

Esta pequeña población pacense de poco más de 2.000 habitantes, fue la cuna de Hernán Cortés , conquistador de México, y del licenciado Alonso Bernáldez de Quirós, gobernador de Venezuela y uno de los promotores de la fundación de Caracas.

Monumento a Hernán Cortés

El estudio de la necrópolis prerromana de Medellín, que ha proporcionado gran cantidad de material de época tartésica, ha permitido identificarla con Conisturgis, capital de los conios, que fue destruida por los lusitanos.

La Metellinum romana fue fundada por el cónsul Quintus Caecilius Metellus Pius unos 79 años antes de Cristo. En honor a su fundador recibirá su primera denominación Metellinum. 

Teatro Romano y Castillo

El teatro romano de Medellín se localiza en la ladera sur del Cerro del Castillo, dentro de los límites de un importante yacimiento arqueológico, cuyos orígenes se remontan al Bronce Final.

Las materiales, técnicas y decoraciones utilizados en su construcción han permitido fechar su erección en época tardo-republicana o protoagustea, detectándose reformas posteriores de época claudia y del siglo II.

Teatro Romano

Aunque el estado de conservación del graderío del teatro es excepcional, la situación de su muro perimetral exterior es irregular. Gran parte de su sección ha desaparecido, presentando grandes roturas en los lugares en los que se ubican las puertas de entrada.

Teatro Romano

La Iglesia de Santiago, junto al Teatro Romano (siglo XIII) acoge el centro de interpretación local, lugar donde se explica la evolución histórica de la villa, con valiosas piezas romanas encontradas durante la excavación.

Iglesia de Santiago y Castillo

En la Iglesia de San Martín (S. XIII) se custodia la pila en que fue bautizado Hernán Cortés. La Iglesia de Santa Cecilia (S. XVI) porta el nombre de la patrona de la villa.

Puente de los Austria

Esta magnífica obra de veinte ojos y cuatrocientos metros de longitud representa el tercer puente que el vado habría de conocer.

El primero de aquéllos, de época romana, fue destruido por una riada anterior a 1525. Un segundo, de traza renacentista, vino a ser erigido en 1575, pero fue devastado a su vez por una nueva crecida del Guadiana en 1603.

El puente que hoy se contempla data de 1630, como atestigua un interesante templete hacia la mitad de su trayecto. Con todo, todavía es posible distinguir en ambas orillas los restos de los dos puentes que le precedieron.

Calle de Medellín

De época musulmana perviven pocos restos, como aislados lienzos de muralla tapial, restos de los muros de la antigua alcazaba tumbados bajo las almenas de la actual fortificación y un aljibe de dos naves recubiertas de pintura almagre (siglo XII). 

Puente de los Austria

De época visigoda cabe destacar el fantástico ajuar funerario hallado en la finca “El Turuñuelo”, cuyo elemento más señero está representado por un medallón de oro en el cual se lee, en griego, una oración que invoca la protección de la Virgen María, y se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Plaza Hernán Cortés

La caldereta de cordero, las migas, el moje de peces, la sopa de tomate o el picadillo de hortalizas son los platos típicos de Medellín.

Los vinos de la tierra con D.O. Ribera de Guadiana, acompañan a estos platos pacenses.





Trujillo (Cáceres)

25 02 2020

Turaca o Turacia era el nombre prerromano de la ciudad. Posteriormente, en la época romana se llamó con la voz latina Turgalium, hasta llegar al nombre actual de Trujillo. Se encuentra al este de la penillanura trujillano-cacereña, limitando al oeste con los Llanos de Cáceres, al este con la sierra de Guadalupe y al sur con la sierra de Montánchez. 

Monumento a Pizarro en la Plaza Mayor

En la localidad nacieron, entre otros, Francisco Pizarro, conquistador del Perú, cuya escultura ecuestre se levanta en la Plaza Mayor, y Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Su importancia histórica, su situación, su entorno natural y su gastronomía han hecho de Trujillo un importante centro turístico de Extremadura.

Panorámica desde la torre de Santa María

Con la llegada de los musulmanes, se construyó la Alcazaba de Trujillo que dominaba la ciudad medieval, bajo la influencia de Badajoz.

El paso definitivo a poder cristiano tiene lugar en 1232, con la confluencia ante los muros trujillanos de tropas de las órdenes Militares de Alcántara, Santiago, el Temple y Hospitalarios, a los que se sumó el obispo de Plasencia, que reafirma con su presencia sus derechos a una ciudad englobada en la diócesis placentina según su Bula de creación (1189), con amplios territorios y, por tanto, con importantes ingresos para las arcas obispales.

