Tarazona de la Mancha (Albacete)

25 04 2020

Junto al arroyo de las Cañadillas se encuentra Tarazona de la Mancha (Albacete), y su conjunto urbano se organiza en torno a la Plaza Mayor, creando un conjunto armonioso en una de las plazas mayores más bellas de Castilla La Mancha.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor destaca por el balconaje corrido de madera con baluartes torneaos y las esquinas con arcos de sillería que se abren a las calles adyacentes, siendo el epicentro de la población, en torno a la cual se organizan las calles y travesías.

Plaza Mayor e Iglesia de San Bartolomé

El Ayuntamiento consta en su base de arcos que recogen los soportales clásicos de las plazas de este tipo, pero en pequeñas dimensiones. A su lado la parroquia rompe la homogeneidad, por color, construcción y envergadura.

Durante la invasión árabe, a partir de año 711, el actual término de Tarazona formaba parte y estaba bajo la jurisdicción de la villa de Alarcón, ocupada por los moros hasta que el rey Alfonso VIII tomará ese castillo en 1184. 

Arco de entrada a la Plaza Mayor

En el año1476 las tierras de Tarazona pasaron a pertenecer al Marquesado de Villena. El actual pueblo fue fundado por vecinos de Villanueva de la Jara sobre una antigua aldea llamada “Casas de Cuarto Alto”, a mediados del siglo XV.

Balcones típicos de la Plaza Mayor

En la época de Carlos I se iniciaron gestiones para conseguir el título de “villa”, pero fue Felipe II quien el 11 de octubre de 1564 le concedió el Privilegio de Villazgo, dándole jurisdicción hasta el río Júcar.

Ayuntamiento e Iglesia de San Bartolomé

A la Plaza Mayor da el Ayuntamiento, con un soportal sobre arcos de medio punto, con una inscripción sobre la fecha de su construcción en 1692.

En una esquina se encuentra grabado un escudo del Papa Inocencio XI, y en el centro hay una fuente instalada en 1928. En tiempos de Carlos IV se celebraron corridas de toros en la plaza.

Fuente de la Plaza Mayor

La Iglesia de San Bartolomé comenzó a construirse en 1549 y se finalizó en 1649 con la terminación de la torre. La iglesia tiene tres naves y cinco tramos, separados por columnas de estilo jónico, y varias capillas adosadas. Está cubierta por una bóveda de crucería, con ligaduras y terceletes.

Iglesia de San Bartolomé

Bajo los soportales de la Plaza Mayor, todavía resisten viejas tiendas llenas de encanto, como el horno pastelería, aunque muchos de esos comercios se han reconvertido en bares.

Comercio de la Plaza Mayor

Un gran atractivo de Tarazona de la Mancha es su famoso Carnaval, que atrae a numerosos visitantes, de los más famosos de la provincia de Albacete.

Las fiestas patronales se celebran en honor a San Bartolomé el 24 de agosto, y junto a los carnavales, están declaradas de Interés Turístico Regional.

Balcones corridos de madera

En el casco urbano se alzan algunas casas hidalgas, con portadas de cantería de un barroco contenido, con magnificas rejas de forja y abundante ornamentación.

La ermita de San Roque tiene en su interior pinturas policromas de estilo rococó, en cambio, la ermita de San Antón de estilo barroco destaca por su torre de chapitel.

Plaza Mayor

La gastronomía de Tarazona es típica manchega, a base de gazpacho manchego, morteruelo, o las migas, sin olvidar las carnes de cordero.

Los vinos D. O. Manchuela son perfectos para acompañar los recios platos de la villa.





El Puente del Arzobispo (Toledo)

20 11 2019

El Puente del Arzobispo, en la comarca de la Campana de Oropesa (Toledo), debe su nombre y su origen a la construcción del puente en el siglo XIV. 

Puente del Arzobispo

Don Pedro Tenorio, Arzobispo de Toledo y Duque de Estrada, era propietario de la vecina Alcolea de Tajo, desde donde era necesario cruzar el Tajo para llegar al Santuario de la Virgen de Guadalupe en Extremadura. Alrededor del puente se creó un asentamiento, ya que su construcción facilitaba el paso no sólo a Extremadura, sino también a Lisboa y Ávila. 

Plaza de España

El puente es la mayor atracción para los viajeros. Se construyó con sillares en 1380, con ocho arcos, que en el siglo XVIII pasaron a ser once para prevenir las riadas.

Fuente de la Plaza de España

De la arquitectura religiosa destacan la iglesia de Santa Catalina, de estilo gótico-mudéjar; el convento de los Franciscanos, para venerar a Nuestra Señora de Majano o la ermita de Nuestra señora de la Bienvenida, de los siglos XVI y XVII.

