Carnota (A Coruña)

30 01 2012

Al suroeste de la provincia de A Coruña encontramos Carnota, entre la Punta de Lens y la desembocadura del río Xallas.

Ensenada de Carnota

Históricamente el Concello se conoce por sus hórreos, construcciones singulares para guardar el maíz, las patatas u otros productos agricolas de estas tierras gallegas. En su término municipal se encuentran dos de los más grandes de Galicia, sólo superados por el hórreo de Araño, en el Concello de Rianxo.

Hórreo de Carnota 

El hórreo de Carnota es de los más grandes, con sus 34’7 m. de largo, 3 puertas y 22 pares de pies, siendo Monumento Nacional. Fue construido en el S. XVIII por Gregorio Quintela.

Hórreo de Carnota

Junto al hórreo y el palomar de Carnota, se ubica la Iglesia de Santa Comba (S. XVIII). Fue construida en 1775, de estilo barroco, con planta en cruz latina combinada con basilicl de tres naves. La torre campanario es del S. XIX. 

Iglesia de Santa Comba

Un paraje natural de excepción es la desembocadura del río Xallas en la ría de Ézaros, frente a Finisterre, en forma de cascada de más de 100 m. Tiene la peculariedad de ser la única cascada de Europa que vierte directamente al mar, y además está regulada su apertura por unas compuertas que abren los sábados y domingos en verano.

Desembocadura del río Xallas

En Lira destaca su hórreo, más estrecho que el de Carnota, pero un poco más largo, con sus 36’5 m. y el mismo número de pies. Ambos pertenecen al estilo de Noia y de la ría de Arousa.

Hórreo de Lira

El hórreo de Carnota era más pequeño que el de Lira, y fue ampliado para rivalidar con este, siendo una manifestación de la situación económica de sus dueños en el S.XVIII.

Hórreo de Lira

En el término de Carnota encontramos el pequeño pueblo de O Pindo, volcado al mar y de tradición marinera, a los pies del Monte Pindo, lugar de culto ancestral del pueblo celta. La mole granítica del Monte Pindo (627 m.) cambia de color con los rayos solares, sobre todo al atardecer.

O Pindo 

La playa de San Pedro, de fina arena y de suave pendiente, es ideal para el baño, destacando el color azul verdoso de sus aguas.

Playa de San Pedro

A la hora de comer, como en toda Galicia, el marisco y el pescado no pueden faltar, destacando el rodaballo y el centollo de O Pindo o Carnota, acompañados de Albariño con D.O. Rías Baixas.





Fisterra (A Coruña)

19 11 2009

Una frase define Fisterra, “Fin da terra, fin do camiño”. La leyenda de la ciudad perdida de Duio, capital de los antiguos pobladores gallegos y la existencia de castros celtas en la zona indican la antiguedad de Fisterra (Finisterre).

Las increibles puestas de sol en el cabo Fisterra hicieron creer a los romanos que estaban en el Finis Terrae, el final de la tierra donde moría el sol.

“Costa da morte” en Fisterra

En el año 137 a. C., Décimo Junio Bruto llegó al Cabo de Fisterra, según el historiador clásico Lucio Floro. Desde allí se contempla el Centulo (islote en forma de la concha del crustáceo), donde innumerables buques naufragaron a lo largo de los siglos, como el Blas de Lezo, el Captain o el Bitten.

Puerto de Fisterra

Fisterra se levanta a modo de anfiteatro sobre el puerto pesquero, constituyendo un núcleo de calles estechas llenas de tipismo. Igualmente sobre el mar, en las laderas de los montes, se levantan los hórreos típicos de la comarca, de piedra de canterería, con cámara alta y estrecha, rematados por una cruz y un pináculo.

Hórreos de la Costa da Morte

En el término municipal de Fisterra encontramos numerosas playas como las de Langosteira, Talón, Ribeira, Corbeiro, Sardiñeiro, o las salvajes y peligrosas de Arnela, Praia O Rostro o Mar de Fóra.

