Castalla (Alicante)

23 11 2014

Castalla se sitúa en el interior de la provincia de Alicante, dando nombre a la comarca de la “Foia de Castalla”, terreno de transición entre la montañas de Alcoi y el mar Mediterráneo.

1.castalla

Vista de Castalla con la iglesia de la Asunción y el Castillo

Tras la conquista de Biar, el rey Jaime I conquistó el castillo musulmán, integrando la población en el Reino de Valencia, con el Tratado de Alzmira, el 26 de marzo de 1244.

2.Vista de Castalla (Alicante)

Vista de Castalla

El Castillo tiene forma alargada, tiene tres partes bien definidas, las murallas, la Torre de Homenaje o Torre Grossa y el Palacio. Desde su azotea se domina el cauce del río Verde y la Foia.

3.Castillo de Castalla-Alicante

Subida al Castillo de Castalla

El Palacio del Castillo data de los S. XV y XVI, y ocupa la parte más ancha del recinto amurallado. La Torre Grossa se sitúa en el centro de la fortaleza, siendo construida en el S. XVI.

4.Puerta y torre del homenaje

Torre Grossa y puerta del Palacio del Castillo

En la subida al castillo de Castalla, encontramos la Ermita de la Sangre, de estilo gótico primitivo ( S. XIII), de una sola nave con arcos ojivales, siendo consagrada por el mismo rey Jaime I con la Reconquista. Posteriormente la ermita fue ampliada, con elementos barrocos.

8.Ermita de Castalla

Ermita de Castalla

Entre la Iglesia de la Asunción y el Ayuntamiento, encontramos el Carrer Major, eje principal de la población, al igual que el peculiar Carrer de les Tronetes, junto a la iglesia parroquial.

5.castalla

Carrer Major

La Iglesia de la Asunción de estilo gótico valenciano, de una única nave, se completó en 1572, aunque posteriormente el estilo barroco añadiría nuevos elementos a la misma.

6.castalla

Ayuntamiento de Castalla

El Ayuntamiento de Castalla preside la Plaçeta del Ajuntament, de estilo renacentista (S. XVII). El edificio consta de planta baja con tres enormes arcos de medio punto, que servía de Lonja, y una planta superior coronada por diez ventanas con arco de medio punto.

7.castalla

Plaçeta del Ajuntament

Otro monumento de Castalla, es el Convento de los Franciscos Mínimos, de estilo neoclásico, construido en el S. XVIII.

9.Torre del homenaje desde el pueblo

Casco histórico

Multitud de casas blasonadas encontramos en el centro del casco histórico, mientras que en la subida al castillo, las calles estrechas y laberínticas, nos señalan el pasado andalusí.

10.castalla

Carrer Major

 Entre los platos típicos de Castalla, el “Gazpatxo”  es su plato estrella. Otros platos de la localidad son: el arroz con conejo, el puchero con “fassedures”, la “borreta de bacallar” o el arroz de montaña.

Para acompañar los platos contundentes de la gastronomía local, recomiendo los vinos con D. O. Alicante, a base de variedades como el Monastrell o la Garnacha.





Orihuela (Alicante)

25 11 2010

Al sur de la Comunidad Valenciana se sitúa la ciudad de Orihuela (Oriola) en la comarca de la Vega Baja del Segura, en la frontera con la Región de Murcia.

Su origen se remonta al periodo Calcolítico pasando por la cultura argárica hasta llegar a los iberos y romanos. Durante la etapa de los visigodos fue capital de la demarcación que abarca actualmente las provincias de Alicante y Murcia, pactando el rey Teodomiro en el S. VIII su autonomía con los árabes. En el S. IX pierde su autonomía con el Califato de los Omeya.

Muralla del Castillo de Orihuela

En el S. XIII (17 de julio de 1242) las tropas del infante Alfonso de Castilla reconquistan la ciudad para posteriormente incorporarse al Reino de Valencia en 1296 rindiendo homenaje al rey Jaime II. En 1564 se crea el obispado de Orihuela. Posteriormente durante la Guerra de Sucesión, los oriolanos apoyaron al pretendiente Carlos de Austria y con la victoria de Felipe V el Borbón la ciudad fue saqueada, al igual que otras villas como Xàtiva, perdiendo sus fueros.

Castillo de Orihuela

Numerosos son los monumentos de esta bella ciudad que configuran un casco histórico de primera magnitud. El Castillo de Orihuela de origen pre califal se levanta en lo alto de una colina dominando la Vega Baja con sus torreones almorávides orientados al sur y las murallas que descienden desde la parte alta a la ciudad.

