Plasencia (Cáceres)

26 02 2018

Plasencia está a la entrada del Valle del Jerte, en la provincia de Cáceres. Fue fundada como ciudad por el rey Alfonso VIII de Castilla en 1186. Su establecimiento en el lugar se debía a razones de estrategia militar propias de la Reconquista, pues cerca de la ciudad se hallaban las fronteras castellanas con el reino de León al oeste y con los musulmanes al sur.

Catedral Nueva de Plasencia

El conjunto histórico de la ciudad está declarado bien de interés cultural desde 1958, y en distintos momentos han sido incluidos a título individual en la lista de bienes de interés cultural tres monumentos placentinos: la catedral de Santa María, el palacio Carvajal-Girón y el palacio de Mirabel.

Catedral Nueva

Plasencia es la sede de la diócesis del mismo nombre y en el entramado urbano placentino existen dos catedrales: la catedral vieja y la catedral nueva. La primera fue construida entre los siglos XIII y XIV, de estilo románico y con arquitectos como Juan Francés, destacando en la misma su sala capitular.

La nueva, proyectada a finales de siglo XV y dirigida por arquitectos como Juan de Álava, Francisco de Colonia, Covarrubias, Diego de Siloé y Rodrigo Gil de Hontañón, pretendía en su origen sustituir a la catedral vieja pero por diversos problemas las obras se pararon en 1760. De esta catedral nueva destacan el coro de Rodrigo Alemán y el retablo mayor de Gregorio Fernández.

Catedral Vieja de Santa María

La catedral de Santa María es un templo católico de la ciudad española de Plasencia. Constituye una de las dos edificaciones que componen la catedral de Plasencia.

Comúnmente conocida como catedral antigua de Plasencia, actual Museo Catedralicio de Plasencia, es un edificio que supone un ejemplo interesante de transición del románico al gótico y constituye una de las edificaciones más notables de la localidad. Su construcción comenzó a principios del siglo XIII y las últimas aportaciones protogóticas se dieron en el siglo XV.

Catedral Vieja de Santa María

La portada principal es ejemplo depurado del románico, con arcos de medio punto con las clásicas arquivoltas sobre las cuales, en sencilla hornacina, se contempla un grupo escultórico tallado en piedra de la Anunciación de Nuestra Señora, que aparece también sobre el esplendido rosetón en una pequeña imagen y ante ella un ángel orante.

Actualmente también se puede acceder a través de la llamada puerta del oeste, mal llamada del perdón, que más bien correspondería con la desaparecida del transepto norte y que dataría de principios del siglo XIII.

Muralla urbana de Plasencia

La Catedral Nueva se empezó a construir en el año 1498 y finalizó en el año 1578, en el que las obras sufrieron una paralización. Más tarde fueron retomadas durante el siglo XVIII, quedando finalmente inacabada.

Intervinieron en su construcción varios arquitectos considerados como los mejores de su tiempo, como Juan de Álava, Francisco de Colonia o Enrique Egas, que se encargó de realizar los primeros planos de la futura catedral. También dejaron su huella otros arquitectos como Alonso de Covarrubias, Pedro de Ezquerra, Pedro de Ibarra, Rodrigo Gil de Hontañón y Diego de Siloé.

Puerta de Trujillo o Puerta de la Salud

La muralla de Plasencia protege el casco antiguo desde la época fundación de la ciudad, permitiendo el paso a dicho casco antiguo sólo a través de sus puertas: puerta de Trujillo, puerta de Coria, puerta de Berrozanas, puerta del Sol, puerta de Talavera, puerta del Clavero y postigo del Salvador.

Puerta del Sol

Por la Puerta de Berrozanas se accedía desde el barrio de San Julián, en las afueras de Plasencia, al barrio nobiliario de San Martín, comunicando pues la zona en la que residían los nobles placentinos y la cercana judería con el cementerio judío y el Puente de San Lázaro.

Puerta de Berrozanas

Dentro de la diócesis, el municipio cuenta con trece iglesias parroquiales, de las cuales en la ciudad hay once: Cristo Resucitado, El Salvador, Nuestra Señora de Guadalupe, Nuestra Señora del Pilar, San Esteban, San José, San Miguel Arcángel, San Pedro, Santa Elena, Santa María de la Esperanza y San Nicolás el Real.

