Chinchilla de Montearagón (Albacete)

19 01 2015

A escasos kilómetros de la capital manchega se encuentra Chinchilla de Montearagón, dominada por su Castillo.

266.Chinchilla de Montearagón

Plaza de La Mancha

La Plaza de la Mancha es el centro de la ciudad rodeada por el Ayuntamiento (S. XVI – XVIII) presidido por el busto de Carlos III, la iglesia de Santa María del Salvador y la Torre del Reloj.

331

Iglesia de Santa María del Salvador

La iglesia de Santa María del Salvador es el monumento más emblemático de la ciudad, de origen gótico mudéjar, con añadidos posteriores renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Es el Santuario de la Santísima Virgen de las Nieves, patrona de Chinchilla de Montearagón.

357

Puerta gótica del templo

Frente a la iglesia de Santa María del Salvador, encontramos la Torre del Reloj, que marca las horas de esta villa manchega, que fue capital efímera de la provincia.

346

Torre del Reloj

El casco histórico está repleto de palacios, como el Palacio López de Haro, el Palacio Núñez Cortés (plateresco), o el Silo de los Pacheco.

300

Palacio Núñez Cortés

El Castillo de origen árabe, preside la población, con una vista excepcional de la llanura de La Mancha. En el S. XV alcanza su esplendor siendo construido bajo las ordenes de Juan Pacheco.

267

Castillo de Chinchilla de Montearagón

El Ayuntamiento en la Plaza de la Mancha, posee dos fachadas, la de la plaza, barroca, del S. XVIII y la de acceso, adintelada.

284

Vista del Ayuntamiento desde el Castillo

La fachada de la calle Fernando Núñez (S. XVI) es obra de Andrés de Vandelvira, maestro alcazareño del Renacimiento español.

363

Arco del Ayuntamiento

Desde el Castillo a la Plaza de la Mancha, un laberinto de calles estrechas y tortuosas, conforman el casco histórico de la villa.

373

Calle típica

En la gastronomía local destaca la perdiz en escabeche, el ajo pringue, las migas ruleras, el atascaburras, el azotabarbas o el guisado de cordero.

Para acompañar los platos, los vinos con D. O. Manchuela.





Alcalá del Júcar (Albacete)

19 07 2014

En la comarca de La Manchuela de Albacete,  se encuentra Alcalá del Júcar, en lo alto de una colina que preside un meandro del río Júcar camino del Mediterráneo.

002

Alcalá del Júcar

Es uno de los pueblos más pintorescos de España, encajado en la Hoz del Júcar, con sus casas excavadas en la roca, adaptándose al terreno, conformando una red de calles estrechas y empinadas camino del Castillo.

005

Castillo y casco histórico

En el S. XII existía una fortaleza musulmana, siendo conquistada la plaza en 1213, por el rey Alfonso VIII. El castillo fue ampliado y remodelado en el S. XV por el Marqués de Villena, Don Juan de Pacheco.

3

Castillo de Alcalá del Júcar

El Castillo de Alcalá del Júcar es de planta pentagonal con dos torrecillas  circulares en los ángulos rectos, con tres plantas en su interior, levantándose en la parte más elevada de la villa.

011

Castillo de Alcalá del Júcar

Según la leyenda una princesa cristiana llamada Zulema, era pretendida por el musulmán Garadén, y que fiel a su fe se suicidó arrojándose al vacío. Otras versiones hablan de los amores prohibidos de Zulema, esta vez musulmana, con un caballero cristiano.

5

Hoz del Júcar

El serpenteante río Júcar discurre por su hoz, dejando paisajes ribereños de gran belleza, plagados de caminos ideales para practicar senderismo, bajo la sombra de los pinos y de un frondoso bosque de ribera.

6

Cueva de Garadén

La Cueva de Garadén es una de las escasas cuevas fortificadas de la Península, situándose en el cinto norte de las paredes de la hoz, cerca de la Ermita de San Lorenzo. Sus dimensiones serían de 40 metros de ancho por 35 metros de profundidad.

7

Puente Medieval e Iglesia Parroquial

El Puente Medieval (S. XIV – S. XV) era paso obligado del Camino Real de Castilla a Levante, convirtiéndose en puerto seco o aduana.

Los vecinos le denominan con el nombre de “Puente Romano”, pese a no ser de la época del imperio romano.

8

Vista desde el Castillo

La iglesia parroquial se construyó entre el S. XV y el S. XVIII, de nave única y cruz latina, destacando la bóveda gótica. La torre y la fachada, de estilo academicista, son obra del arquitecto Lorenzo Alonso.