Plaza Mayor de Trujillo

La Plaza Mayor, de forma rectangular, estilo renacentista y rodeada por soportales en gran parte, destacando la iglesia de San Martín, el Palacio de los Duques de San Carlos, el Palacio de los Orellana Toledo, el Palacio del Marqués de la Conquista y el Palacio de los Pizarro Orellana.

Iglesia de San Martín

La iglesia de San Martín se comienza en el siglo XIV, y se continúa durante más de una centuria, siendo acabada con importantes modificaciones sobre su traza inicial durante la segunda mitad del siglo XVI, hacia el año 1564.

Por ello cuenta con elementos arquitectónicos que son propios del gótico, en su cuerpo y estructura principal, y también del renacimiento, en las obras realizadas en su última etapa constructiva. Consta de una sola y amplia nave en piedra de sillería y cubierta con bóvedas de crucería estrellada; con capillas entre los contrafuertes, que en su parte superior se muestran claramente al exterior.

Palacio Orellana Toledo

El Palacio de los Marqueses de la Conquista fue construido en el siglo XVI, empezándose a edificar en 1562 por orden de Hernando Pizarro y por su esposa y sobrina Francisca Pizarro Yupanqui, hija de Francisco Pizarro siguiendo las indicaciones recogidas en el testamento de este último.

En el siglo XVIII, ante el delicado estado del edificio que amenazaba con derrumbarse se realizó una restauración del mismo. Las obras fueron llevadas a cabo por el arquitecto Manuel de Lara Churriguera, miembro del clan que dio nombre al estilo churrigueresco y sobrino de José de Churriguera, máximo exponente del mismo.

Palacio de los Marqueses de la Conquista

Cerca de la Plaza Mayor, se encuentra el Palacio de Juan Pizarro de Orellana, primo de Francisco Pizarro, que fue primer corregidor de Cuzco. Levantó el palacio renacentista con dos torres en su fachada y se conoce como “Casa de Contratación”, por ser el lugar de enrolamiento de aquellos que querían marchar a Perú.

Palacio de Juan Pizarro de Orellana

En dicho palacio estuvo hospedado Miguel de Cervantes, en su viaje al monasterio de Guadalupe, para cumplir la promesa a la Virgen, que le hizo en su cautiverio de Argel. 

Patio del Palacio de Juan Pizarro de Orellana

La Iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo es de estilo románico tardío, su construcción se inició en el siglo XIII, fue reconstruido y ampliado en los siglos XV y XVI en estilo gótico. Se cree que se edificó en el mismo lugar donde anteriormente existía la mezquita. Tras la reconquista cristiana el 25 de enero de 1232 se consagró a la Virgen María en el misterio de su Asunción.

Retablo Mayor

El Retablo Mayor contiene 25 tablas pintadas al óleo por Fernando Gallego y el Maestro Bartolomé. El edificio consta de tres naves que están cubiertas por una bóveda de crucería, dos portadas orientadas al este y oeste, y dos torres: la llamada “Torre Nueva”, situada a los pies y la “Torre Julia” en la cabecera.

Nave de Santa María la Mayor

En el cerro conocido como Cabeza de Zorro se levanta la Alcazaba (Siglo IX al XIII) y que se conoce popularmente como el Castillo. Está compuesta por grandes bloques de granito de sillería y cuenta con diecisiete torres cuadradas.

Sobre las dos que protegen el acceso principal con una arco en herradura, se colocó la imagen de la Virgen de la Victoria, patrona de la localidad.

Alcazaba de Trujillo

Los Alcázares de Altamirano, Bejerano y Chaves son otros de los palacios del casco histórico de Trujillo, destacando el de Luis Chaves el Viejo, donde residieron largas temporadas los Reyes Católicos.

Plaza Mayor de Trujillo

Entre los platos típicos de la gastronomía encontramos las migas extremeñas, el frite de cabrito, las criadillas de tierra y espárragos trigueros, las landrillas de ternera o la sopa del Obispo.

Los vinos con D. O. Ribera de Guadiana, acompañan los platos de la monumental ciudad de Trujillo.





Fornells (Baleares)

15 01 2020

Fornells es un pequeño pueblo de pescadores al norte de Menorca, perteneciente al municipio de Es Mercadal, con una gran bahía de más de tres kilómetros de longitud.