A estas once hay que sumarles la iglesia de San Gil, en la localidad del mismo nombre y la iglesia de Nuestra Señora del Puerto en Pradochano.

Iglesia de San Nicolás el Real

A las iglesias y ermitas hay que añadir conventos como los de las Claras, las Dominicas, los Dominicos, San Vicente de Padres Dominicos, las Capuchinas, las Ildefonsas, las Carmelitas y los Franciscanos. El convento de los Dominicos destaca por albergar el Parador Nacional de Plasencia.

Iglesia de San Nicolás el Real

Como resultado de haber sido habitada en el pasado por diversas familias nobles, la ciudad conserva una importante cantidad de palacios y casas señoriales. De entre los palacios destacan el palacio del Marqués de Mirabel, el palacio municipal, el palacio de Monroy o casa de las Dos Torres, el palacio Almaraz, el palacio Carvajal-Girón y el palacio episcopal.

Las principales casas señoriales son la casa del Deán con su anexa casa del doctor Trujillo, la casa de las Infantas y la casa de las Argollas.

Convento de Santa Clara

El acueducto medieval de Plasencia fue construido en el siglo XVI sustituyendo a otra obra del siglo XII. Traía agua a la ciudad desde Cabezabellosa y El Torno. Se conservan 55 arcos, la mayoría de ellos en el barrio de San Antón, a los cuales se les conoce como arcos de San Antón. Otros arcos permanecen en pie en un merendero junto al hospital.

Casa del Doctor o de Arcediano de Trujillo

Una de las vías públicas más destacadas de la ciudad es la plaza Mayor. En ella se sitúa la casa consistorial de Plasencia y el autómata conocido popularmente como el Abuelo Mayorga.

Casa Consistorial

Otro lugar destacable es la plaza de la Cruz Dorada, cercana al río Jerte y enmarcada por el ábside de la Merced y el convento de San Francisco. En el centro de la plaza se halla un crucero que le da su nombre. Plasencia cuenta con su propia judería.

Casa de los Deán

Entre los platos típicos de la gastronomía local encontramos las patatas en escabeche, las judías verdes al estilo de Plasencia, el revuelto de criadillas, el lagarto en salsa verde y perejil, las sopas canas o el zorongollo.

Los vinos locales placentinos, acompañan bien a la gastronomía local, siendo muy típico el vino de pitarra.

Anuncios




Huélamo (Cuenca)

26 11 2015

En plena Serranía de Cuenca, en la margen izquierda del Río Júcar, se encuentra este pequeño pueblo de poco más de 100 habitantes, que rezuma paz y tranquilidad en plena naturaleza.

01.Huélamo

Huélamo

Su nombre deriva de Walmu, un asentamiento en tiempos de la dominación musulmana, en lo alto del cerro que preside la villa conquense, donde se conservan los restos del Castillo árabe.

02.H

Vista de Huélamo

Los alrededores de Huélamo presentan un paisaje frondoso con pinares, matorrales, flores silvestres y arbustos como el boj.

03.H

Iglesia parroquial de la Asunción

Las casas blancas encaladas con sus tejados rojizos, sobresalen entre el verde de los bosques de pinos de la Serranía. Las calles de Huélamo se adaptan a la orografía del terreno.

04.H

Paisaje de Huélamo

Tras la Reconquista por Alfonso VIII, el Castillo fue fortaleza de la Orden de Santiago, aunque desgraciadamente sólo se conservan vestigios del castillo.

05.H

Flores silvestres

El término municipal está repleto de rutas senderistas, destacando la que nos lleva a la cercana Laguna de Uña y a la Fuente de las Nogueras.

06.H

Centro de Huélamo

Las calles de Huélamo guardan un silencio celestial, sin apenas tráfico de coches, alejadas de la carretera de la Serranía que discurre a los pies del cerro, a 1.450 m. sobre el nivel del mar.

