Cedeira (A Coruña)

21 02 2017

En las Rías Altas gallegas, en la ría homónima donde desemboca el río Condomiñas, se encuentra la localidad coruñesa de Cedeira.

1-cede

Cedeira

La parte nueva está separada de la parte alta o casco viejo por el río Condomiñas, estando unidas por puentes. En sus alrededores están las magníficas playas de Area Longa y de la Magdalena.

2-muralla-de-cedeira

Muralla de Cedeira

El casco antiguo conserva su trazado medieval, conservándose parte del recinto amurallado. La Iglesia de Nuestra Señora del Mar (S. XVI) destaca por sus capillas góticas laterales, dedicadas a Nuestra Señora del Parto y a Nuestra Señora de la Concepción.

3-cedeira

Playa de Cedeira

En su término municipal encontramos la Serra da Capelada, la Serra da Capelada y los impresionantes acantilados de hasta 620 m. de altura, considerados los más altos de la Europa Atlántica.

6-mirador-de-la-garita

Mirador de los acantilados

En el punto más alto de los acantilados, se encuentra la Garita de Herbeira, una antigua construcción de piedra y techo abovedado, levantada en el Siglo XVIII, formando parte de un sistema de vigilancia de la costa.

4-garita-de-herbeira

Garita de Herbeira

Imprescindible la visita al Santuario de San Andrés de Teixido, del Siglo XVI, donde acuden miles de peregrinos, donde se mezclan ritos paganos y tradiciones milenarias, con la fecundidad y la trasmisión de las almas.

7-santuario-de-san-andres-de-teixido

Santuario de San Andrés de Teixido

Dentro del Santuario destaca el retablo de 1729 y la imagen manierista de San Andrés, de gran belleza, donde los peregrinos rezan tras llegar por las sendas de esta costa gallega.

8-retablo-del-santuario

Retablo de San Andrés

Famosa es la leyenda que dice, “A San Andrés de Teixido vai de morto o que non foi de vivo”. Al menos uno ya ha estado de vivo, disfrutando del Santuario y del paisaje marítimo.

9-fuente-del-santuario

Fuente del Santuario

El paraje del santuario ofrece bellas vistas marinas entre el cruceiro y la fuente del santuario, que da de beber un agua fría a los miles de peregrinos que acuden a visitar a San Andrés.

10-santuario-de-san-andres-de-teixido

Santuario de San Andrés de Teixido

La gastronomía de Cedeira se basa en el pescado y los mariscos, siendo famosos sus percebes. Otros platos típicos son el pulpo con guisantes, la raya, los chocos o el salpicón de marisco.

Los vinos D. O. Ribeira Sacra, sobre todo los blancos de uva Godello, son ideales para maridar con los productos del mar de Cedeira.

Anuncios




Carnota (A Coruña)

30 01 2012

Al suroeste de la provincia de A Coruña encontramos Carnota, entre la Punta de Lens y la desembocadura del río Xallas.

Ensenada de Carnota

Históricamente el Concello se conoce por sus hórreos, construcciones singulares para guardar el maíz, las patatas u otros productos agricolas de estas tierras gallegas. En su término municipal se encuentran dos de los más grandes de Galicia, sólo superados por el hórreo de Araño, en el Concello de Rianxo.

Hórreo de Carnota 

El hórreo de Carnota es de los más grandes, con sus 34’7 m. de largo, 3 puertas y 22 pares de pies, siendo Monumento Nacional. Fue construido en el S. XVIII por Gregorio Quintela.

Hórreo de Carnota

Junto al hórreo y el palomar de Carnota, se ubica la Iglesia de Santa Comba (S. XVIII). Fue construida en 1775, de estilo barroco, con planta en cruz latina combinada con basilicl de tres naves. La torre campanario es del S. XIX. 

Iglesia de Santa Comba

Un paraje natural de excepción es la desembocadura del río Xallas en la ría de Ézaros, frente a Finisterre, en forma de cascada de más de 100 m. Tiene la peculariedad de ser la única cascada de Europa que vierte directamente al mar, y además está regulada su apertura por unas compuertas que abren los sábados y domingos en verano.

Desembocadura del río Xallas

En Lira destaca su hórreo, más estrecho que el de Carnota, pero un poco más largo, con sus 36’5 m. y el mismo número de pies. Ambos pertenecen al estilo de Noia y de la ría de Arousa.