Arquitectura popular

Entre los monumentos civiles destaca el Rollo, que data del siglo XIV, y la casa de Diego de Villarroel. Un conjunto de casas populares con soportales y encaladas aportan el sabor manchego.

Puente del Arzobispo

Durante siglos la cerámica fue la mayor fuente de riqueza de la población, pudiéndose visitar el Centro de Interpretación de la Cerámica.

Arco del puente

En la población nació Diego de Villarroel, hidalgo, militar, conquistador y colonizador español que fuera nombrado en 1554 como segundo alcalde de primer voto de la ciudad de Santiago del Estero y posteriormente como teniente general de la gobernación del Tucumán desde 1565.

Río Tajo

En relación a su fundación tenemos la “Leyenda del Puente del Arzobispo” que dice así: 

“En cierta ocasión bajaban las aguas bravas. Tanto que se habían llevado con la crecida algunos ojos del puente de Talavera y los tablones del puente Pinos. El arzobispo tenía que cruzar sin falta el río para acudir a las granjerías que su madre le dejó en herencia por estas tierras. Esperó varios días pero las aguas seguían bajando altas. Al cruzar, un remolino hizo casi zozobrar la barca y, al sujetarse el prelado en la pértiga del barquero para no caer al río, su anillo se hundió en las aguas. Era una joya magnífica con un rubí del tamaño de un huevo de gorrión que le habían regalado los judíos de Toledo. Tan disgustado quedó su eminencia por la pérdida, que ofreció una bolsa de monedas al mozo que consiguiera sacarlo del fondo del Tajo. Muchos lo intentaron en los días siguientes pero no consiguieron encontrarlo aunque ya sabéis que el agua de este río si no hay riada es como un cristal.

Plaza de España

Cuando volvió el Arzobispo al cabo de unos meses y preguntó por su anillo. Unos pastores le dijeron que había sido imposible encontrarlo por más que hasta los zagales se sumergían en las pozas gritando ¡A por el anillo del obispo!

Pues escuchad pastores -dijo el arzobispo Tenorio- Sed testigos de mi promesa: Si el anillo volviera a mí, he de construir un puente por el que ganados, peregrinos y viajeros crucen el río sin los trabajos con que ahora lo hacen.

Arquitectura Popular

Pasaron dos años y cuando el Arzobispo se disponía cierto día de primavera a comer en sus casas de Alcolea, ordenó le sirvieran uno de los grandes barbos del Tajo que tanto le gustaban y que se pescaban en el canal del molino de las monjas de Azután. Al abrir el pez las cocineras comenzaron a gritar y a reír pues entre las tripas brillaba el rubí. Conmovido por el hallazgo y considerándolo milagro de la Virgen de Guadalupe, esa misma noche ordenó que se comenzaran los trabajos para hacer un puente en el paraje donde había perdido su anillo”.

Río Tajo

Los ingresos obtenidos del “pontazgo”, a cargo del Arzobispo, por el paso de millones de ovejas merinas por la Cañada Leonesa, es otra historia que uno se puede imaginar, y que no es tan literaria.

Iglesia de Santa Catalina y Plaza de España

La gastronomía local destaca por la sopa de pan con hierbabuena, y el cocido de la Campana de Oropesa, con garbanzos de Torrico, repollo, patata, zanahoria, cardillos, carne de morcillo, chorizo, morcilla de Herreruela, tocino entreverado, jamón de la Dehesa y gallina.

Los vinos de pago del Marqués de Griñón, maridan con tan contundentes platos de El Puente del Arzobispo.





Pastrana (Guadalajara)

26 10 2019

En plena comarca de La Alcarria (Guadalajara) se encuentra la villa monumental de Pastrana, que inmortalizó Camilo José Cela en su “Viaje a la Alcarria”.

Palacio Ducal

El pretor romano Tiberio Sempronio Graco destruyó la ciudadela carpetana durante la conquista en el año 180 antes de Cristo. 100 años después fue reconstruida por orden del cónsul Paterno Paterniano, de quien tomó el nombre de Paternina.

Vista de Pastrana

En el año 1174, el rey Alfonso VIII de Castilla concedió la entonces aldea de Pastrana a la Orden de Calatrava, de quienes obtendría importantes privilegios.

Más adelante, el rey Enrique II de Castilla a propuesta del maestre calatravo le concedió el privilegio de villazgo en 1369. Pastrana creció a partir de entonces en detrimento de la población vecina de Zorita de los Canes.