Entre el patrimonio monumental de Fisterra destaca la Iglesia de Santa María das Areas de Fisterra, del S. XII.

Iglesia de Santa María das Areas de Fisterra

Su vinculación al Apóstol Santiago hizo que fuera visitada a partir del S. XIV por numerosos peregrinos por lo que el párroco de la villa, Alonso García, mandó edificar el Hospital de Peregrinos de Nuestra Señora del Rosario en 1479.

En el interior de la iglesia de Santa María se contempla el “Cristo da Barba Dourada”, talla gótica de principios del S. XIV. La Puerta Santa con motivos acantiformes está flanqueada por los escudos de los Recamán y los Feijoo.

Otras iglesias del Concello son de estilo barroco, como las de San Vicente de Duio y San Martiño, o renacentistas con elementos barrocos como la de San Juan de Sardiñeiro.

Castillo de San Carlos

El Castillo de San Carlos del S. XVIII, forma parte del plan defensivo de la ría,  junto con el Castillo del Cardenal de Concurbión y el Castillo del Príncipe de Cee.

Fue construido por Real Orden de Carlos III en 1757 bajo la dirección de los ingenieros Demaur y Exaccha. Es de planta irregular debido a su asentamiento sobre el terreno rocoso que se precipita sobre la ría de Concurbión.

El Faro de Fisterra es el más occidental y emblemático de Europa, considerado como el cabo del fin del mundo durante siglos.

Faro de Fisterra

El actual Faro de Fisterra fue construido en 1853 por el ingeniero Félix Uhagón, levantándose su linterna poligonal sobre el nivel del mar a 138 metros.

Junto al faro se levanta el edificio de la Sirena, popularmente llamado “la vaca de Fisterra”, que emite sonidos estridentes en días de niebla, y un tercer edificio, el Semáforo, que emitía señales para la marina de guerra.

Actualmente este último edificio, se ha tranformado en un bucólico hotel rural en los confines de la tierra, donde el viajero puede descansar con unas magníficas vistas sobre el Atlántico.

O Semáforo es un referente en la hospedería local, así como, el restaurante O Centolo, donde degustar el marisco gallego de la Costa da Morte acompañado de un buen Albariño.





Baiona (Pontevedra)

15 10 2008

Ya en 1917 en la “Guía para el turista de Galicia” editada por la Asociación de Hoteleros y Fondistas de Galicia se decía:

“El trayecto entre Vigo y Baiona es de lo más hermoso que puede imaginarse, forma el Valle Miñor, y sus bellezas son tantas y tan indecibles, que dan la impresión de que la carretera dijérase ideada por un pintor escenógrafo enamorado de la dulzura y poética serenidad de este país de hadas”.

Guía para el turista de Galicia – 1917

Los romanos llamaron a la localidad Abobriga, conservándose el Puente Romano de A Ramallosa sobre el río Miñor. En el año 60 el general Julio César llegó a Abobriga con el fin de aniquilar a los herminios, enemigos de Roma, que se habían refugiado en las Islas Cíes.

En el año 587 la villa es conquistada por los visigodos al mando del rey Recaredo, pero poco tiempo después pasa a dominios árabes. Alfonso I conquista la villa pero Almanzor la recupera por la importancia estratégica de la ciudad. En 1201 el rey Alfonso IX de León concede la carta-puebla con los privilegios y fueros para sus habitantes en el comercio marítimo.

Castillo-fortaleza de Monterreal

En 1331 la villa de Baiona fue tomada por los portugueses y en 1388 el duque de Lancaster tomó la ciudad para la corona británica. Los Reyes Católicos mandaron amurallar el Monte do Boi, de ahí el nombre actual del Castillo de Monterreal. El 1 de marzo de 1493 llegó a Baiona la carabela Pinta al mandó de Martín Alonso Pinzón con noticias del descubrimiento de América.

Desde la fortaleza de Monterreal se contempla la ciudad con sus bellas playas (Santa Marta, A Concheira, A Ribeira, Os Frades, Barbeira).

