Segorbe (Castellón)

18 05 2019

Segorbe se encuentra en la comarca castellonense del Alto Palancia, ubicándose en el cerro de Sopeña, abriéndose al valle del río, en el camino natural entre Valencia y Teruel.

Torre del Botxí

Tras la romanización, Segorbe se convierte en sede episcopal durante la época visigoda. En el año 546 se celebró el concilio Valentino, al que concurrió el prelado segobricense.

Al convertirse el rey Recaredo al cristianismo, se celebró en el año 589 el II Concilio de Toledo. El primer obispo conocido de Segorbe fue Próculo que ocupó el asiento 28 en este concilio. A partir de entonces hay referencias de la asistencia a casi todos los Concilios de Toledo por parte de los obispos de Segorbe.

Torre de la Cárcel

De origen musulmán son sus estrechas calles, placetas y casas que trepan sobre las cuestas del cerro. En el año 1229 la ciudad estaba en poder de Zeyt Abuzeyt, antiguo rey moro de Valencia que, al ser expulsado por Zayan, pasó a residir en su castillo.

Arco de la Verónica

En el año1245, el rey Jaume I incorporó Segorbe a la corona aragonesa tras un pacto con Zeyt, en la que permanecerá hasta el siglo XV cuando Segorbe se transforma en Ducado, aunque siempre vinculado a la familia real.

Arco de la Verónica

Entre los señores de Segorbe destaca Dña. María de Luna, esposa del rey D. Martín “El Humano” y por tanto reina de Aragón o el infante D. Enrique de Aragón y Pimentel, más conocido como “Infante Fortuna”, primero que utilizó el título de Duque de Segorbe.

Acueducto de Segorbe

Debido a su categoría de Sede Episcopal, por Segorbe han pasado personajes de renombre como Benedicto XIII (el Papa Luna) que fue canónigo de la Catedral, como también Rodrigo de Borja, más tarde Alejandro VI, o Fray Luis Amigó.

Murallas de Segorbe

Entre sus monumentos destacan las murallas (Siglo XIII) y el Acueducto (Siglo XIV). Varias torres o puertas de acceso a la muralla se conservan, como el Arco de la Verónica (en su cara interior conserva una imagen de la Santa Faz), la Torre del Botxí o del Verdugo y la Torre de la Cárcel.

Catedral Basílica

La Catedral Basílica comenzó a levantarse en el Siglo XIII, sobre la mezquita andalusí, de estilo gótico inicial. Destaca el claustro gótico, uno de los pocos claustros de planta trapezoidal.

Torre de la Catedral

La “Entrada de Toros y Caballos” son fiestas de interés turístico internacional. Las primeras referencias a la fiesta se sitúan en el siglo XIV y está en la costumbre de llevar a los toros a la plaza, para su posterior lidia, desde los corrales.

La excepcionalidad al festejo la otorga el hecho de ayudarse de caballos para guiar a los toros y la ausencia de barreras para contener a los animales convirtiéndose el público en un auténtico muro que impide su fuga.

Monumento a la “Entrada de Toros y Caballos”

Entre los platos típicos de su gastronomía destacan la olla segorbina, el arroz “empedrao” o el puchero. Son famosos sus embutidos, como la morcilla de arroz y cebolla, las longanizas o las güeñas, sin olvidar el jamón serrano.

Para acompañar los platos, los Vinos IGP Castelló, maridan perfectamente con tan contundente gastronomía de interior.

Anuncios




Morella (Castellón)

26 07 2011

En el norte de la provincia de Castellón se encuentra Morella, la capital de la comarca denominada “Els Ports – Maestrat”, que con su silueta medieval impacta al viajero desde la lejanía, con su castillo en lo más alto del cerro donde se asienta y las murallas rodeando la villa. Es para mí, la ciudad más bella de mi “País Valencià”.

Morella

Los ilercavones lucharon unas veces a favor de los cartagineses, y otras a favor de los romanos, hasta que sufrieron la romanización pasando a formar parte de la provincia Tarraconensis. Tras la dominación fugaz visigoda, Morella alcanzaría su esplendor en la Edad Media. 

Tras la dominación bereber, Morella sería liberada por las tropas del rey Jaume I El Conqueridor, a las ordenes de Blasco de Alagón, en el año 1232.

Portal de Sant Miquel

Las murallas de Morella tienen un perímetro de 2’5 Km. con 10 torres defensivas y 7 puertas de acceso a la ciudad: el Portal de Sant Miquel, el Portal del Rei, el Portal de Forcall, el Portal dels Estudis, el Portal de Sant Mateu, el Portal de la Nevera y la Porta Ferrisa. 

Por la Porta Ferrisa entró a la villa el caballero Blasco de Alagón al tomarla a los musulmanes, mientras que por el Portal del Rei, hizo su entrada triunfal Jaume I El Conqueridor.

