Mojácar (Almería)

27 04 2019

De una colina de la Sierra Cabrera almeriense, cuelgan las casas blancas de Mojácar, oteando el mar Mediterráneo, con su silueta de pueblo blanco y soleado.

Mojácar

Mojácar ha sido habitada por numerosos y variados pueblos desde la antigüedad. Poblada desde la Edad del Bronce alrededor de 2000 a. C., los comerciantes fenicios y cartagineses llegaron a servir a las comunidades en crecimiento.

Plaza de la Iglesia

Bajo el dominio griego, estos crearon un asentamiento llamado Murgis-Akra, palabra de la que derivaría luego, tras ser latinizada, el nombre Moxacar , luego, el de Muxacra por los árabes y finalmente el nombre actual de Mojácar.

Arco de la Plaza Nueva

Con la coronación de Mohamed-Ben-Nazar, Mojácar y sus tierras fueron incorporadas al Reino de Granada, y la ciudad se encontró con las fuerzas cristianas en el este. Se construyeron o reforzaron Atalayas y fortalezas durante el siglo XIV.

Plaza Nueva

El 10 de junio de 1488, los líderes de la región acordaron someterse a las fuerzas cristianas, aunque el alcaide de Mojácar se negó a asistir. En ese momento se produjo la reunión conocida como “árabe de Mojácar”, donde se acordó un pacto de libre asociación entre musulmanes, judíos y cristianos.

Plaza del Parterre

En el centro del casco histórico se encuentra la Iglesia de Santa María, construida a finales del S.XVI (año 1560) sobre la antigua Mezquita Mayor, y junto a ella la Plaza del Parterre, antiguo cementerio musulmán.

Vista de Mojácar Playa

Inició las obras de la iglesia, el maestro Sebastián Segura, cumpliendo una doble función: religiosa y como fortaleza defensiva.

Es muy llamativa la sencillez de su interior, que alberga una preciosa y significativa pintura al fresco realizada en los años 60 por un pintor itinerante. La iglesia había perdido el retablo del altar mayor durante los hechos acaecidos en la Guerra Civil. En su pequeña colección de imaginería cuenta con tallas de San Agustín y la Virgen del Rosario, Patrones de la Ciudad.

Calle típica

Las callejuelas son estrechas y están flanqueadas por balcones decorados con geranios de colores que contrastan con el blanco impoluto de las paredes encaladas. 

Vivienda mojaquera

Las techumbres de las viviendas son planas o de terraza, dando sensación de casas cúbicas, impenetrables, donde el turista desde fuera no puede visualizar sus laberínticas y empinadas calles. Antiguamente se utilizaban el adobe y la piedra formando techos abovedados, hoy en día el blanco es el protagonista de la arquitectura mojaquera.

Vista de Mojácar

Mojácar pueblo está formado por viviendas agrupadas, escalonadas, acomodadas a la topografía del terreno adecuándose a la arquitectura tradicional. El dominio del macizo sobre el hueco formando cubos más o menos geométricos de monocromía blanca, son algunas de las condiciones estéticas de las casas del pueblo.

Plaza del Arrabal

Mojácar cuenta con 17 kilómetros de costa, que van desde Marina de la Torre, límite con Garrucha, y hasta la Rambla de la Granatilla, en la impresionantemente bella pedanía de Sopalmo, y a pocos kilómetros de inicio del Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar, junto al término de Carboneras.

Calle típica

Entre los platos típicos de la gastronomía local se encuentran los gurullos, los guisos de pelotas, el caldo de pimentón, las migas, los arroces caldosos o incluso el cous-cous, fruto de nuestro legado andalusí.

Entre los pescados más comunes de la zona, habría de destacar el gallo pedro, los espetones de sardinas o júreles, los calamares a la plancha o a la romana, los boquerones rebozados o en vinagre, la sepia en salsa, el pulpo a la vinagreta o la exquisita gamba de Garrucha.

Para acompañar los platos, los Vinos de la Tierra del Desierto de Almería, poco conocidos y en plena expansión.





Montoro (Córdoba)

24 12 2018

El casco urbano se ubica en la zona de contacto de Sierra Morena con la campiña, emplazado sobre un promontorio en el interior del meandro encajado que aquí forma el río Guadalquivir.

Vista de Montoro y el río Guadalquivir

Como núcleo urbano se especula con la posibilidad de que fuese una fundación de los colonizadores griegos, quienes la habrían denominado Aypora o Eipora.