07.H

Huélamo

Por la calle de Santa Catalina se accede a la acogedora Iglesia Parroquial de la Asunción, que es el centro de la bella foto de postal de este pueblo tan pintoresco.

08.H

Centro de Huélamo

Entre las localidades conquenses de Huete y Uclés, la fortaleza de Huélamo era de gran valor estratégico, siendo la defensa sobre el “Barranco del Judío” en la ruta hacía la turolense Albarracín.

09.H

Planta crasa

Otra de las calles entrañables del municipio es la Calle Real, destacando el edificio del Ayuntamiento. Si se quiere disfrutar de la naturaleza, con apenas conexión a móviles, dejando pasar las horas lentamente, no hay sitio como Huélamo.

10.H

Huélamo

Entre los platos típicos de la población destacan los “Palominos”, originarios del S. XIII, a base de pichón, sin olvidar las chuletas de cordero, la caldereta, las migas o los tradicionales zarajos.

Para acompañar los platos, recomiendo los vinos D. O. Uclés, propios de la provincia de Cuenca. 





El Barco de Ávila (Ávila)

17 12 2012

A orillas del río Tormes se levanta la localidad abulense de El Barco de Ávila, sobresaliendo imponente el Castillo de Valdecorneja, llamando la atención del viajero, tanto si accede desde el Puerto de Tornavacas como si lo hace desde Piedrahíta.

1.barco avila

El Barco de Ávila

Sobre las ruinas de un castro vetón se levanta el Castillo de Valdecorneja, comenzándose a edificar en el S. XII. Destaca su planta cuadrada con una inmensa Torre del Homenaje adosada a la puerta principal del castillo defensivo.

2.El Barco de Ávila (Ávila) - Castillo de Valdecorneja

Castillo de Valdecorneja

En el S. XII, Raimundo de Borgoña, esposo de Doña Urraca, es el encargado de repoblar la población por orden del rey Alfonso VI, mandando amurallar la villa. Posteriormente, el rey Alfonso VIII concedió el Fuero a la población.

3.Castillo Valdecorneja

Castillo de Valdecorneja

Otra edificación que sobresale por encima de los tejados de la villa es la Iglesia de la Asunción, muy cercana al río Tormes.

4.Barco Avila

Río Tormes e Iglesia de la Asunción

Se inició su construcción en el S. XIV con influencias arquitectónicas de la Catedral de Ávila. Posee tres naves unidas a una cabecera de tres ábsides poligonales con gruesos contrafuertes.

5.Barco avila

Iglesia de la Asunción

La iglesia posee bóvedas de crucería sobre pilares cruciformes. La torre es sobria con poca decoración en los vanos y cornisa de bolas.

6.Barco avila

Puerta meridional

La iglesia posee tres puertas, la occidental con un arco de medio punto, la norte con dos arquivoltas apuntadas y la meridional que es la más bella de todas.

7.barco avila

Puerta meridional

La puerta meridional de estilo gótico se levanta por debajo de un matacán y está compuesta por seis arquivoltas apuntadas que descansan sobre columnas con capiteles de distinta y variada decoración.

8.barco avila

Plaza Mayor

En el centro de la villa se levanta la Plaza Mayor repleta de mesones donde degustar los famosos judiones de El Barco o el chuletón de Ávila.

9.Judías y judiones

Judiones y judías de El Barco de Ávila

La Ermita de San Pedro del Barco fue construida en 1663 sobre la casa natal de San Pedro, nacido en 1088. El santo fue enterrado en la Basílica de San Vicente de Ávila.

10.Ávila (Ávila) - Iglesia Casa Natal de San Pedro del Barco

Ermita de San Pedro del Barco

Otra conocida ermita de la población es la Ermita del Santísimo Cristo del Caño, situada en la orilla del Tormes opuesta a la población. Sus inicios se remontan al S. XIII aunque no fue hasta el S. XVII cuando se reconstruyó tomando el aspecto actual.

11.El Barco de Ávila - Ermita del Santísimo Cristo del Caño

Ermita del Santísimo Cristo del Caño

Uniendo la Ermita del Santísimo Cristo del Caño y la villa encontramos el llamado Puente Viejo o Románico de 125 metros de longitud, que tras un reconstrucción tomo la forma de “lomo de asno”.