Torre de Santo Domingo

En la villa se conserva la Puerta de Crevillent, junto al Convento de Santo Domingo, un punto estratégico para comenzar la visita a la ciudad.

El Convento de Santo Domingo tiene su origen en la Ermita de Ntra. Sra. del Socorro donde se instalaron en 1512 los dominicos, aprobándose la fundación del convento por el papa Julio II, ratificándolo Fernando el Católico. En 1547 el oriolano Obispo de Lleida, Fernando de Loazes, fundó el Colegio de Dominicos hasta que en 1569 mediante bula papal de Pío V, se creó la Universidad de Orihuela.

El edificio se estructura alrededor de dos bellos claustros. El Claustro Mayor o del Colegio es renacentista (1602) mientras el Claustro de la Universidad es barroco (1727).  La iglesia es renacentista en su concepción y barroca en su decoración. Bartolomé Albert pintó y doró las bóvedas que estremecen al viajero ante la eclosión de color del interior.

Catedral de Orihuela

La Santa Iglesia Catedral de Orihuela se construyó sobre la Mezquita Aljama a finales del S. XIII, de estilo gótico meridional al que se añadieron elementos renacentistas y barrocos.

Puerta mudéjar de las Cadenas

Posee tres puertas, la Puerta de las Cadenas con arco polilobulado y capiteles imposta del S. XIV, la Puerta del Loreto del S. XV de estilo gótico y la Portada de la Anunciación de estilo renacentista.

Puerta del Loreto

El claustro de la Santa Iglesia Catedral del Salvador y Santa María de Orihuela de estilo renacentista procede del antiguo Convento de la Merced siendo trasladado y reconstruido sobre el antiguo fosar de la catedral.

Claustro de la Catedral

La Iglesia de las Santas Justa y Rufina fue construida sobre otra mezquita islámica en los S. XIV y XV. Sus santas titulares, mártires hispalenses, son copatronas de la ciudad oriolana, ya que su martirio coincide con la reconquista de Orihuela.

La torre campanario es de origen gótico (S. XV) de planta cuadrada y decoración acanalada rematada por bellos pináculos, destacando las gárgolas y esculturas de animales fantásticos. En la torre destaca uno de los relojes más antiguos de España mandado colocar por el Consell oriolano en 1439.

Iglesia de las Santas Justa y Rufina

La portada principal de las Gradas es barroca con dos medallones de las santas titulares mientras la puerta norte o del Evangelio es renacentista con dos hornacinas con las imágenes de las Santas Justa y Rufina.

El templo de una sola nave es de estilo gótico valenciano tardío con arcos fajones, destacando en las claves los escudos de la corona catalano aragonesa y el Pájaro Oriol (emblema de la ciudad). La Capilla de la Comunión es de estilo barroco.

Iglesia de Santiago Apóstol

La Iglesia de Santiago se encuentra en el barrio homónimo dentro del antiguo recinto amurallado. La primitiva obra es gótica del Siglo XIV con añadidos renacentistas y barrocos.

La portada principal es gótica isabelina destacando en el parteluz la figura de Santiago Apóstol obra de Ángel Ferrant que sustituye a la gótica destruida en la Guerra Civil. En el tímpano aparece el emblema y escudo de los Reyes Católicos. La portada de la Capilla de la Comunión es barroca.

Otros monumentos oriolanos destacados son el Palacio Episcopal, el Palacio de Rubalcava, la Casa Museo del poeta Miguel Hernández o la Torre de Cabo Roig.

Tan agotador recorrido por el casco oriolano merece una buena comida en estas tierras alicantinas.  Se puede optar por Casa Corro, un clásico de la comida tradicional, con especialidades como cocido de pava con pelotas, arroz con costra, guiso de albóndigas, pierna de cabrito al horno y postres como el helado de higos chumbos o los pasteles de Gloria.

Para acompañar estos manjares recomiendo los vinos de la zona de la D.O. Alicante como el Fondillón o los blancos de la Marina, así como los dulces para los postres de la Vall de Xaló.





Isla de Tabarca (Alicante)

7 07 2009

La isla de Tabarca es un paraiso por su riqueza natural con categoría de Reserva Marina.

Es la única isla habitada del “País Valencià”, situada a tan sólo tres millas del Cabo de Santa Pola.