En el Llanete de los Moros, se encuentra un núcleo ibero donde las excavaciones arqueológicas han sacado a la luz estructuras arquitectónicas y ajuares funerarios, actualmente expuestos en el Museo Arqueológico Provincial de Córdoba.

Montoro

A finales del siglo III a. C., Epora se ve inmersa en la Segunda Guerra Púnica, que la llevará a firmar un foedus con la República Romana en torno al 206 a. C.; junto con Gades, será una de las civitas foederata de la Bética, lo cual da muestra de su importancia, en especial hacia finales del siglo I a. C. 

Calle de Montoro

El establecimiento de godos en el monte contiguo a Épora desde el siglo VI provocó el nacimiento del topónimo Montoro (“Monte de los Godos”).

Tras el período visigodo y musulmán, la ciudad es conquistada definitivamente por el rey cristiano Fernando III el Santo el día de San Bartolomé.

Iglesia de San Bartolomé

La Iglesia de San Bartolomé constituye una de las obras más significativas del estilo arquitectónico de transición entre el gótico y el Renacimiento en la provincia de Córdoba.

Se inició a finales del siglo XV y se terminó a lo largo del siglo XVI. Sobresale su fachada principal, en la que se aprecia la convivencia del estilo gótico ojival, en su etapa tardía, y los inicios del plateresco. 

Iglesia de San Bartolomé

La portada principal, que, concebida en un gótico tardío de finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI, se encuentra retranqueada y es de dos cuerpos: El primero, adintelado, con el marco de motivo de galleta, flanqueado por columnas adosadas y superpuestas, cuyos capiteles decorados soportan las esculturas de los Santos Bartolomé y Santiago.

Sobre el dintel de la puerta arranca el segundo cuerpo, formado por un friso con decoración de cuadrilóbulos que soporta un arco de medio punto de remate a modo de frontón, decorado con elementos de hojarasca de estilo gótico. Entre el panel lobulado y el arco se abre una ventana adintelada, de época posterior, flanqueada por dos escudos de armas, de los patronos y titulares de la iglesia y de su fundador. Sobre el arco, y coronando el conjunto, la escultura de la Virgen del Rosario, copatrona de la ciudad de Montoro.

Calle de Montoto

La nave central, más alta que las laterales, está cubierta de un rico artesonado mudéjar con tirantas y labores estrelladas de lazo. Las naves laterales se cubren con bóvedas de crucería.

Otra iglesia destacable es la Iglesia del Carmen (Siglo XVIII) de estilo barroco.

Iglesia del Carmen

Su base económica es el cultivo del olivar, con varias almazaras que producen un aceite de alta calidad. Estos olivares ocupan más del 80 % de la superficie agrícola del municipio. También se dan otros cultivos en su zona de campiña como los cereales. Otras industrias de menor dimensión pero de raigambre e incluso fama, son la fabricación de mazapanes, la artesanía en cuero y la forja artística.

Calle de Montoro

Otros monumentos de interés son la Torre del Castillo de Villaverde, la Casa de las Tercias, la iglesia de Santa María de la Mota, la iglesia de San Juan de Letrán, la ermita de Nuestra Señora de Gracia, la ermita de Santa Ana y el Puente Medieval sobre el Guadalquivir o “Puente de las Doncellas”.

Ermita de Santa Ana

Es también una zona de gran valor fauní­stico y cinegético y ganadero. A Montoro por la belleza del meandro que envuelve al pueblo, se le conoce también como el Toledo Andaluz.

Panorámica de Montoro

Entre los platos típicos de Montoro se encuentran los faisanes ( variedad de seta ), el ajo sopeao, las papas en coña, las vinagreras, la carne de monte, todo ello cocinado con el rico aceite de oliva de la Sierra Montoreña. La gastronomía de esta ciudad va íntimamente ligada a su riqueza cinegética, pues en sus cotos se encuentran en abundancia especies como el jabalí, el ciervo, el conejo o la perdiz. 

Los vinos de la D. O. Montilla – Moriles acompañan los ricos platos de la gastronomía local.





Alhama de Granada (Granada)

19 08 2018

Alhama de Granada es conocida por sus baños termales árabes asentados sobre restos de los baños romanos, de los que procede su propio nombre, al-Hama, (“el baño”) y que darían lugar al actual Balneario, y por sus imponentes Tajos y barrancos situados dentro del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama.

