Chinchilla de Montearagón (Albacete)

19 01 2015

A escasos kilómetros de la capital manchega se encuentra Chinchilla de Montearagón, dominada por su Castillo.

266.Chinchilla de Montearagón

Plaza de La Mancha

La Plaza de la Mancha es el centro de la ciudad rodeada por el Ayuntamiento (S. XVI – XVIII) presidido por el busto de Carlos III, la iglesia de Santa María del Salvador y la Torre del Reloj.

331

Iglesia de Santa María del Salvador

La iglesia de Santa María del Salvador es el monumento más emblemático de la ciudad, de origen gótico mudéjar, con añadidos posteriores renacentistas, barrocos y neoclásicos.

Es el Santuario de la Santísima Virgen de las Nieves, patrona de Chinchilla de Montearagón.

357

Puerta gótica del templo

Frente a la iglesia de Santa María del Salvador, encontramos la Torre del Reloj, que marca las horas de esta villa manchega, que fue capital efímera de la provincia.

346

Torre del Reloj

El casco histórico está repleto de palacios, como el Palacio López de Haro, el Palacio Núñez Cortés (plateresco), o el Silo de los Pacheco.

300

Palacio Núñez Cortés

El Castillo de origen árabe, preside la población, con una vista excepcional de la llanura de La Mancha. En el S. XV alcanza su esplendor siendo construido bajo las ordenes de Juan Pacheco.

267

Castillo de Chinchilla de Montearagón

El Ayuntamiento en la Plaza de la Mancha, posee dos fachadas, la de la plaza, barroca, del S. XVIII y la de acceso, adintelada.

284

Vista del Ayuntamiento desde el Castillo

La fachada de la calle Fernando Núñez (S. XVI) es obra de Andrés de Vandelvira, maestro alcazareño del Renacimiento español.

363

Arco del Ayuntamiento

Desde el Castillo a la Plaza de la Mancha, un laberinto de calles estrechas y tortuosas, conforman el casco histórico de la villa.

373

Calle típica

En la gastronomía local destaca la perdiz en escabeche, el ajo pringue, las migas ruleras, el atascaburras, el azotabarbas o el guisado de cordero.

Para acompañar los platos, los vinos con D. O. Manchuela.





Artajona (Navarra)

14 05 2013

En la comarca de Tafalla, en pleno centro de la Comunidad Foral de Navarra, se encuentra la villa medieval de Artajona.

1.Artajona

Iglesia de San Saturnino y Muralla

El viajero puede contemplar desde la lejanía la imponente fortaleza medieval sobre el cerro donde se asienta la población, y que se denomina El Cerco de Artajona.

2.

Muralla de El Cerco

El conjunto amurallado data del Siglo XI, y contaba con catorce torreones almenados, de los que quedan nueve, unidos por el camino de ronda. El Cerco fue mandado construir por los canónigos de Saint Sernin de Toulouse  en 1085.

3.

Interior del Cerco de Artajona

En el Siglo XIV fue reconstruida la fortaleza tras numerosas luchas, bajo el reinado de Carlos II el Malo. El viajero puede pasear por las estrechas calles llenas de encanto que evocan a la Edad Media.

4.

Iglesia fortaleza de San Saturnino

En el interior del Cerco encontramos la iglesia fortaleza de San Saturnino, construida en el Siglo XIII sobre las ruinas de una iglesia románica. Destaca la portada gótica con doce arquivoltas, a ambos lados del tímpano. En el mismo destacan las figuras talladas del martirio de San Saturnino, así como de la reina Juana de Navarra y el rey Felipe el Hermoso.

5.

Rosetón de la iglesia de San Saturnino

En el Siglo XIV, el rey Carlos III el Noble declara “Buena Villa”, aforándose al fuero de Estella, pasando a ser villa realenga. La torre de la iglesia servía como torre de vigía, destacando por encima de la muralla y la propia iglesia.

6.

Iglesia fortaleza de San Saturnino

Entre los Siglos XV y XVI hubo una guerra civil entre agramonteses y beuamonteses, cayendo la villa bajo el señorío de Beuamont. Posteriormente la ciudad se desarrolló por fuera del Cerco, en la parte baja o “Rabal”.

7.

Iglesia de San Pedro

En la parte baja encontramos la iglesia de San Pedro de estilo gótico, siendo construida en el Siglo XIII. Su interior fue reformado en el S. XIX con elementos neoclásicos.

9.

Basílica de Nuestra Señora de Jerusalén

En dirección a Pamplona encontramos la Basílica de Nuestra Señora de Jerusalén construida en el S. XVIII, y que alberga en su interior a la virgen de Jerusalén, patrona de Artajona.

Según la tradición, Godofredo de Bouillon, tras la primera cruzada, se la regalo a Saturnino de Lasterra, capitán artajonés, como premio a su lucha en la cruzada.

8.

Artajona e iglesia de San Pedro

La gastronomía local destaca por las verduras y hortalizas, como los espárragos, las alcachofas o los pimientos del piquillo. Entre los platos de carne destacan el cochifrito y los chilindrones.

Los vinos con D. O. Navarra acompañan a los ricos platos navarros de Artajona.