Portal del Rei Jaume I El Conqueridor

Las obras de la actual muralla se iniciaron en el S. XIV por el “mestre de murs” Aparisi Joan, terminándose en el S. XV. La altura oscila entre 10 y 15 metros y la anchura de los muros es de 2 metros.


Portal dels Estudis

Uno de los hechos históricos de Morella se dió en 1414, previo al Compromiso de Caspe, reuniéndose en la Arciprestal de Santa María, el rey Fernando I de Aragón, fray Vicente Ferrer y el Papa Benedicto XIII, más conocido como Papa Luna.

Portal de Sant Mateu

El acueducto de Santa Lucía es otra de las señas de identidad de la Morella medieval, con sus arcos ojivales góticos, que enmarcan la silueta morellana, bajando el Puerto de Torre Miró. Fue construido en 1318 para llevar el agua de las fuentes del Aljub y de Vinatxos a la Font Vella de Morella.

Acueducto Medieval 

Frente al Portal de Sant Miquel se levanta una preciosa cruz de término, de estilo gótico, denominada “Creu de les tres testes coronades” (cruz de las tres cabezas coronadas), obra de Antoni Sancho, y que conmemora la visita del rey Fernando I, el Papa Luna y Sant Vicent Ferrer. 

“Creu de les tres testes coronades”

Más tardía es la cruz que preside el final de la Cuesta dels Colomer, junto a la Basílica Arciprestal de Santa María, una de las joyas de Morella. 

Cruz de la Cuesta dels Colomer

La Basílica Arciprestal de Santa María la Mayor fue construida entre 1265 y 1343, siendo consagrada para el culto en 1318 con la presencia del rey Jaume II El Just, siendo una de las obras cumbres del gótico catalán.

Debido a la presencia de la ladera del cerro del castillo, la basílica tiene la particularidad de contar con dos puertas en el mismo lado, una junto a la otra, denominadas Puerta de los Apóstoles (S. XIV) y Puerta de las Virgenes (S. XV).

Puerta de las Virgenes y Puerta de los Apóstoles

La Puerta de los Apóstoles destaca por las figuras del apostolado en sus jambas. En el friso del tímpano se representa escenas de la vida de María, situandose a la derecha un rosetón gótico por donde penetra la luz.

Puerta de los Apóstoles

En la parte superior del tímpano se representa la Coronación de la Vírgen La portada se encuentra entre dos pilastras de hornacinas con esculturas posteriores de época renacentista. 

Detalle de la Puerta de los Apóstoles

La puerta de madera está adornada por herrajes mudéjares y esta datada en el S. XV. En el interior destaca la escalera de caracol de acceso al coro, el Pórtico de la Gloria y el altar mayor churrigeresco. 

Detalle de la puerta

La Puerta de las Virgenes está dedicada a Santa Ursula, destacando las figuras femeninas de las jambas. El campanario situado en la cabecera tiene forma de gran espadaña. El órgano barroco fue construido en 1717, obra de Francisco Torrull.

Puerta de las Virgenes

El Convento de Sant Francesc fue construido en 1272,  con una iglesia de acceso a través de un atrio con tres grandes arcos ojivales, de una sola nave que culmina en el ábside de gran altura.

Ábside del Convento de Sant Francesc

Los restos del claustro gótico son de gran belleza con sus columnas y arcos, que dejan a la vista del viajero, el imponente Castillo de Morella. 

Claustro del Convento de Sant Francesc

En el interior de la Sala Capitular destaca la pintura al fresco del S. XV que representa la “Danza de la Muerte”.

“Danza de la Muerte”

Una de las fortalezas más imponentes del medievo es el Castillo de Morella, plagado de batallas en la Edad Media, la Guerra de Sucesión o las Guerras Carlistas. 

A la muerte de Fernando VII, estalló la guerra entre los partidarios de su hermano, Don Carlos y los de la reina madre María Cristina. El General Ramón Cabrera, conocido como “El tigre del Maestrazgo” conquistó Morella el 26 de enero de 1838.

Monumento al General Cabrera en el Castillo de Morella

Como curiosidad, resaltar la existencia de unos retretes al vuelo, junto a la denominada Torre de la Pardala, por donde entraron las tropas carlistas. El General Cabrera fue derrotado por el General Espartero el 30 de mayo de 1840, por lo que este recibió el título de Duque de Morella.

Castillo de Morella

Desde las alturas del castillo se contempla una panorámica extraordinaria de la comarca y de la población, rodeada por sus murallas, situándose la Plaza de Armas a 1.070 m. de altitud.

Morella desde el Castillo

Otros edificios destacables del casco histórico son la Casa de la Vila, ubicada en un palacio gótico que alberga la Sala del Consell, la Corte del Justicia y la Lonja, y los numerosos palacetes góticos, como la Casa del Cardenal Ram, la Casa de los Rovira, la Casa de los Ciurana de Quadres o la Casa del Marqués de Cruilles.