Los tabarquinos la llaman “L’illa” aunque antiguamente se le denominó Plumbaria o Planesia (así llamada por el historiador griego Estrabón), de ahí el nombre de Isla Plana. 

illa tabarca

Isla de Tabarca

En 1768 el rey de Argel conquistó la isla tunecina de Tabarka e hizo prisioneros a unos 600 genoveses que vivían de la pesca del coral rojo. Por mediaciación del rey Carlos III fueron liberados y trasladados a Alicante, repoblando la isla en 1770, siendo fortificada con murallas, baluartes y baterías por el ingeniero militar Fernando Mendez Ras. Desde entonces, la isla pasó a denominarse Nueva Tabarca.

El trazado de la muralla rodea el núcleo poblacional  con tres puertas de acceso: La Porta de Sant Miquel o de Alacant, la Porta de Sant Rafael o de Llevant y la Porta de Sant Gabriel o de la Trencada.

porta sant gabriel

Porta de Sant Gabriel o de la Trencada

Al este de la población, en la zona denominada El Camp se levanta el cementerio, el faro y la Torre de Sant Josep de trazado troncopiramidal de tres plantas del S. XVIII.

torre sant josep

Torre de Sant Josep

La iglesia de Sant Pere i Sant Pau tiene un aspecto fortificado, combinando los estilos barroco y neoclásico. Es de una sola nave rectangular con capillas laterales entre contrafuertes.

esglesia tabarca

Iglesia de Sant Pere i Sant Pau

Las aguas transparentes invitan al baño tanto en la playa de arena situada al sur de la isla como en las diversas calas y playas empedradas, como la cala del Llop Marí, la cala de la Galera o la cala del Francés.

Desde Santa Pola, Alicante o Guardamar del Segura salen las “tabarqueras” que nos acercan a la isla.

faro tabarca

Faro de Tabarca

La isla es sobrevolada por especies como la gaviota de Audoin, el alcatraz común, el cormorán moñudo o el paiño común.

En el medio acuático abundan las praderas de Posidonia y una rica fauna destacando los serránidos y espáridos, la langosta, la cigarra de mar, las nacras, e incluso podemos avistar la tortuga boba.

platja tabarca

Playa de Tabarca

Si exceptuamos los meses de verano, la isla de Tabarca es un remanso de paz, donde las calles huelen a mar y el silencio es interrumpido por el oleaje en los días de temporal o el graznido de las gaviotas.

carrer tabarca

Calle de Tabarca

Los tabarquinos aunque con apellidos italianos (Ruso, Ferrara,  Chacopino, Pianello, Luchoro, Chipolina, etc.) hablan un perfecto “valencià” y son fieles a las tradiciones de la “terreta”.

Después de 44 años sin “foguera de Sant Joan” por falta de bomberos, los tabarquinos quemaron su hoguera en el 2009, pero en vez del día 24 de junio, como es tradicional en Alicante, lo hicieron el 29 de junio, festividad del patrón insular Sant Pere.

foguera

Foguera de Tabarca 2009

La gastronomía local se sustenta en el caldero tabarquí, el arroz negro, la caldereta de langosta o el calamar de potera, entre otros platos marineros, con los que hace un buen maridaje algún vino blanco afrutado con D. O. Alicante.

Caldero tabarquí





La Vila Joiosa (Alicante)

10 11 2008

En el corazón de la comarca alicantina de la Marina Baixa se encuentra La Vila Joiosa, antaño pueblo marinero que dependía de la pesca y que hoy en día tiene en el turismo su principal fuente de ingresos como las vecinas localidades de Benidorm, El Campello o Sant Joan.

En la edad de bronce hubo un asentamiento ibérico y en época romana se denominaba Alonis o Alone. En la Edad Media estuvo prácticamente despoblada hasta la fundación de La Vila Joiosa por Bernat de Sarriá, almirante del rey Jaime II, con la finalidad de controlar las incursiones musulmanas por el mar. En el S. XVI, el rey Felipe II mandó amurallar la ciudad para acabar con los desembarcos berberiscos.

1la-vila-joiosa1

Casas de colores de La Vila Joiosa

El casco histórico marinero se sitúa por dentro y fuera de la muralla de Felipe II, configurando un entramado de plazuelas y calles estrechas con sus cuestas y bajadas, desde donde se divisa el azul intenso del mar Mediterráneo.

La Vila Joiosa presume de sus alegres casas de colores con sus tonos pastel que resaltan sobre todo al amanecer y al atardecer (Villa Alegre en castellano).