Vista desde Monterreal

En el centro de la villa encontramos la Casa do Concello (1757) ubicada en la antigua Casa de Lorenzo Correa y Araújo, alcalde de Cuernavaca (México). Otras casas solariegas destacan en el casco antiguo como la Casa del Deán o de Mendoza y la Casa de los Ceta o del Perdón.

Casa do Concello

En el plano religioso destaca el conjunto monumental de la Iglesia de Santa María, el Crucero de la Trinidad y la Capilla de Santa Liberata. La iglesia de Santa María es de estilo románico ojival del S. XV y fue Colegiata en tiempos pasados.

La Capilla de Santa Liberata, en honor a la mártir de Baiona, es de estilo italiano plateresco (1695), destacando las dos torres de la fachada del templo.

Iglesia de Santa María

Puerta principal de la Ex Colegiata de Santa Maria

En este precioso enclave de las Rías Baixas, frente a las paradisíacas Islas Cíes, una buena mariscada no puede faltar en la mesa acompañada de un vino gallego como los de D.O. Albariño.





Pontevedra

1 11 2007

Al igual que Teruel… ¡PONTEVEDRA existe!

La ciudad de Pontevedra, capital de su provincia, eclipsada por la industrial Vigo, es una gran desconocida para la mayoría de los viajeros. Pensaba hacer un post en la sección de cascos históricos pero se merece estar en la página principal de mi blog.

Un simbolo de la ciudad es el puente romano fundado por Teucro antecesor del actual puente del Burgo sobre el río Lérez.

Bajo el reinado de Fernando II en el S. XII la ciudad aparece con el nombre de Pontem Veteris. Entre los siglos XIV y XVI alcanza un gran esplendor siendo el principal puerto de Galicia con el respaldo del gremio pescador, el de los mareantes, que le dió el auge comercial y burgués.

Concello de Pontevedra

Concello de Pontevedra

Su casco histórico es uno de los patrimonios más hermosos de Galicia con sus conventos, palacios, iglesias, calles y entrañables plazas como la Plaza de la Leña y la Plaza de la Verdura.

La Basílica de Santa María la Mayor es una muestra del poder del gremio pescador de los Mareantes, habitantes del barrio marinero de Moureira a los pies de la basílica. Es un bello ejemplo de la conjunción del estilo gótico tardío y el renacimiento. La esplendida fachada principal plateresca del S. XVI es obra de Cornelis de Holanda y Joao Noble. En ella se puede ver la imagen curiosa de San Jeronimo con gafas. En su interior destaca el Cristo de los Mariñeiros (S. XVIII) y el Cristo del Desenclavo (S. XVI).

 Basìica de Pontevedra

Basílica de Santa María la Mayor

El Convento y la Iglesia de San Francisco fueron levantados en el S. XIV destacando el altar mayor, la imagen del Nazareno (S. XIX) y la colección de pinturas

Iglesia San Francisco

Convento e iglesia de San Francisco

El camino portugués de Santiago cruza el casco medieval de Pontevedra y fruto de ello es la Capilla de la Vírgen Peregrina, joya del barroco construída en 1778 con una peculiar planta en forma de concha de vieira.

 Capilla Peregrina

Capilla de la Vírgen Peregrina

Otros monumentos de interés de Pontevedra son el Museo Provincial junto a la Plaza de la Leña, el Puente del Burgo o las ruinas del Convento de Santo Domingo.

A la hora de comer o cenar no hay nada como tapear por el casco histórico. En la Plaza de la Leña encontramos Casa Rianxo con sus callos, caldeirada de raya, pulpo a feira o sus “xoubas” y Casa Filgueira con sus tortillas, filloas de cogumelos y gambas, la zorza o el lacón en fiambre con pimientos asados.

En la Plaza de la Verdura se encuentra la Viñoteca Feira Vella donde además de las tapas destacan sus licores y sus vinos. Allí se puede degustar el mejor vino Albariño y el orujo artesano gallego.