Puerto pesquero de Fornells

Cerca de Fornells encontramos varias calas cercanas muy conocidas, destacando la Cala Tirant, la Cala de Cavalleria y la Cala Pregonda, algunas de ellas presentes en portadas de disco, como esta última en un L. P. de Mike Oldfield.

Iglesia de Sant Antoni Abat

La iglesia de Sant Antoni Abat de Fornells, es una iglesia situada en el Carrer de les Escoles. La iglesia data de mediados del siglo XVII, se da la fecha de 1639 como el año de su construcción, y daba servicio al pequeño arrabal entorno al Castillo de Sant Antoni,  si bien fue ampliada en el siglo XVIII.

Cala de Fornells

Se tiene presencia de población al menos desde el siglo V d.C. tal y como da testimonio la iglesia paleocristiana del puerto.

Durante la Edad Media se construyó la atalaya de la Mola de Fornells, que vigilaba y protegía la costa norte de Menorca. A partir del saqueo del corsario Barbarroja sobre Maó y el ataque pirata a Ciutadella en 1558 se decidió la construcción del Castell de Sant Antoni.

Bahía de Fornells

La presencia del Castell de Sant Antoni en Fornells dio pie al nacimiento de un arrabal que se puede considerar como el origen del actual casco antiguo del pueblo.

Entre 1630 y 1640 se constatan las primeras casas fornelleras y en 1713 ya se contabilizaban más de 100 habitantes. Los primeros vecinos de Fornells fueron soldados, y los familiares de estos, provenientes del Castell de Sant Felip, en el puerto de Maó, que se mudaron al norte de la isla.

Llaut menorquín

La Torre de Defensa de Fornells es una de las torres de defensa más grandes de la isla y fue construida durante la época británica, entre 1801 y 1802, con el objetivo de vigilar y proteger la entrada del puerto. El edificio tiene forma troncocónica, construido con piedra mortero y refuerzos de arenisca.

Puerto de Fornells

El puerto pesquero destaca por la presencia del llaut menorquín, embarcación típica de la isla. El llaut tradicional es una verdadera obra de artesanía y consiste en un pequeño barco de vela latina, de unos cuatro metros de eslora que sostiene tres mástiles y que puede alcanzar los siete nudos de velocidad.

Cap de Cavalleria

Cerca de Fornells se encuentra el Cap de Cavalleria, siendo el punto más septentrional de la isla y en el extremo del cabo se alza un faro elevado sobre un acantilado de 94 metros que ofrece una espectacular panorámica de la costa norte de la isla. 

Faro de Cavalleria

El Faro de Cavalleria fue construido en 1857,tras haberse producido ocho naufragios en el litoral el año anterior. Su haz de luz alcanza unos 58 km.

Antes de llegar a este punto se pasa junto al puerto natural de Sanitja, el tercero en importancia de la isla desde hace 2.000 años, cuando se le denominaba Sanisera. En la parte opuesta a la cala destacan las excavaciones de un yacimiento arqueológico que supone uno de los mejores testigos de la estancia de los romanos en Menorca.

Puerto de Fornells

Menorca regaló a los pescadores una bahía donde refugiarse de la tramontana en plena costa norte. Fornells respira mediterraneidad entre sus callejuelas encaladas y su agradable paseo marítimo repleto de restaurantes.

Calle de Fornells

Sin lugar a dudas, Fornells es el paraíso de la langosta, y su plato estrella famoso es la Caldereta de Langosta, que se puede degustar en los restaurantes de la población, destacando Sa Llagosta.

Caldereta de Langosta

Entre los platos típicos, además de la Caldereta de Langosta, destacan el “arrós de sa terra”, las berenjenas al horno rellenas de pimiento o las perdices con col al horno, con butifarra, sobrasada y envuelta en una hoja de col.

Para acompañar los platos los vinos de Binifadet de Menorca.





Espinosa de los Monteros (Burgos)

16 12 2019

En la Comarca de las Merindades de Burgos se encuentra Espinosa de los Monteros, siendo fundada por los cántabros, posiblemente los coniscos, 800 años a. C.

Torre de los Velasco

Recibió el nombre de Velliga y estaba situada en torno al término de San Martín, extendiéndose en dirección al Monte Edilla. La conquista que los romanos hicieron de la Península Ibérica, encontró fuerte resistencia en el pueblo cántabro que presentó batalla durante tres siglos.