Alhama de Granada

El casco histórico está repleto de monumentos civiles y religiosos. Entre los religiosos destacan la iglesia de la Encarnación, la iglesia del Carmen y los restos del contiguo Convento de Carmelitas, el Convento de San Diego y la iglesia de las Angustias. 

Iglesia de la Encarnación

La Iglesia Mayor de la Encarnación, es una iglesia gótico-renacentista, levantada por orden de los Reyes Católicos en 1505 sobre la Mezquita Mayor, siendo la primera iglesia cristiana consagrada en el antiguo reino de Granada, tras su toma por los cristianos. Su portada es obra de Enrique Egas.

Torre de la Iglesia Mayor de la Encarnación

En el centro de la población se levanta el Castillo, de origen árabe y reconstruido a principios del siglo XX sobre lo que fuera la Alcazaba.

Castillo de Alhama de Granada

Junto a la Iglesia Mayor de la Encarnación, se localiza la Casa de la Inquisición, de estilo gótico isabelino, que solo conserva original la bella fachada.

Calle Baja Iglesia

Otros monumentos civiles son el Hospital de la Reina, renacentista, primer hospital de sangre, y edificado sobre la que fuera casa del cadí de Alhama; la fuente conocida como Caño Wamba, erigida en 1533, de estilo renacentista, y el Granero Comunal o Pósito, que fue construido sobre la sinagoga existente a la conquista.

Casa de la Inquisición

La evolución de Alhama comienza a partir del asentamiento romano ubicado en la zona del Balneario. Algunos historiadores consideran que pudo ser la ciudad que Plinio el Viejo denominó como Artigi, aunque no existe certeza sobre ello, quedan restos romanos de algunas “Villae” (Casas de campo).

De esta época datan las termas, que posteriormente reutilizadas por los árabes; y también, el denominado puente romano, y un trozo de antigua calzada.

Arco de la Iglesia Mayor

Desde finales del siglo IX tenemos ya constancia de la actual Alhama. En esta época la población se ubica ya en la loma que domina los tajos del río que protegen su flanco este. Se fortifican los lados más vulnerables y se erige la antigua alcazaba, hoy desaparecida. Alhama alcanzó su máxima trascendencia histórica durante el periodo de plaza fuerte del reino nazarí de Granada.

Vista de Alhama de Granada

Su toma por los ejércitos de los soberanos de la Corona de Castilla el 28 de febrero de 1482, en represalia por la toma nazarí de Zahara de la Sierra (Cádiz) en 1481, significó el inicio de la Guerra de Granada.

Durante la guerra, ya en manos castellanas, Alhama sufrió varios sitios por parte de las fuerzas nazaríes, todos sin éxito. Durante el tercero, entre 1484 y 1485, el alcaide de Alhama, Íñigo López de Mendoza y Quiñones, ordenó el uso de papel moneda.

Fuente de los Reyes Católicos

Tras la conquista cristiana por el Marqués de Cádiz, Rodrigo Ponce de León y Núñez, la plaza conservó su importancia estratégica y económica. En 1486 los Reyes Católicos nombraron a Hernán Pérez del Pulgar, por medio de una Real Cédula, Capitán General de Alhama, en premio a su valor al protagonizar una arriesgada operación en 1482 en la que logra eludir el cerco y llegar hasta Antequera para pedir auxilio, evitando la pérdida de Alhama, estratégicamente situada en el centro del antiguo Reino Nazarí.

Vista de Alhama de Granada

La “olla jameña” es el plato típico por excelencia y es debido a la calidad de sus legumbres entre las que destacan los garbanzos y las lentejas, junto a esto, los embutidos derivados del cerco, así como el choto, el cordero, el queso el vino y su variadísima repostería son ejemplo de su rica gastronomía.

Los vinos con D. O. Granada, acompañan a los platos típicos de esta bella localidad granadina.





Setenil de las Bodegas (Cádiz)

23 03 2018

Uno de los pueblos blancos más bellos de Cádiz es Setenil de las Bodegas, cuyo casco histórico se encuentra incrustado en el tajo del río Guadalporcún.