12.El Barco de Ávila (Ávila) - Puente Romano

Puente Viejo

Además del chuletón y los judiones de El Barco, se puede degustar las patatas revolconas o las truchas del Tormes. El postre típico es la “sopa borracha”, a base de manzana, fritura de pan, nueces y canela.

Los vinos de Cebreros pueden acompañar los contundentes platos de la gastronomía local.





Alarcón (Cuenca)

27 07 2012

La villa de Alarcón se sitúa en lo alto de un meandro del río Júcar, en la comarca de La Manchuela, y su historia está ligada a su Castillo de la Altas Torres. Fue en el S.XII cuando las tropas de Alfonso VIII conquistaron la “Alarkum” musulmana.

Castillo de las Altas Torres

Una presa a los pies de la población, retiene las aguas del río camino de Valencia, formando el Pantano de Alarcón, y sobre él se levanta la villa amurallada que conserva gran parte de las murallas y torres defensivas, como la Torre de Alarconcillo y la Torre del Campo.

Alarcón y río Júcar

La Torre de Alarconcillo fue construida en tiempos del Infante Don Juan Manuel, y se levanta en lo alto de un cerro, en el meandro del Júcar, frente a la pobalción. Consta de un cubo central con cuatro secantes, coronado por otro más pequeño, y sus funciones eran de vigilancia.

Torre de Alarconcillo

Tres líneas de muralla consecutivas rodean Alarcón, con sus puertas y torreones: Puerta y Torre del Campo, Puerta y Torre del Calabozo, Puerta del Bodegón, Puerta de Chinchilla y Puerta del Río.

Puerta y Torre del Campo

El Castillo de las Altas Torres es una fortaleza trapezoidal, en la que destaca su inmensa Torre del Homenaje de estilo renacentista del S. XV. Actualmente el Castillo de las Altas Torres alberga el Parador Nacional de Turismo de Alarcón.

Torre del Homenaje

Sobre las casas de Alarcón emergen los campanarios de las iglesias de la villa, fruto de su esplendor medieval, junto a los numerosos palacetes y casas nobles.

La Iglesia de San Juan Bautista del S. XVI se levanta sobre los restos de una anterior románica, siendo de una sóla nave en cañón y donde destaca su fachada de Juan de Herrera. Actualmente en su interior alberga el conjunto de pinturas murales de Jesús Mateo.

Iglesia de San Juan Bautista

En el centro de la población encontramos la Plaza del Infante Don Juan Manuel, con bellas vistas a la Iglesia de San Juan Bautista y al Palacio del Concejo, sede del Ayuntamiento.

Plaza del Infante Don Juan Manuel

El Palacio del Concejo, del S. XVI, de estilo renacentista, destaca por su soportal de cinco arcos, que comunicaba con el desaparecido patio interior. La fachada está presidida por los escudos heráldicos del Marqués de Villena.

Palacio del Concejo

La Iglesia de Santo Domingo de Silos es una mezcla de estilos, destacando los muros y arcos fajones de los S. XV y XVI, la puerta de transición del románico al gótico y la torre renacentista, siendo su origen románico del S.XII.

Iglesia de Santo Domingo de Silos

Por su puerta protogótica se accede al interior de la iglesia, hoy destinada a auditorio y centro de reuniones, donde se organizan eventos culturales.

Puerta de la Iglesia de Santo Domingo de Silos

La Iglesia de Santa María del Campo, es el edidificio de culto más importante de la actualidad, siendo construida en el S. XVI, en estilo plateresco con bóveda de crucería gótica, obra de Pedro de Alviz. En su interior destaca el retablo de la Virgen en el altar mayor.

Iglesia de Santa María del Campo

La Iglesia de Santa Trinidad es de estilo gótico, aunque tiene elementos posteriores renacentistas, siendo románico su origen. Se levanta a los pocos metros de la entrada por la Puerta del Campo.