Torre de los Monteros

Bajo las murallas de Velliga tuvo lugar una delas últimas batallas que se libraron entre ambos pueblos y la dificultad para vencer fue tan grande, que el mismo emperador Octavio César Augusto tuvo que dirigir en persona las operaciones para la conquista del norte de Hispania. 

La derrota fue absoluta para los cántabros, y Velliga fue tomada y destruida pasando a ser de dominación romana.

Palacio de los Fernández Villa

Durante su estancia, los romanos construyeron sobre las ruinas de Velliga una fortaleza bien amurallada, a la que denominaron Barrutha.

La invasión visigoda desemboca, en tiempos del rey Atanagildo (año 554), en una terrible batalla con el ejército romano, con derrota de estos últimos, y posterior destrucción de todo vestigio de construcciones de la etapa romana.

Torre de Valanto

En Val Espinosa, los musulmanes son atacados pero, gracias a la ayuda que reciben de los árabes residentes en Medina de Pomar, renuevan fuerzas y plantan cara dificultando especialmente la victoria.

Fue tal el arrojo de los primitivos Espinosiegos, que tras la victoria sobre los árabes, tomaron por armas un escudo de oro y en él un espino verde con majuelas coloradas y tronco pardillo, que añadieron al castillo que antes tenían.

Palacio de los Zorrilla o de los Marqueses de Chiloeches

En pleno periodo de reconquista, tiempos del Conde Sancho García (año 1006), acontece el hecho de mayor trascendencia para esta villa, cuyo acontecer, mezcla leyenda y hecho histórico.

Se crea el Cuerpo de Monteros de Espinosa, en agradecimiento del Conde Don Sancho al nobilísimo proceder de su escudero y mayordomo a quien debía no ya la vida, sino la integridad del Condado.

Torre de los Velasco

La villa está repleta de Palacios y Torres defensivas, destacando la Torre de los Velasco, la Torre de Cantimplor, la Torre de los Azulejos, la Torre de los Monteros, la Torre de las Herradores, la Torre Pumarejo, el Palacio de los Cuevas Velasco, el Palacio de Zorrilla o de los Marqueses de Chiloeches o la Casa de los Sainz de Baranda.

Torre de los Herradores

La Torre de los Velasco es un ejemplo de Torre medieval defensiva formada por dos cuerpos rectangulares unidos: una esbelta torre y una construcción secundaria, que en su día cumplió las funciones de caballeriza.

Torre de los Velasco

La Torre de Cantimplor fue construida en el siglo XIII, y se encuentra en el barrio de Berrueza. Esta desmochada, se dice que poseía una planta más alta y almenas. La torre perteneció a los abades de Vivanco. 

Torre de Cantimplor

La Torre de los Azulejos es un edificio de planta cuadrada con cubrición a cuatro aguas, rodeado por una muralla de más de dos metros de altura con puerta de acceso flanqueada por dos pilares cuadrados con remates y un interesante trabajo de herrería en la verja.

Torre de los Azulejos

Profundizando en la Heráldica del Palacio de los Zorilla o de los Marqueses de Chiloeches, vemos como la fachada principal presenta un conjunto armónico formado por un cuerpo central flanqueado por dos torres cuadrangulares que sobresalen de la portada principal. El cuerpo central se cobija bajo un enorme arco rebajado con casetones en su intradós.

Escudo heráldico del Palacio de Zorrilla

La gastronomía espinosiega conserva todo el sabor de antaño. Como derivados de la leche, destacan productos como la mantequilla, elaborada a partir de los mismos métodos naturales de fabricación famosos desde el siglo XVII, la leche y una amplia gama de quesos, los cuales han sido premiados en múltiples ocasiones.

También destacan los productos derivados del cerdo, como son los embutidos y morcillas; y, los derivados del pato criado en libertad, como el foie gras, paté y confitados.

Se puede degustar una buena carne de ternera de leche y de vaca, carne de excelente calidad con elevada proporción de grasa intramuscular y muy poco superficial. 

Para maridar los platos gastronómicos, los vinos burgaleses con D. O. Arlanza.





El Puente del Arzobispo (Toledo)

20 11 2019

El Puente del Arzobispo, en la comarca de la Campana de Oropesa (Toledo), debe su nombre y su origen a la construcción del puente en el siglo XIV. 