Calle Princesa de Éboli

En 1541 compró la villa a la Corona doña Ana de la Cerda, abuela de la célebre doña Ana de Mendoza de la Cerda (princesa de Éboli), quien casaría con don Ruy Gómez de Silva, secretario real de Felipe II, quienes obtuvieron del Rey los títulos de Duques de Pastrana y Príncipes de Éboli.

Fuente de los Cuatro Caños

Con el ducado comienza una época de esplendor para Pastrana. Los duques fundan la Colegiata y ayudando a Santa Teresa de Jesús, dos conventos de carmelitas descalzos en 1569. En 1573 muere el duque Ruy Gómez, y su viuda, la princesa de Éboli, decide meterse a monja en la Concepción, causando numerosos escándalos en el convento, razón que impulsa a Teresa de Jesús a llevarse a las monjas de la población.

En julio de 1579, al conocer el rey Felipe II, las intrigas de la princesa de Éboli y su secretario Antonio Pérez, ordena el encarcelamiento de Ana de Mendoza. La Princesa de Éboli permaneció encerrada sus últimos años en su propio Palacio Ducal hasta su muerte en 1592.

Plaza de la Hora

En la Plaza de la Hora se encuentra el Palacio Ducal, renacentista (Siglo XVI), que fue obra del arquitecto Alonso de Covarrubias.

Es de planta cuadrada con torres en las esquinas y patio central. En el interior, destacan los artesonados platerescos.

Interior de la Colegiata

La Iglesia Colegiata de la Asunción tiene sus orígenes en una primitiva iglesia románica del siglo XIII construida por los caballeros calatravos, de la que aún se conservan algunos elementos.

La primera gran trasformación se produce a partir de 1569 cuando el primer duque de Pastrana, Ruy Gómez de Silva, obtiene la bula pontificia que permite convertir el templo en Colegiata. Para adaptar el inmueble a su nueva categoría canóniga construye una amplia cabecera de estilo gótico, conservando las naves, de lo que ahora mismo es el coro, sin ser alteradas.

La segunda gran transformación se realiza entre 1626 y 1639 cuando el arzobispo Pedro González de Mendoza reedifica y amplía el edificio. 

Patio de la Colegiata

El casco histórico destaca por su arquitectura popular, alternando con las casas palacio gótico renacentistas, entre la Plaza de la Hora y los alrededores de la Colegiata.

Calle del Heruelo

El Convento de San José fue fundado por Santa Teresa. La localidad forma parte de las “Huellas de Santa Teresa”, ruta de peregrinación, turística, cultural y patrimonial que reúne las diecisiete ciudades donde Santa Teresa de Jesús dejó su “huella” en forma de fundaciones.

Fuente de los Cuatro Caños

El Convento de San Pedro es donde San Juan de la Cruz fundó los carmelitas renovados, mientras que el Convento de San Francisco, destaca por su fachada y claustro de ladrillo.

Palacio Viejo

El Palacio Viejo fue el único edificio construido fuera de la Muralla Medieval como Hospedería de la Orden de Calatrava. conservándose su fachada gótica.

Plaza de los Cuatro Caños

La Gastronomía de Pastrana se enmarca en la tradición culinaria de las tierras de Guadalajara y especialmente de La Alcarria. El cordero asado y en caldereta, las migas, las gachas, la pesca, la caza y el morteruelo son algunos de sus platos más típicos.

Los dulces de Pastrana gozan de reconocida fama, especialmente sus yemas de Santa Teresa, sus bizcochos borrachos y un largo etcétera para endulzar el paladar más exquisito.

Los vinos con D. O. Mondéjar son los indicados en esta tierra para acompañar los manjares alcarreños.





Brihuega (Guadalajara)

28 07 2019

En plena comarca de La Alcarria, en el valle del río Tajuña, se encuentra Brihuega (Guadalajara), villa medieval y famosa en los últimos años, por sus campos de lavanda o espliego.

Campos de lavanda

El Castillo de la Peña Bermeja fue construido en el siglo XI. En el patio de armas, se encuentra la iglesia de Nuestra Señora de la Peña, de estilo románico y el gótico.

Puerta de la Guía

La Puerta de la Guía de la muralla da acceso a la iglesia de Nuestra Señora de la Peña (Siglo XIII), y junto a ella, y en el interior del castillo encontramos el cementerio de la villa.