9

Río Júcar

En el casco urbano se encuentran casas cueva, que cruzan la roca sobre la que asienta la población, destacando la Cueva del Diablo y la Cueva de Masagó, reconvertidas en casas museo y locales de restauración, donde degustar los productos gastronómicos de La Manchuela.

10

Castillo de Alcalá del Júcar

Por su término municipal pasaba la Ruta de la Lana, una de las rutas de la trashumancia, de origen prerromano, siendo regulada en tiempos de Eurico, rey visigodo, hasta adquirir su esplendor en la Edad Media.

11

Calle del casco histórico

Si por el día Alcalá del Júcar brilla con luz propia, al caer la noche, las luces de sus calles y monumentos, realzan la belleza de este pueblo manchego, bajo el manto de las estrellas de un cielo limpio sin contaminación atmosférica.

12

Vista nocturna de Alcalá del Júcar

En la gastronomía local no puede faltar el gazpacho manchego, además del morteruelo, el atascaburras, las migas ruleras, el moje, las gachas o el arroz con serranas.

Tan contundentes platos típicos manchegos se acompañan de los vinos D. O. Manchuela, con sus uvas más características, la macabeo y la bobal.





Ayna (Albacete)

17 04 2013

Camino de la Sierra del Segura encontramos la localidad manchega de Ayna, a los pies de la ribera del río Mundo rodeada de imponentes farallones rocosos.

1.Ayna

Ayna

En su término municipal encontramos la Cueva del Niño con pinturas rupestres que datan de 10.000 a 15.000 años a. C. El casco antiguo está formado por un laberinto de calles estrechas y tortuosas, asomándose al río Mundo.

2.Ayna

Ayna desde el Castillo

La Plaza Mayor es el centro neurálgico de la villa y en ella se celebran los festejos taurinos en las fiestas patronales, con encierros por las calles empinadas de la población.

3.Ayna

Plaza Mayor y coso taurino

En la parte más alta del pueblo encontramos los restos del Castillo de la Yedra, de origen árabe, formando un conjunto con las rocas, que es conocido como la Cueva de los Moros.

4.Ayna

Castillo de Yedra

En la Plaza Mayor encontramos el Ayuntamiento, y sobre ella planea la sombra de grandes rocas denominadas “los Mayos” por los lugareños. Desde la plaza parten varias rutas de senderismo tanto por la sierra como por el cauce del río Mundo.

5.Ayna

Ayuntamiento y los Mayos

Sobre una vieja ermita se construyó la iglesia de Santa María de lo Alto, destacando el campanario del S. XVII.

6.Ayna

Iglesia de Santa María de lo Alto

La principal belleza de Ayna radica en su paisaje verde, entre montañas, cascadas de agua y fuentes, por lo que se le conoce popularmente como la “Suiza manchega”. El amanecer  y el atardecer invitan a pasear por los caminos de sus alrededores.

7.Ayna

Amanece en Ayna

La ribera del río Mundo y el Rincón de La Toba son lugares llenos de encanto para disfrutar de la naturaleza, con sus bosques de ribera y pinares, entre los que es fácil observar el vuelo de las rapaces.

8.Ayna

Ribera del río Mundo

Cualquier epoca es buena para disfrutar del paisaje, auque quizás el otoño sea la mejor estación por los colores amarillos, rojos y ocres típicos de esta estación anual.

9.Ayna

La Toba y río Mundo

El Rincón de La Toba posee paredes rocosas verticales de más de 100 m. de altura, entre las que brota el agua en múltiples manantiales, formando bellas cascadas de agua.

10.Ayna

Cascada de La Toba

Desde el Mirador del Diablo se divisa todo el pueblo de Ayna, así como la ribera del Mundo y su sierra. Otro enclave con encanto es la aldea de Royo Odrea con sus casas trepando por la ladera del río Mundo.

12.Ayna

Panorámica de Ayna

En el Mesón de La Toba es ideal para reponer fuerzas a base de atascaburras, rabo de cerdo frito, pisto manchego y todo tipo de carnes a la brasa, destacando el cordero segureño.

Los vinos con D. O. Almansa pueden maridar con los platos manchegos de la serranía, especialmente con las carnes a la brasa.





Nerpio (Albacete)

16 10 2009

La localidad albaceteña de Nerpio se sitúa en el punto más meridional de Castilla La Mancha, junto a la Sierra del Segura, estando encañonada entre las provincias de Jaén, Granada y Murcia.

nerpio1

Paraje de Casas de la Tercia

La huella del hombre en Nerpio se plasma en los numerosos abrigos de Arte Rupestre Levantino, destacando los conjuntos de La Solana de las Covachas y el Torcal de las Bojadillas. Posteriormente surge el poblado fortificado ibero del Macalón situado en un farallón rocoso junto al río Taibilla, y que data del S. VII a. C.