San Juan de los Terreros (Almería)

19 11 2012

En la comarca del Levante almeriense, limitando con la Región de Murcia, se encuentra la pequeña población de San Juan de los Terreros, perteneciente al municipio de Pulpí, destacando sus calas y playas a orillas del Mediterráneo.

Playa de los Cocedores

La primera playa y más oriental de Andalucía es Cala Cerrada aunque es más conocida por Playa de los Cocedores, ya que a principios del S. XX había allí un cocedor de esparto, tan abundante en esta tierra tan árida.

Playa de los Cocedores

La Playa de los Cocedores tiene forma de media luna, siendo sus aguas cristalinas y tranquilas para el baño. Sus acantilados de arenisca, erosionados por el agua y el viento, dorados por la luz, sobre todo del atardecer, configuran un paisaje de incomparable belleza.

Playa de los Codedores

En la base de los acantilados se observan antiguas cuevas excavadas por los habitantes de la zona en épocas pasadas, denominadas “terreros”.

Limitando con la Playa de los Cocedores se encuentra la Playa de La Carolina del municipio murciano de Águilas.

Playa de los Cocedores

Otras dos playas famosas de San Juan de los Terreros son la Playa de la Mar Rabiosa y la Playa de la Mar Serena, separadas por un gran peñón que los nativos denominan “El Pichirichi”.

Castillo de San Juan de los Terreros

Bajo el reinado de Carlos III se construyó el Castillo de San Juan de los Terreros. El proyecto original fue del arquitecto Thomas de Warluzel D’Hostel (1764) siendo finalizado por Antonio Duce.

Castillo de San Juan de los Terreros

La fortaleza defensiva fue construida para la defensa de los ataques piratas del Magreb durante el S. XVIII. Se localiza en lo alto de una colina, dominando el paraje natural de Isla de Terreros e Isla Negra.

Castillo de San Juan de los Terreros

El paraje natural está compuesto por la costa y dos islas de origen volcánico, con escasa vegetación pero donde nidifican multitud de aves como la gaviota patiamarilla, la pardela cenicienta, el paíño europeo o el vencejo común.

Paraje natural de San Juan de los Terreros

La vegetación está compuesta mayoritariamente por especies rupícolas adaptadas a la escasez de lluvia. Los fondos marinos son ricos en peces, crustáceos y cefalópodos, que se refugian en las praderas de Posidonea.

Vegetación de los acantilados

De la gastronomía destacan los productos del campo y los manjares del mar. De los primeros, el ajo colorao, las migas con tropezones, el arroz con habichuelas o la torta de chicharrones, mientras que de los segundos, la gamba blanca, el asado de pulpo o la gamba roja de la vecina Garrucha.

Los platos pueden acompañarse con los vinos almerienses poco conocidos con denominación “Vinos de las Sierras de Las Estancias y Los Filabres”.





Olite (Navarra)

25 04 2008

A orillas del río Zidacos en el corazón de Navarra se encuentra la villa de Olite, entre la ribera y la montaña, siendo la capital de una de las cinco merindades del viejo Reino de Navarra, llegando a ser sede de la corte real.

En la “Historia de regibus gothorum” de San Isidoro se puede leer la primera referencia escrita de Olite, según la cual el rey godo Suitila fundó Oligicus en el año 621. En la Baja Edad Media se inició el esplendor de la villa, comenzando el rey Carlos III “El Noble” y su esposa, Leonor de Trastámara, la construcción del Palacio Real.

Palacio de los Reyes de Navarra

El Palacio Real tiene sus orígenes en el “praesidium” romano siendo una obra ecléctica al gusto cortesano de la Baja Edad Media. La influencia francesa se aprecia en la proliferación de torres, miradores y chimeneas con tejado de plomo. Destaca en su interior la Galería de la Reina.

Galería de la Reina

Cerca del Palacio Real se encuentra el Palacio Viejo o de los Teobaldos, fortaleza del recinto primitivo romano que fue reutilizado por los monarcas navarros como palacio. La ciudad conserva parte de lienzos y cubos de la muralla romana y medieval.

La Torre del Chapitel o Torre del Reloj da acceso a la Plaza de Carlos III, centro neurálgico con el Ayuntamiento.  La Iglesia de San Pedro Apóstol es un bello ejemplo del románico destacando el claustro y la esbelta torre posterior de estilo gótico.

La Iglesia de Santa María la Real destaca por su espléndida portada gótica de gran riqueza iconográfica (S. XV). En su interior encontramos el retablo renacentista de Pedro Aponte y una imágen gótica del crucificado.

 

Portada de Santa María la Real

Los Monasterios de San Francisco y de Santa Engracia y la Ermita de Santa Brígida completan el patrimonio histórico de Olite.

En Casa Zanito se puede degustar el bacalao en carpaccio, las alubias verdes con crujiente de papade y cigalita, la terrina de morro y carrillera de ternera o la merluza dos salsas de hongo y trufa.

Los vinos de la D. O. Navarra son los caldos apropiados para acompañar tan suculentos manjares.

Durante el mes de agosto las calles se engalanan con pendones para celebrar un mercado medieval que atrae a miles de turistas.