Avilés (Asturias)

19 10 2010

El casco histórico de Avilés fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1955 destacando el conjunto de edificios con sus soportales. Está constituido por una amalgama de estilos desde el románico al modernista pasado por el gótico y el barroco.

Calle Galiana

El conjunto de calles monumentales está situado alrededor del Palacio Municipal y del barrio marinero de Sabugo, destacando la calle Galiana, la calle Bances Candamo, la calle Rivero, la calle Ferrería o la calle San Francisco con sus edificios modernistas. La Plaza de España, en el centro del casco histórico, está presidida por el Palacio Municipal.

Palacio Municipal

Entre sus calles afloran edificios civiles con Palacios como el del Marqués de Camposagrado del S. XVII y el del Marqués de Ferrera, ambos barrocos, o casas góticas como la de Valdecarzana con sus preciosos arcos geminados.

Calle San Francisco

La calle San Francisco destaca por el conjunto de edificios modernistas frente a la iglesia de San Nicolás de Bari y la fuente de los caños de San Francisco.

Fuente de los Caños de San Francisco

En el barrio de pescadores de Sabugo se alza la Iglesia Vieja de Sabugo de origen románico y de finalización gótica.

Iglesia Vieja de Sabugo

La iglesia se sitúa en la plaza del Carbayo desde donde parten calles típicas marineras como la de Bances Candamo o la calle de la Estación.

Calle de Bances Candamo

En la plaza de Carlos Lobo se levanta la Iglesia de los Padres Franciscanos, el edificio más antiguo del románico de Avilés (finales del S. XII) que conserva su portada románica en su fachada oeste. Adosada a la cara norte de la iglesia se encuentra la Capilla funeraria de los Alas, del S. XIV.

Iglesia de los Padres Franciscanos

Sin lugar a dudas, la estampa más típica de Avilés, son sus calles engalanadas de soportales, que protegen al viajero de las inclemencias del tiempo.

Soportales

Un clásico de la restauración en Avilés es el Asador El Poeta, en la calle de la Estación, donde se puede degustar la merluza a la avilesina, la caldereta, las sardinas al vino o la ternera guisada con “arveyos” y con la sidra natural como bebida acompañante. De postre se puede tomar el arroz con leche o las “marañuelas” de Avilés, aunque personalmente recomiendo una tabla de quesos asturianos, con Cabrales, Casín, “Afuegal’ Pitu”, Gamonedo o Beyos.





Buitrago del Lozoya (Madrid)

24 01 2008

Con las prisas de nuestro tiempo el viajero del S. XXI se desplaza rápidamente por autovías y autopistas dejando en la cuneta pueblos hermosos como este de Buitrago del Lozoya junto a la A-1 entre Madrid y Burgos.

Buitrago del Lozoya se situa al norte de la Comunidad de Madrid y está circundado por el río Lozoya. La población está rodeada por una muralla de origen musulmán que cuenta con catorce torres conservando la coracha y parte de la barbacana.

En el S. XIV se construyó el Castillo o Alcázar de estilo mudéjar. En la Edad Media fue residencia del Marqués de Santillana y en él residió la reina Juana de Portugal y su hija Juana la Beltraneja.

 Buitrago

Buitrago del Lozoya

Antes de los árabes estuvieron los romanos tras la conquista por Cayo Flaminio en al año 190 a. C. llamándose el lugar “Licabrum”.

El nombre de Buitrago aparece por primera vez en 1076 en el llamado Fuero de Sepúlveda del rey Alfonso VI.

Pasear por las calles de Buitrago del Lozoya es volver al medievo con sus calles estrechas, su castillo y sus murallas. En el interior del recinto encontramos la Iglesia de Santa María del S. XIV que cuenta con un precioso artesonado mudéjar.

Murallas Buitrago 

Murallas de Buitrago del Lozoya

La población cuenta con un Museo Picasso con obras de la colección de Eugenio Arias, natural de la población madrileña, y que fue barbero y amigo íntimo del genial pintor malacitano.

Muchas son las rutas de senderismo que se pueden realizar desde la localidad en las inmediaciones de Somosierra.

En el Asador Las Murallas se puede degustar el lechazo asado en horno de leña, el chuletón o entrecot de la sierra o una buena sopa castellana acompañados por los pujantes vinos con D.O. Madrid.