Iglesia de Santa Trinidad

Paseando por las calles encontramos numerosas casas nobles, como el Palacio de los Castañeda, del S. XVI, algunas de las cuales han sido restauradas y reconvertidas en mesones donde degustar la gastronomía local.

Palacio de los Castañeda

Los platos más típicos son el morteruelo, el tiznao, el pisto manchego, el ajo mortero, los zarajos y las perdices en escabeche, acompañados por los vinos de D.O. Manchuela.





Frías (Burgos)

16 06 2010

En el valle burgalés de la Tobalina, en plena comarca de las Merindades, se encuentra la villa medieval de Frías, destacando su silueta sobre el cerro alargado, con su castillo, su iglesia y sus casas colgadas.

Frías

En el año 1202, el rey Alfonso VIII le concedió su fuero y en 1435, el rey Juan II le otorgó el título de ciudad.

Sus empinadas calles dentro del recinto amurallado son un claro exponente de trazado medieval, que transporta al viajero a través del tiempo. Dominando la población se alza el Castillo con su Torre del Homenaje.

Vista de Frías desde el Lavadero

La construcción del castillo se remonta al S. XII y fue entregado a la corona por los Armengol, perteneciendo posteriormente a la familia Fernández de Velasco. Destacan sus ventanales románicos y sus capiteles con animales fantásticos.

Asentado sobre el peñasco denominado La Muela, ofrece una vista panorámica sobre el casco antiguo y el río Ebro con su puente medieval.

Vista desde el Castillo

La muralla urbana de Frías contaba con tres puertas de acceso a la villa. La Puerta de la Villa se hundió y actualmente se conservan la Puerta del Postigo y la Puerta de Medina.

Puerta del Postigo

La Puerta del Postigo se encuentra cerca de la iglesia de San Vicente y presenta una portezuela baja y estrecha con bajada por un atrincheramiento abovedado.

Puerta de Medina

La Puerta de Medina está cercana al castillo y presenta un arco de medio punto y un acceso en rampa de caracol.

Castillo de Frías y calle medieval

El Puente Medieval es un claro ejemplo de puente fortificado, siendo su origen romano, siendo modificado añadiéndose la torre de defensa central.

Por este puente que cruza el río Ebro pasa la calzada romana que unía la Meseta con el Cantábrico.

Puente Medieval

El puente mide 143 metros y posee nueve arcos apuntados o rebajados, siendo su anchura de 3’45 m.

La torre de defensa central es de planta poligonal, siendo abovedada con cañón, sobre el cual emergen las saeteras de defensa.

Iglesia de San Vicente

La Iglesia de San Vicente se ubica en el extremo rocoso, opuesto al castillo, siendo su origen románico. La original puerta románica se encuentra en el Museo de los Claustros del Metropolitano de Nueva York.

Torre del Homenaje

Las casas colgadas de Frías se encuentran sobre la ladera de La Muela, desafiando al vacío y componiendo una bella estampa turística.

El Convento de Vadillo fue fundado en el S. XIII, estando pendiente de restauración, destacando su iglesia gótica y parte del claustro.

Junto al río Molinar se levanta el lavadero medieval que estuvo en uso hasta el S. XX, en el que aparecieron las domesticas lavadoras.

Ermita de Nuestra Señora de la Hoz y Puente Románico

El río Molinar entre Frías y la pedanía de Tobera, se precipita al Ebro a través de un preciosa cascada, después de abrirse paso entre los Montes Obarenes formando un profundo desfiladero.

En Tobera encontramos un bello rincón lleno de encanto, con la estampa del Puente Románico y la Ermita de Nuestra Señora de la Hoz.

La ermita está tallada en la roca siendo de estilo gótico y su balconada posterior servía para dar cobijo a los peregrinos, levantándose a escasos metros el Altar de Caminantes Santo Cristo de los Remedios.

En la villa encontramos la Posada Rural Las Merindades, donde se puede descansar entre sus muros medievales y degustar la gastronomía casera de la comarca, como las croquetas de morcilla de Burgos, los pimientos rellenos de gulas con salsa de chipirones o el cordero lechal.

Los Vinos de la Tierra de Castilla León hacen un perfecto maridaje con los productos gastronómicos burgaleses.