Puente del Arzobispo

Don Pedro Tenorio, Arzobispo de Toledo y Duque de Estrada, era propietario de la vecina Alcolea de Tajo, desde donde era necesario cruzar el Tajo para llegar al Santuario de la Virgen de Guadalupe en Extremadura. Alrededor del puente se creó un asentamiento, ya que su construcción facilitaba el paso no sólo a Extremadura, sino también a Lisboa y Ávila. 

Plaza de España

El puente es la mayor atracción para los viajeros. Se construyó con sillares en 1380, con ocho arcos, que en el siglo XVIII pasaron a ser once para prevenir las riadas.

Fuente de la Plaza de España

De la arquitectura religiosa destacan la iglesia de Santa Catalina, de estilo gótico-mudéjar; el convento de los Franciscanos, para venerar a Nuestra Señora de Majano o la ermita de Nuestra señora de la Bienvenida, de los siglos XVI y XVII.

Arquitectura popular

Entre los monumentos civiles destaca el Rollo, que data del siglo XIV, y la casa de Diego de Villarroel. Un conjunto de casas populares con soportales y encaladas aportan el sabor manchego.

Puente del Arzobispo

Durante siglos la cerámica fue la mayor fuente de riqueza de la población, pudiéndose visitar el Centro de Interpretación de la Cerámica.

Arco del puente

En la población nació Diego de Villarroel, hidalgo, militar, conquistador y colonizador español que fuera nombrado en 1554 como segundo alcalde de primer voto de la ciudad de Santiago del Estero y posteriormente como teniente general de la gobernación del Tucumán desde 1565.

Río Tajo

En relación a su fundación tenemos la “Leyenda del Puente del Arzobispo” que dice así: 

“En cierta ocasión bajaban las aguas bravas. Tanto que se habían llevado con la crecida algunos ojos del puente de Talavera y los tablones del puente Pinos. El arzobispo tenía que cruzar sin falta el río para acudir a las granjerías que su madre le dejó en herencia por estas tierras. Esperó varios días pero las aguas seguían bajando altas. Al cruzar, un remolino hizo casi zozobrar la barca y, al sujetarse el prelado en la pértiga del barquero para no caer al río, su anillo se hundió en las aguas. Era una joya magnífica con un rubí del tamaño de un huevo de gorrión que le habían regalado los judíos de Toledo. Tan disgustado quedó su eminencia por la pérdida, que ofreció una bolsa de monedas al mozo que consiguiera sacarlo del fondo del Tajo. Muchos lo intentaron en los días siguientes pero no consiguieron encontrarlo aunque ya sabéis que el agua de este río si no hay riada es como un cristal.

Plaza de España

Cuando volvió el Arzobispo al cabo de unos meses y preguntó por su anillo. Unos pastores le dijeron que había sido imposible encontrarlo por más que hasta los zagales se sumergían en las pozas gritando ¡A por el anillo del obispo!

Pues escuchad pastores -dijo el arzobispo Tenorio- Sed testigos de mi promesa: Si el anillo volviera a mí, he de construir un puente por el que ganados, peregrinos y viajeros crucen el río sin los trabajos con que ahora lo hacen.

Arquitectura Popular

Pasaron dos años y cuando el Arzobispo se disponía cierto día de primavera a comer en sus casas de Alcolea, ordenó le sirvieran uno de los grandes barbos del Tajo que tanto le gustaban y que se pescaban en el canal del molino de las monjas de Azután. Al abrir el pez las cocineras comenzaron a gritar y a reír pues entre las tripas brillaba el rubí. Conmovido por el hallazgo y considerándolo milagro de la Virgen de Guadalupe, esa misma noche ordenó que se comenzaran los trabajos para hacer un puente en el paraje donde había perdido su anillo”.

Río Tajo

Los ingresos obtenidos del “pontazgo”, a cargo del Arzobispo, por el paso de millones de ovejas merinas por la Cañada Leonesa, es otra historia que uno se puede imaginar, y que no es tan literaria.

Iglesia de Santa Catalina y Plaza de España

La gastronomía local destaca por la sopa de pan con hierbabuena, y el cocido de la Campana de Oropesa, con garbanzos de Torrico, repollo, patata, zanahoria, cardillos, carne de morcillo, chorizo, morcilla de Herreruela, tocino entreverado, jamón de la Dehesa y gallina.

Los vinos de pago del Marqués de Griñón, maridan con tan contundentes platos de El Puente del Arzobispo.