Leyenda del milagro de Sant Vicent Ferrer

Durante su estancia en Morella en 1414, Sant Vicent Ferrer obró el milagro de la resurreción de un niño que había sido descuartizado y guisado por su madre en obsequio al santo….¡que cada uno saque sus conclusiones!.

A la hora de reponer energías, se puede optar por tapear los productos típicos de Morella a lo largo de la calle porticada de Blasco de Alagón, en la que destaca la Casa de Pere Adell, donde degustar las croquetas morellanas, el ternasco, la sinfonía de setas silvestres o la olla del Maestrat, tomando de postre la cuajada morellana de leche de oveja o el típico “flaó” relleno de almendras y requesón.

Para los más sibaritas, recomiendo el Restaurante Daluan, donde degustar el carpaccio de trufa blanca con aceite de oliva farga, la sopa morellana o el taco de foie gras con Pedro Ximénez con croqueta de manzana. Los postres deliciosos como el carpaccio de piña con crema catalana o el crujiente de higos con brandy trufado.





Jérica (Castellón)

6 01 2011

A mitad del viejo Camino Real, entre Teruel y Valencia, se encuentra la localidad castellonense de Jérica, bordeada por la moderna autovía Mudéjar y el río Palancia, destacando por encima de la villa su Torre de La Alcudía o de Las Campanas.

Torre de La Alcudía o de Las Campanas de Jérica

Muchos son los restos encontrados del imperio romano pero no es hasta el S. XII, cuando Jérica aparece en citas árabes como Sharíqua o castillo de los Jarifes, perteneciendo al Reino de Taifa de Valencia. En el año 1098 es conquistada por El Cid, pero cae de nuevo en manos musulmanas hasta la reconquista definitiva por el rey Jaime I de Aragón. A la muerte de su esposa Na Violant, el rey prometió matrimonio a Teresa Gil de Vidaurre, otorgándole el castillo y su término, creándose el Señorío de Jérica. En 1372 vuelve a la Corona, hasta que en 1565 renuncia a los Fueros de Aragón y acepta los Fueros de Valencia.

La Torre de Las Campanas se construyó sobre un tronco piramidal octogonal, al que se añadió en el S. XVIII, un cuerpo de campanas de ladrillo de estilo neomudéjar.

Ayuntamiento de Jérica

En las dependencias adjuntas al Ayuntamiento de Jérica se ubica el Museo Municipal, siendo un buen punto de partida para recorrer el casco urbano, recomendando hidratarse antes con la fresca agua de la Fuente de Santa Agueda, construida en 1770.

Fuente de Santa Agueda

Desde el Portal de San Joaquín y Santa Ana, también conocido como Portal de Teruel, se accede al casco histórico por el tercer cinturón de la muralla. Las calles estrechas y empinadas sobre la colina nos acercan al segundo cinturón de la muralla, conservándose varios torreones.

Portal de Teruel

El segundo cinturón de la muralla se conoce como “Muralla de Media Villa”, edificándose en el S. XIV. En la plaza de San Juan se conserva un buen tramo del lienzo con torreones.

Muralla de Jérica

El Portal de La Sala tiene planta cuadrada y se denomina así, por albergar la sala donde se reunía el Concejo de la Villa. Se situa cerca de la iglesia parroquial.

Portal de La Sala

El Portal de San Juan se ubica en la Torre del Reloj, que antaño servía de campanario de la población, antes de la edificación de la Torre de Las Campanas.

Portal de San Juan

Por el Portillo de San Roque de la “Muralla de Media Villa” se accede a la Ermita de San Roque y  a los restos del antiguo castillo árabe.

Portillo de San Roque

La Ermita de San Roque se construyó tras la Reconquista en el S. XIII, pudiéndose apreciar los trazos góticos de la misma. Se asienta sobre la antigua mezquita árabe.

Ermita de San Roque

En lo alto del Monte Peña Tajada se alzan los restos del castillo y la “Torreta” o Torre del Homenaje, construida con sillares de piedra sobre restos romanos y árabes. Desde el Castillo se divisa una panorámica impresionante de la villa y de la hoz del río Palancia.

Castillo de Jérica – Torre del Homenaje

La iglesia de Santa Agueda es el principal templo de Jérica, y aunque sus inicios fueron góticos, su estilo predominante es el barroco del S. XVIII, destacando la fachada retablo de la puerta principal.

Iglesia de Santa Agueda

La Iglesia de la Sangre de Cristo, iniciada en la Edad Media fue reformada en estilo barroco y alberga el patrón de la villa, el Cristo de la Sangre. Destaca en el exterior, el campanil de estilo mudéjar.