Setenil de las Bodegas

La toma de Setenil durante la Reconquista fue fundamental para la corona castellana en su avance hacia Granada. Desde los tiempos de Juan II de Castilla hasta el reinado de los Reyes Católicos, se produjeron siete sitios (de ahí el nombre de la ciudad, “Septem Nihil”), siendo el último, el de 21 de septiembre de 1484, el que condujo a la victoria definitiva.

Setenil de las Bodegas

En la parte baja de la villa, los vecinos aprovecharon el tajo creado en la roca por el río Guadalporcún para construir sus casas.

Se trata de un excepcional ejemplo de un tipo de vivienda denominado “abrigo bajo rocas” que, a diferencia de otras construcciones semitroglodíticas desarrolladas en Andalucía, no excava la roca, sino que se limita a cerrar la pared rocosa y desarrolla la vivienda de forma longitudinal.

Calle Cuevas del Sol

El Castillo de Setenil es una fortaleza nazarí (siglo XIII) que cuenta con Alcázar, Torre del Homenaje, Medina, Baños, Mezquita y Coracha-Mina.

La fortaleza posee toda su cerca con 530 m. de muralla y sus cerca de 40 torres, siendo una de las pocas fortalezas nazaríes que conservan todo su entramado urbano medieval.

Cuevas a la Sombra

Cerca del castillo y dominando la población, se levanta la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación, de  estilo mudéjar y gótico (Siglo XV – Siglo XVII).

Castillo e Iglesia de la Encarnación

La Ermita de San Benito (Siglos XV – XVI), edificada sobre una mezquita del arrabal moro, cercana a una fuente. En 1502 tuvo varios pleitos con vecinos de la villa que pretendían quedarse con las fincas que le correspondieron en el repartimiento de los Reyes Católicos.

Es la sede de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Señora de la Soledad.

Casco histórico

La Antigua Casa Consistorial, antiguamente Torre Albarrana de acceso a la Fortaleza, Casa de la Harina y Casa Consistorial actual, siendo la sede de la Oficina de Turismo.

Calle del casco histórico

Entre todas las fiestas del pueblo de Setenil destaca la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional de Andalucía, que goza de gran arraigo popular y tradición cultural y en la que es singular la rivalidad entre las dos hermandades, la Santa Vera Cruz (los blancos) y Nuestro Padre Jesús (los negros), rivalidad que se tradujo en la llamada “guerra de las bandas”.

Calle Cuevas a la Sombra

Otra fiesta destacable es la Romería de San Isidro que se celebra en mayo en el Puerto del Monte donde las familias pasan el fin de semana, así como la Feria de Agosto.

Casco histórico

Recomendables los dos miradores panorámicos, el Mirador de la Villa (en la plaza de la iglesia) y el Mirador de Lizón (en la Torre del Homenaje).

Setenil de las Bodegas 

Desde Setenil de las Bodegas parten numerosas rutas de senderismo, siendo las más conocidas, la Ruta de los Molinos, la Ruta de los Bandoleros, la Ruta de la Cañada de Málaga o la Ruta del río Trejo.

Setenil de las Bodegas

Los productos típicos de gastronomía son las “sopas cortijeras” (pan, espárragos, aceite de oliva y huevo escalfado), el atún encebollado, las batatas con miel, el conejo a la serrana, o el revuelto de espárragos.

Para acompañar los platos, dejarse asesorar por los vinos de la tierra, y que se guardan en las bodegas de las casas cueva de la localidad.





Montefrío (Granada)

20 01 2018

En el noroeste de la provincia de Granada, limitando con las de Córdoba y Jaén, se encuentra la bella población de Montefrío, donde su paisaje natural y el conjunto monumental atrapan al viajero desde el primer instante.

Panorámica de Montefrío

En el paraje de la Peña de los Gitanos se encuentran restos del Neolítico Medio (4.500 a. C.), siendo ya conocida en la antigüedad como Mons Frigidus, alcanzando su esplendor en época árabe.

Vista de Montefrío desde el castillo

El rey nazarí Ismail III fue coronado fue coronado por los Abencerrajes, oponiéndose al rey nazarí de Granada Mohammed X (1445 – 1453).

El astuto rey de Granada llamó a una embajada a los Abencerrajes y los hizo degollar en la llamada hoy en día, Sala de los Abencerrajes de la Alhambra de Granada.

Iglesia de la Villa y restos del Castillo

Los Reyes Católicos conquistaron la población el 26 de junio de 1486, mandando construir la Iglesia de la Villa, sobre el castillo musulmán. La iglesia de planta rectangular, de estilo gótico renacentista, fue obra de Diego de Siloé, empezándose a construir en 1549.