2vila-joiosa_aj

Casco histórico de La Vila Joiosa

Presidiendo el casco histórico se levanta la torre campanario de la Iglesia-fortaleza de la Asunción, construida en el S. XVI, de una sola nave de estilo gótico levantino con ábside poligonal. Posteriormente se añadieron unas portadas renacentistas y adosadas dos capillas neoclásicas en el S. XVIII. La torre de la iglesia ejercía funciones de vigilancia de la costa.

3esglesia

Torre de la Iglesia de la Asunción

Como es tradición en muchos pueblos alicantinos las calles se denominan con nombres del santoral local como: Sant Antoni, Sant Pere, Sant Cristófol, Sant Telme, Sant Josep o Santa Marta (patrona de la villa).

Las fiestas de Moros y Cristianos, en honor a Santa Marta, se celebran desde hace 250 años y conmemoran el intento de abordaje de la villa en 1538 por el pirata berberisco Zalé-Arraez. Según la tradición, Santa Marta provocó una riada que arrasó los barcos enemigos.

Las fiestas se celebran en julio y en la madrugada del día 28 se celebra el desembarco del bando musulman. Por la tarde, los cristianos reconquistan la fortaleza tras librar la batalla con el enemigo.

4vila-joiosaplaca

Plaza de la Iglesia

A orillas de la playa mientras se contempla el mar o las casas de colores del Paseo del Arsenal, se puede degustar un buen helado alicantino o un chocolate típico de La Vila Joiosa.

5vila-joiosa-arsenal

Paseo del Arsenal

La gastronomía local se fundamenta en el pescado y marisco fresco de la Costa Blanca. En la Avenida del País Valencià se encuentra el restaurante Hogar del Pescador, uno de los locales culinarios de mayor solera de La Vila Joiosa. Recomiendo los crujientes de Pebretera, la ensalada templada de rape y raya, los chipirones y especialmente los arroces como el arroz con sepia, habas y alcachofas o el arroz meloso de gambas y rape. Los vinos blancos con D. O. Alicante hacen un maridaje perfecto con esta rica cocina de la Marina Baixa.





La Romana (Alicante)

8 04 2008

En la comarca alicantina del Vinalopó se encuentra la localidad de La Romana, inmersa en un paisaje típico mediterráneo entre viñedos, granados, algarrobos, almendros y olivos, apartada del turismo masivo de la cercana Costa Blanca.

El nombre de La Romana es de orígen árabe, del término “Al-Rûman”, que significa “los granados”. La población pertenecía a la baronía de Novelda en 1449 y parte de su territorio estuvo poblado por moriscos hasta su expulsión en 1609. En el año 1749 se fundó el Marquesado de La Romana con la familia de los Maza de Lizana, descendientes de los barones de Novelda. En el año 1929 se segregó jurídicamente de Novelda.

Iglesia de Sant Pere

La iglesia de San Pedro con su torre cuadrada preside la población siendo un simbolo del pueblo sus campanas conocidas como “las voces de Dios, pregoneras de alegría, de fiesta y también de duelo”.

Como bien da a conocer el ilustre romanero D. Ricardo Jover Mira, los volteos y toques más tradicionales son los siguientes: “entierro general”, “mortichol o albaet” (fallecimiento de un bebé), “a rebato” (ante una catástrofe), “toque de almas” (Todos los Santos), “Eucaristía del Jueves Santo”, “toque de alba”, “toque del ángelus” (mediodía) y el de las “fiestas patronales” con repique general de campanas.

La Carrasca de La Romana

En las afueras de la población se encuentra La Carrasca de La Romana, una de las encinas mayores de la Comunitat Valenciana, situada a escasos metros de la rambla. La edad estimada es de 800 años y sus dimensiones más llamativas son: perímetro basal (4’8 metros), diámetro basal (1’5 metros), altura (26 metros) y diámetro de copa (28 metros).

La economía local se basa en las canteras de mármol de sus montañas, la uva de mesa del Vinalopó, los olivos y los almendros. Las fiestas patronales de “Moros i Cristians” se celebran en el mes de agosto.

Los alredededores de la población invitan al senderismo entre las sierras de Las Pedrizas, Reclot y Algayat, estando salpicado el paisaje por preciosas casas rurales.

Casa rural La Romaneta

Tras las rutas senderistas el viajero puede reponer fuerzas en “Cá Cantó” con la degustación de los platos típicos de la comarca: arroz con conejo y caracoles, arroz caldoso, gazpacho alicantino, gacha miga, los “ajos”, la sopa de “giraboix” o las típicas pelotas de carne denominadas “fasegures”.