Cementerio de Brihuega

El origen de Brihuega se encuentra en un poblado celtibérico llamado Brioca, de donde derivó a su actual nombre. El rey Al-Mamún de la taifa de Toledo apreciaba esta zona por sus ricos cazaderos, al punto que alojó en su palacete de Brihuega a su amigo Alfonso, rey de León, cuando en 1072 éste fue derrotado en la batalla de Golpejera por su hermano Sancho II de Castilla y expulsado de su reino.

La localidad fue una plaza estratégicamente relevante de cara a las campañas para la toma de Toledo por los cristianos, que cristalizaron en 1085.

Castillo de la Peña Bermeja

El rey Alfonso VI conquistó en 1085 el valle del río Tajuña. En 1086 cedió Brihuega al arzobispo Raimundo de Toledo y durante mucho tiempo la villa estuvo rodeada de murallas, que fueron terminadas en el siglo XIII.​

Iglesia de Nuestra Señora de la Peña

Otra joya de la villa es la Iglesia de San Felipe,  construida en la primera mitad del siglo XIII, en tiempos de Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo.

Iglesia de San Felipe

El Arco de Cozagón formaba parte de las murallas de la localidad, siendo una de las principales entradas a Brihuega. Construido en piedra de sillería​ y ubicado en el sur del casco urbano, destaca por su arco en ojiva.

Arco de Cozagón

Uno de los ejemplos de arquitectura civil más curiosos de la villa son las Cuevas Árabes, construidas entre los siglos X y XI, que han servido como refugio en todos los asedios de la ciudad y que tienen accesos de escape a la muralla.

Calle de Brihuega

El color morado de la lavanda se encuentra por toda la villa, en los balcones, puertas, ventanas, etc. destacando un mercado donde se venden perfumes o jabones de lavanda, entre otros artículos.

Edificio de Brihuega

Desde hace unas décadas, se ha ampliado el cultivo de la lavanda en las colinas de Brihuega, siendo en el mes de julio cuando alcanzan su máximo esplendor con la floración, celebrándose el Festival de la Lavanda, con espectaculares conciertos de música al atardecer.

Festival de la Lavanda

La gastronomía alcarreña destaca por los asados de cabrito, las sopas de ajo, las gachas y migas alcarreñas, o las judías al arrope. Entre los dulces, los bizcochos borrachos, los sequillos, los alajús, sin olvidar la miel sobre hojuelas.

Los vinos de D. O. Mondéjar de la provincia de Guadalajara, son perfectos para acompañar los platos típicos de La Alcarria.





La Solana (Ciudad Real)

19 06 2019

Dentro de la Comarca del Campo de Montiel se encuentra La Solana, cerca del río Azuer, afluente del Guadiana, y que tiene curso permanente en su tramo alto hasta la entrada en la Sierra del Cristo.

Iglesia de Santa Catalina

La Solana nace, como otras tantas villas manchegas, fruto de la repoblación efectuada en el siglo XIII, alentada por las tres Órdenes Militares a las que fue donado el territorio que hoy comprende la provincia de Ciudad Real: Santiago, Calatrava y San Juan.

Iglesia de Santa Catalina

La Solana, como todo el Campo de Montiel, perteneció a la Orden de Santiago. Sin embargo, la administración de dicha Orden cambió sustancialmente durante el reinado de los Reyes Católicos. Se suprimió la figura del maestre y su consejo y se creó un Consejo de Órdenes dependiendo de la Corona.

Calle Concepción

Una de las principales tradiciones que se conservan en La Solana es el cultivo del azafrán, que llegó a España en el siglo VIII, con la invasión musulmana de la península ibérica. El cultivo de la rosa del azafrán se remonta al siglo XVIII.

Plaza Mayor

Los principales monumentos de La Solana se erigen en torno a la bella Plaza Mayor. Presenta en la actualidad dos zonas bien diferenciadas en cuanto a su aspecto y época.

El lado este, con porches adintelados, y el Ayuntamiento son del siglo XVI, obra de los maestros alarifes Luís de Béjar y Cristóbal Díaz en 1530.

Plaza Mayor

El lado oeste y norte, construida en el siglo XIX tienes dos plantas de vanos asimétricos sobre porches de arcos de medio punto, a cuya espalda se encuentra un arco con bóveda de cañón.

En dicha Plaza Mayor se encuentra la Iglesia de Santa Catalina. Comenzó a construirse en 1420 pero, por diversos avatares, no se terminó hasta el año 1524. El templo tiene elementos del gótico tardío, renacentistas y barrocos.

Calle Pilas

Del exterior destacan sus dos portadas. La norte o de Santa Catalina con un elementos herrerianos y la del sur o de Santiago. Especialmente destaca la del norte con una decoración entre renacimiento y barroco con formas armoniosas a bases de cuerpos de columnas, templete y tímpano semicircular completando el bello acceso al templo.