Iglesia de la Sangre de Cristo

Cerca de esta iglesia se encuentre el Arco de la Rocha del Hospital, que fue mutilado para dar más amplitud a la calle. Del Convento de Agustinos del Socós (S. XVII) sólo queda la iglesia, en los extramuros de la población.

Iglesia del Convento de Socós

También en los extramuros encontramos la pequeña Ermita de Nuestra Señora de Loreto que formó parte de un hospital en el S. XVII.

Ermita de Nuestra Señora de Loreto

Entre los platos de la gastronomía local destacan la olla, la sopa de ajo, la sopa de picadillos, el arroz al horno, el arroz con cangrejos o las patatas rojas, acompañados por los vinos de la tierra, bajo la denominación “Vins de la Terra de Castelló”.





Onda (Castellón)

4 01 2010

Puerta de entrada al Parque Natural de la Sierra Espadán es Onda, situada en la comarca de la Plana Baixa de Castelló, entre los ríos Mijares y Sonella, albergando en su término municipal el Pantano de Sitjar.

La presencia humana en Onda data del periodo Neolítico y de la Edad de Bronce, como lo demuestran los hallazgos del Torrelló. Fue colonia griega y romana, pero el asentamiento definitivo fue árabe, siendo amurallada la ciudad en el S. XI.

En el año 1090 fue conquistada por el Cid Campeador, para ser recuperada por los musulmanes en 1102. En 1238, el rey Jaime I El Conquistador, conquistó Onda para la Corona Catalano-Aragonesa, otorgándole la Carta Puebla. En la ciudad convivieron cristianos, judíos y moriscos, hasta la expulsión de estos últimos.

Panorámica de Onda

El casco antiguo de Onda fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1976, manteniendo el sabor medieval sus calles estrechas y plazuelas, añadiendo un toque barroco los numerosos retablos cerámicos del S. XVIII que adornan su callejero.

El Castillo de Onda data del S. X siendo de origen musulmán. En el S. XII se construyó la torre albarrana, denominada “Canpanar dels moros” y la muralla tapial.

Castillo de Onda

Zayan, el último rey moro de Valencia, rindió la plaza al rey Jaime I y esté la donó a la Orden del Temple  hasta que en 1319 pasa a la Orden de Montesa, ampliándose el castillo con torres y muralla, de ahí la denominación de “Castillo de las 300 torres”.

El castillo tuvo una relevancia en la Guerra de las Germanías (1519-1524) y fue cuartel general del Duque de Segorbe durante la represión mudéjar de la Sierra Espadán en 1526.

Iglesia de la Sang

Los caballeros templarios levantaron la Iglesia de la Sang en el S. XIII, destacando el porticado gótico abocinado con arcos de medio punto. La iglesia es de una sola nave con artesonado mudéjar.

Plaza del Almudín o de la Font de Dins

Muy cerca de la Iglesia de la Sang encontramos el corazón del casco medieval, la Plaza del Almudín o de la Font de Dins, con sus porches góticos del S. XV. La plaza hasta el S. XIX fue mercado de grano, y en sus edificios estuvo el matadero, la prisión en la Torre del Reloj y la Casa del Consell.

Porches góticos

En el lado norte de la primitiva muralla se levanta el Arco de Sant Pere, de medio punto, sobre el que se puede ver el escudo tallado en la piedra con las siete barras y la corona real de Aragón.

Plaza del Almudín

La Iglesia de la Asunción es barroca del S. XVIII, construyéndose el templo original sobre la antigua mezquita, en el S. XIV. La construcción de planta en cruz latina tiene adosada la Capilla de la Comunión.

Iglesia de la Asunción

En el interior destaca el Retablo de San Antonio y Santa Bárbara de Joan de Joanes y el Retablo de las Almas del Maestro de Cabanyes. Los frescos de la Capilla de la Comunión son de José Vergara.

Otros monumentos religiosos de Onda son las ermitas de El Salvador y Santa Bárbara, las capillas de Sant Josep y Sant Vicent Ferrer y los conventos de Santa Catalina y El Carmen.

Fachada de la Iglesia de la Asunción

La ciudad cuenta con dos conocidos museos, el Museo del Azulejo y el Museo de Ciencias Naturales.

Numerosas rutas de senderismo parten de Onda hacia la Sierra Espadán, las Peñas Aragonesas o hacia la localidad de Tales.

Azulejo de Onda

Entre los platos gastronómicos de Onda tenemos el “arrós en pilotes” (arroz con albóndigas)  y la paella valenciana. Los dulces son muy afamados en la localidad destacando la “Coca malfeta” y la “Mona de Pascua”.

Los platos se pueden acompañar de los desconocidos vinos de la tierra, Vins de la Terra de Castelló, elaborados con uvas tradicionales como la garnacha o bobal, a las que se han añadido cepas de Cabernet Sauvignon, Merlot o Pinot Noir.