Todo ello se puede regar con los buenos caldos de la zona con D. O. Alicante de la Bodega Cooperativa de La Romana. Para el postre recomiendo una copa de vino Fondonet de L’Algenya .

El merecido relax se encuentra en el magnífico Hotel Spa La Romana que ocupa el espacio de una antigua masía rehabilitada en la partida Casa Azorín de la localidad. Muchas son las actividades programadas desde el hotel como senderismo, cicloturismo, rutas a caballo, escuela de conducción de todo terreno, parapente, viajes en globo y golf en las instalaciones cercanas de Alenda Golf.

A mi en particular, además de correr y andar por los preciosos caminos del entorno, me gusta practicar el juego autóctono de “la melona”.

Quien sabe si algún día el juego de “la melona” entrará a formar parte de los Juegos Olímpicos.





Elx (Alicante)

9 10 2007

En un día como hoy, 9 de octubre, día del País Valencià, no podía faltar un artículo referente a una de las ciudades más bellas de mi tierra: ELX

La ciudad de Elche es conocida por tener 2 Patrimonios de la Humanidad, algo excepcional a nivel mundial, a saber, el Palmeral d’Elx formado por más de 200.000 palmeras y el Misteri d’Elx, drama litúrgico medieval que se representa en la Basílica de Santa María y que relata la Dormición, la Asunción a los cielos y Coronación de la Vírgen María.

Palmeral

Palmeral d’Elx

Basìica Sta. Mará

Basílica de Santa María

Sin embargo, uno de los aspectos menos conocidos de Elche es su patrimonio de torres y fortalezas localizadas en el casco histórico o en las afueras de la ciudad. Todavía existen restos de muralla rodeando el casco histórico con torres como la de Santa Lucía, la torre Vill, la torre del Concejo, la torre Cova, etc.

Las torres y fortalezas más relevantes son las siguientes:

Castillo Palacio de Altamira: Se localiza en la plaza del Palacio frente al río Vinalopó y el palmeral municipal. Es de planta poligonal sobresaliendo la torre mayor cuadrangular y los torreones cilíndricos de las esquinas. En su interior alberga el Museo Arqueológico Municipal.

Castillo Altamira

Castillo de Altamira

Castillo Altamira y palmeral

Vista de Elche desde el campanario de la Basílica

Torre almohade de la Calaforra: Debió ser una antigua fortaleza adelantada de la muralla almohade del S. XIII que daba protección a la Puerta Lucentina, a la que llegaba el camino de Alicante. En 1492 se aprobó la construcción de un anexo que albergaba una báscula municipal de harina.

Torre Calaforra

Torre almohade de la Calaforra

Torre de Vaíllos: Se encuentra al norte del casco histórico en el huerto palmeral de Vaíllos. Se trata de una torre cuadrada y ataluzada en su base y se distribuye en planta baja y dos alturas. La puerta principal está adintelada y enmarcada en sillares.

Torre Vaìlos

Torre de Vaíllos

Torre de Ressemblanc: Se sitúa al sur del casco histórico siendo una torre de sección rectangular distribuida en tres plantas y un semisótano, siendo rematada por una terraza rodeada de ménsulas. En la fachada sur destaca el escudo herádico de los Santacilla.

Torre Ressemblanc

Torre de Ressemblanc

En el término municipal de Elche existen más torres alejadas del casco histórico que contribuyen a aumentar la riqueza monumental de la ciudad, destacando la Torre de Carrús, la Torre Estaña, la Torre de Asprillas y la Torre de Palombar.

Una visita tan agotadora entre fortalezas y torres medievales se merece el buen yantar del guerrero a base del famoso “arrós amb costra”, el puchero con pelotas o el arroz con conejo y caracoles. De postre recomiendo el pan de higo acompañado de licor de dátil.

Entre los restaurantes ilicitanos destacan La Finca, el Parque Municipal o Mesón el Granaíno.

Durante las fiestas de agosto del Misteri d’Elx cabe destacar la noche mágica del 13 de agosto con la “Nit d’Albá”, un espectáculo pirotécnico de 60′ de duración donde se lanzan cohetes y palmeras sin interrupción desde todas las calles y terrazas de la ciudad y que culmina con la gran palmera lanzada desde al campanario de la Basílica de Santa María.

Antes de dejar Elche se debe acudir a la Plaça de Baix para contemplar la Torre de Calendura con un reloj de autómatas de 1572. El mecanismo cuenta con dos figuras populares bautizadas como “Miquel Calendura” que hace sonar las horas y “Vicentet Calendureta”, más pequeño que anuncia los cuartos.