En él se han encontrado restos de objetos fenicios y griegos, fruto del intercambio con otras culturas mediterráneas. El poblado es abandonado por orden de Sempronio Graco en el año 179 a. C. bajo la dominación romana.

nerpio2

Castillo de Taibilla

El monumento más emblemático de Nerpio es el Castillo Fortaleza de Taibilla que data de la dominación almohade en el S. XII.

Destaca la imponente Torre del Homenaje de planta rectangular que se levanta sobre un macizo rocoso en las Casas de la Tercia.

nerpio3

Torre del Homenaje

En 1242 las tropas cristianas al mando del Maestre de la Orden de Santiago, D.Rodrigo Yánez y del aragonés D. Pedro Fernández de Azagra, Señor de Albarracín, conquistaron la fortaleza y el núcleo poblacional de Nerpio.

En el S. XVI la villa de Nerpio fue colonizada por familias dedicadas a la agricultura, en una época en la que era dependiente de Yeste. Fue en el año 1688 cuando Nerpio obtuvo el título de villa y su independencia.

Entre sus calles estrechas de trazado musulmán se levanta la Iglesia parroquial de la Purísima, y junto a ella, se localiza la pintoresca calle del Arco.

nerpio4

Iglesia de la Purísima

Los nogales cubren el paisaje de los alrededores de la villa, junto a los árboles de ribera, como los chopos, álamos o sauces, del cauce del río Taibilla. Muchas rutas senderistas recorren el término municipal, entre las montañas y el embalse fruto de la confluencia de los ríos Taibilla y Turrilla.

Para los más expertos la Ruta Santiaguista recorre la comarca del Alto Segura donde forjó su historia la Orden de Santiago, a través de pueblos como Letur, Socovos, Yeste o Nerpio.

nerpio5

Río Taibilla

Tras largos paseos el viajero puede degustar la gastronomía local con platos contundentes como el cordero segureño, las migas con caldo, los andrajos, el atascaburras,  la olla de alubias morunas y los guisos de matanza.

La bebida acompañante de los platos es el zurracapote, similar a la sangría. Como postre sugiero la torta de nuez acompañada por unas cerezas en aguardiente.





Arcas del Villar (Cuenca)

16 11 2007

Cuenca es una de las ciudades españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad. El viajero se pierde por sus callejas, su Catedral, las Casas Colgadas o sus murallas y se suele olvidar de Arcas del Villar, una pequeña localidad a tan sólo ocho kilómetros de la capital donde el símbolo es la preciosa iglesia románica de Nuestra Señora de la Natividad del siglo XIII.

Iglesia Natividad 

Iglesia románica de Nuestra Señora de la Natividad

Se trata de una iglesia de una sola nave de planta rectangular con una transición al gótico al cubrir con madera su ábside semicircular. En el exterior destaca su espadaña exenta con un arco ojival en su base por la que se accede al atrio. Su fachada principal posee cinco arquivoltas sobre otras tantas columnas con decoración vegetal.

En su interior destaca la imágen del Cristo y la Virgen de la Higa, así como la bóveda que recorre la iglesia.

Arcas 

Iglesia de la Natividad de Arcas del Villar

Tras disfrutar de la bella iglesia románica de Arcas del Villar recomiendo un descanso en la hoz del Huécar, afluente del Júcar, al que se une en la misma capital conquense.

Un lugar idílico es la Cueva del Fraile en plena hoz del Huécar, rodeada de pinos y con unas vistas impresionantes sobre la capital.

En su restaurante se ofrecen los productos típicos como los “zarajos” (tripas de cordero sobre ramillas de sarmiento), el “morteruelo” (especie de paté elaborado con perdiz, codorniz, gallina, cerdo, conejo y liebre que se condimenta con tomillo y romero), el “ajoarriero o atascaburras” (elaborado con patatas, bacalao, pan y huevos cocidos, con una pizca de sal y ajo) o los contundentes platos de caza.

Como postre podemos tomar el “alajú” , de origen árabe, a base de almendras y miel en forma de torta y cubierto de obleas. Para ayudar a digerir tan suculenta comida tenemos el licor típico de Cuenca, el “resolí” elaborado con crema de café, coñac y anís.

Desde la Cueva del Fraile parten nunerosas rutas de senderismo hacía la serranía conquense o hacía la misma Cuenca monumental a través de los ríos Júcar y Huécar.