Hórreo de Lira

El hórreo de Carnota era más pequeño que el de Lira, y fue ampliado para rivalidar con este, siendo una manifestación de la situación económica de sus dueños en el S.XVIII.

Hórreo de Lira

En el término de Carnota encontramos el pequeño pueblo de O Pindo, volcado al mar y de tradición marinera, a los pies del Monte Pindo, lugar de culto ancestral del pueblo celta. La mole granítica del Monte Pindo (627 m.) cambia de color con los rayos solares, sobre todo al atardecer.

O Pindo 

La playa de San Pedro, de fina arena y de suave pendiente, es ideal para el baño, destacando el color azul verdoso de sus aguas.

Playa de San Pedro

A la hora de comer, como en toda Galicia, el marisco y el pescado no pueden faltar, destacando el rodaballo y el centollo de O Pindo o Carnota, acompañados de Albariño con D.O. Rías Baixas.





Fisterra (A Coruña)

19 11 2009

Una frase define Fisterra, “Fin da terra, fin do camiño”. La leyenda de la ciudad perdida de Duio, capital de los antiguos pobladores gallegos y la existencia de castros celtas en la zona indican la antiguedad de Fisterra (Finisterre).

Las increibles puestas de sol en el cabo Fisterra hicieron creer a los romanos que estaban en el Finis Terrae, el final de la tierra donde moría el sol.

“Costa da morte” en Fisterra

En el año 137 a. C., Décimo Junio Bruto llegó al Cabo de Fisterra, según el historiador clásico Lucio Floro. Desde allí se contempla el Centulo (islote en forma de la concha del crustáceo), donde innumerables buques naufragaron a lo largo de los siglos, como el Blas de Lezo, el Captain o el Bitten.

Puerto de Fisterra

Fisterra se levanta a modo de anfiteatro sobre el puerto pesquero, constituyendo un núcleo de calles estechas llenas de tipismo. Igualmente sobre el mar, en las laderas de los montes, se levantan los hórreos típicos de la comarca, de piedra de canterería, con cámara alta y estrecha, rematados por una cruz y un pináculo.

Hórreos de la Costa da Morte

En el término municipal de Fisterra encontramos numerosas playas como las de Langosteira, Talón, Ribeira, Corbeiro, Sardiñeiro, o las salvajes y peligrosas de Arnela, Praia O Rostro o Mar de Fóra.

Entre el patrimonio monumental de Fisterra destaca la Iglesia de Santa María das Areas de Fisterra, del S. XII.

Iglesia de Santa María das Areas de Fisterra

Su vinculación al Apóstol Santiago hizo que fuera visitada a partir del S. XIV por numerosos peregrinos por lo que el párroco de la villa, Alonso García, mandó edificar el Hospital de Peregrinos de Nuestra Señora del Rosario en 1479.

En el interior de la iglesia de Santa María se contempla el “Cristo da Barba Dourada”, talla gótica de principios del S. XIV. La Puerta Santa con motivos acantiformes está flanqueada por los escudos de los Recamán y los Feijoo.

Otras iglesias del Concello son de estilo barroco, como las de San Vicente de Duio y San Martiño, o renacentistas con elementos barrocos como la de San Juan de Sardiñeiro.

Castillo de San Carlos

El Castillo de San Carlos del S. XVIII, forma parte del plan defensivo de la ría,  junto con el Castillo del Cardenal de Concurbión y el Castillo del Príncipe de Cee.

Fue construido por Real Orden de Carlos III en 1757 bajo la dirección de los ingenieros Demaur y Exaccha. Es de planta irregular debido a su asentamiento sobre el terreno rocoso que se precipita sobre la ría de Concurbión.

El Faro de Fisterra es el más occidental y emblemático de Europa, considerado como el cabo del fin del mundo durante siglos.

Faro de Fisterra

El actual Faro de Fisterra fue construido en 1853 por el ingeniero Félix Uhagón, levantándose su linterna poligonal sobre el nivel del mar a 138 metros.

Junto al faro se levanta el edificio de la Sirena, popularmente llamado “la vaca de Fisterra”, que emite sonidos estridentes en días de niebla, y un tercer edificio, el Semáforo, que emitía señales para la marina de guerra.

Actualmente este último edificio, se ha tranformado en un bucólico hotel rural en los confines de la tierra, donde el viajero puede descansar con unas magníficas vistas sobre el Atlántico.

O Semáforo es un referente en la hospedería local, así como, el restaurante O Centolo, donde degustar el marisco gallego de la Costa da Morte acompañado de un buen Albariño.