Iglesia de la Villa

Desde los restos del Castillo árabe y la Iglesia de la Villa, las panorámicas son impresionantes, por lo que merece la pena la subida a pie, encontrándose el viajero con los enterramientos cristianos en pleno ascenso a la cumbre.

Enterramientos cristianos

Bajo el reinado de Carlos III se construyó la Iglesia de la Encarnación, obra de Lois de Monteagudo, discípulo de Ventura Rodríguez, destacando la traza de círculo perfecto de la nave.

Iglesia de la Encarnación

La Iglesia del Convento se consagró al culto de San Antonio de Padua, discípulo de San Francisco de Asís, destacando la hornacina en forma de concha de la fachada, con la estatua del santo.

Iglesia del Convento

Otros monumentos destacados de Montefrío son el Pósito (S. XVIII), el Puente Romano, el Hospital de San Juan de los Reyes, la Casa de los Oficios o la necrópolis visigoda.

Vista de Montefrío desde la Iglesia del Convento

Un reportaje de la prestigiosa revista “National Geographic” incluyó al municipio granadino entre los diez pueblos del mundo con mejores vistas, destacando el Mirador de National Geographic, desde donde se contempla el bello pueblo tan fotogénico.

Mirador de National Geographic

Los platos más típicos de la gastronomía local son los sesos al mojeteo, el choto con ajos, las tortillas de espárragos y collejas, el relleno de Carnaval o el remojón.

Los vinos con D. O. Granada, de la tierra, maridan con los platos de la peculiar gastronomía de Montefrío.





Pujerra (Málaga)

26 11 2017

La localidad de Pujerra se encuentra en el Valle del Alto Genal, formando parte de la amplia Serranía de Ronda, en la provincia andaluza de Málaga.

Vista de Pujerra

Entre el manto del inmenso bosque de castaños de la comarca, emergen los pequeños pueblos blancos del Alto Genal, como Cartajima, Igualeja, Júzcar, Parauta, Alpendeire, y Pujerra.

Bosque de Cobre

Durante el otoño el paisaje es espectacular, ya que con la caída de las hojas de los castaños, los árboles muestran tonos amarillos, rojos, naranjas y ocres, por lo que el inmenso bosque se le conoce como el “Bosque de Cobre”.

Camino del Bosque de Cobre

La mejor época para visitar este paisaje otoñal es durante el mes de noviembre, cuando el bosque con su suelo cubierto de castañas, manifiesta la belleza otoñal.

Bosque de Cobre

El Bosque de Cobre es de una gran riqueza forestal de considerable importancia ecológica, cultural y económica de la Serranía de Ronda.

Castañas

Con el fin de la recogida de la castaña, en noviembre, se celebran los populares “tostones”, donde se asan castañas acompañándolas con anís, licores y aguardientes del valle del Alto Genal.

Castañar de Pujerra

Muchas de las zonas del Bosque de Cobre están acotadas por sus dueños, pero gracias a la importante red de caminos y sendas que comunican los pequeños pueblos, el viajero puede disfrutar del paisaje otoñal, siendo una de las zonas más bonitas, la senda que bordea el río Genal entre Pujerra e Igualeja.

Castaño

Según una antigua tradición, en Pujerra nació el rey visigodo Wamba, sucesor del rey Recesvinto, reinando entre el 672 y el 680, siendo el último rey que dio esplendor a los godos.

Ruta entre Pujerra e Igualeja

Las calles tortuosas y estrechas de Pujerra, evidencian su origen morisco. Entre sus calles encontramos la Iglesia del Espíritu Santo, la Ermita de San Antonio y el monumento al rey Wamba.

Tras la expulsión de los árabes en 1501, el valle fue repoblado por cristianos, entrando en una fase de depresión, hasta el Siglo XVIII con la explotación mineral, la fábrica de aguardiente y los molinos harineros y de aceite.

Iglesia del Espíritu Santo

Por su heroica participación en la Guerra de la Independencia contra los franceses, Pujerra consigue su carta de villazgo de manos del rey Fernando VII. 

Todavía se oye una coplilla de la época que dice así: “Napoleón, Napoleón, conquistaste a toda España, pero no pudiste entrar en la tierra de las castañas”.

Castaño centenario

Entre los platos de la gastronomía local destacan el gazpacho caliente (durante los meses fríos), la olla pujerreña y los guisos con tagarninas, collejas, hinojos o espárragos trigueros.  De postre: los roscos caseros y los tostones.

Los vinos de la D.O. Sierra de Málaga acompañan estos platos, con sus tintos y sus vinos dulces para los postres.





Villalba del Alcor (Huelva)

27 01 2017

En la comarca del Condado de Huelva se encuentra Villalba del Alcor, siendo un pueblo agrícola con terrenos de cereales, olivos y vid.

1-villalba-del-alcor-huelva-iglesia-de-san-bartolome

Iglesia de San Bartolomé

Durante la época islámica, la localidad se situaba entre los Reinos de Sevilla y Niebla, siendo una zona fronteriza y peligrosa, por lo que se construyó en el S. XII, el castillo almohade de Ostilia.

En 1248, Fernando III conquista Sevilla y el Aljarafe, pasando Villalba del Alcor a manos cristianas, iniciándose la repoblación.

2-iglesia-de-san-bartolome

Iglesia de San Bartolomé

La Iglesia de San Bartolomé preside el centro de la villa, y es un ejemplo típico de iglesia castillo, levantada sobre una antigua fortaleza almohade.

De planta rectangular posee cuatro torreones en sus esquinas, dándole una apariencia de fortaleza, destacando la influencia mudéjar.

3-iglesia-de-san-bartolome

Iglesia de San Bartolomé

Las calles del casco histórico resaltan por las casas andaluzas encaladas, con un blanco radiante, acentuado por el sol de Andalucía y sus tejas rojizas.

4-casa-del-banco-de-andalucia

Calle típica de Villalba del Alcor

En torno a la Iglesia de San Bartolomé encontramos el Antiguo y el Nuevo Ayuntamiento de la población, en la confluencia de la avenida Francisco Alcalá con la avenida de Andalucía, desembocando en la Plaza de la Constitución.

5-villalba-del-alcor-huelva-antiguo-ayuntamiento

Antiguo Ayuntamiento

El Antiguo Ayuntamiento es un edificio dieciochesco, junto a la iglesia de San Bartolomé, y perteneció a los Osorno, mecenas de gran parte del patrimonio cultural de la villa.

6-villalba-del-alcor-huelva-ayuntamiento

Nuevo Ayuntamiento

El Nuevo Ayuntamiento del S. XX, consta de dos plantas, la inferior con vanos de medio punto, y la superior con balcones y ventanas.

Anteriormente, en el edificio hubo un juzgado, un colegio y varias tabernas.

7-capilla-de-la-santisima-trinidad

Capilla de la Santísima Trinidad

La Capilla de la Santísima Trinidad destaca por la ornamentación cerámica de su interior y el retablo de Guzmán Bejarano, con un cuadro del S. XVII de la Santísima Trinidad.

8-villalba-del-alcor-huelva-convento-de-san-juan-bautista

Convento de San Juan Bautista

El Convento de San Juan Bautista o Convento de Clausura de las Madres Carmelitas Descalzas fue fundado en 1618, y se compone de residencia e iglesia.

La clausura gira en torno a dos claustros, mientras que la iglesia de estilo barroco, destaca por la techumbre mudéjar a dos aguas, el coro y el retablo mayor.

9-villalba-del-alcor

Calle típica de Villalba del Alcor

Las calles de Villalba del Alcor están repletas de casas señoriales, destacando la Casa de Lizcano, la Casa del Banco de Andalucía o la Casa del Cañon, todas ellas del S. XVIII.

10-villalba-del-alcor-huelva-torrre-alambique

Torre Alambique

En la calle San Bartolomé se levanta la Torre Alambique, formada por varios cuerpos con vanos al exterior, situándose en la azotea la chimenea de la antigua fábrica.

La Ermita de Santa Águeda es un curioso edificio de planta octogonal y de estilo neogótico, evocando la cúpula del Duomo de Florencia.

11-villalba-del-alcor-huelva-ermita-de-santa-agueda

Ermita de Santa Águeda

Los platos típicos de Villalba del Alcor se basan en los productos del campo, destacando la caldereta de cabeza de lomo de cerdo, la carne de venado en adobo, el cocido de calabaza y judías verdes o las habas con poleo.

Los vinos D. O. Condado de Huelva maridan con los platos de la gastronomía local.