Torre Campanario de la Iglesia de Santa Catalina

Mención especial merece la Torre Campanario que data de 1765 culminada por un magnífico chapitel y la convierte en la más majestuosa de la provincia. La torre que hoy vemos estuvo precedida de otras dos que cayeron durante el siglo XVII.

Interior de la Iglesia de Santa Catalina

La Ermita de San Sebastián está ubicada en el barrio de El Santo y es el templo más antiguo de La Solana., iniciándose a construir en el siglo XIV, de estilo gótico temprano. Destaca su techumbre mudéjar, jalonada con artesanía de taracea policromada con incrustaciones de nácar.

Palacio de Don Diego

El Palacio de Don Diego brilla por su fachada señorial conjugada con un acceso principal remarcada con piedra. Sobre el acceso se dispone un balcón central coronado con un escudo. Los balcones se alternan con la presencia de cuatro medallones ornamentales.

Una marquesina separa el cuerpo inferior del superior. La fachada completa su decoración con un friso corrido a base de triglifos y metopas. Tras acceder por el zaguán sorprende un patio central a cuatro pandas con columnas dóricas adintelado y con balcones en su parte superior. 

Ermita de San Sebastián

La gastronomía de La Solana es la típica manchega, destacando el moje vendimiador, las migas gañanas con uvas, las gachas de harina de almortas, el asadillo o el cordero manchego. De postre, las típicas “flores fritas”.

Para acompañar los platos de la zona, los vinos D. O. la Mancha, como no podrá ser de otra manera.





Valdeverdeja (Toledo)

17 04 2018

Rodeada por el río Tajo, el término municipal de Valdeverdeja (Toledo) limita con la provincia de Cáceres (Extremadura), entre dehesas de encinas y campos de olivares.

Plaza de España

La Plaza de España es el centro neurálgico de la población. La Casa Consistorial es  un gran edificio de granito con soportales apoyados en columnas toscanas.

Calvario

En la parte más elevada de la población se levanta la Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados (Siglo XVIII) a la que se accede a través de un precioso calvario de cruces de granito.

Ermita de Nuestra Señora de los Desamparados

Desde lo alto de la ermita se divisa la Sierra de las Villuercas y la comarca de los Ibores, con el Tajo de frontera entre Cáceres y Toledo.

Vista desde la ermita

La población se sitúa en el Valle del Tajo, entre canchales de granito, discurriendo el río Tajo encajonado, y a la vista de varios molinos de agua en desuso.

Cruces de granito

La Iglesia de San Blas del Siglo XVI, ampliada en el Siglo XVIII, destaca por la altura de las bóvedas y las cúpulas. De planta basilical, tiene una longitud de 50 metros, estando apilastrada con doble capitel.

Iglesia de San Blas

Se cubre con bóveda de cañón rebajada con lunetos. Posee un amplio crucero con cuatro arcos torales sobre los que descansa una espléndida cúpula de media naranja con pechinas con cuatro tondos en lienzo representando a los evangelistas.

El presbiterio con cúpula de medio cañón con lunetos y cabecero de nicho curvo es donde se aloja el altar mayor dedicado al titular de la parroquia y la magnífica talla de la Virgen del Rosario.

Interior de la Iglesia de San Blas

La fábrica es, en su mayor parte, de sillares graníticos. En el mobiliario litúrgico, destaca el púlpito hexagonal que apoya sobre una columna de remate gallonado, labrado todo en granito local y las dos pilas benditeras gallonadas también en granito verdejo. 

Casa del Arco

La flora es la típica de la región mediterránea, destacando especies silvestres como la encina, la retama, el tomillo, el cantueso, los chopos o los acebuches.

La encina es el árbol más abundante y característico de nuestras dehesas, son muchos los ejemplares centenarios y encontraremos en nuestros recorridos una gran mayoría de ellas de porte elevado.

Paisaje de Valdeverdeja

La menestra de cardillos. el potaje, la caldereta de cordero o el pollo de campo en pepitoria, son algunos de los platos gastronómicos de la villa.

Los platos pueden acompañarse con los vinos de pago toledanos de Dominio de Valdepusa.





Almagro (Ciudad Real)

20 03 2017

Almagro es la capital histórica del Campo de Calatrava (Ciudad Real), situándose en una zona volcánica, cercana al cerro de la Yezosa.

Plaza Mayor

Su topónimo deriva del árabe “al-magra” (arcilla roja) haciendo alusión a la característica arcilla de la zona de color almagre, presente en los edificios de la población.

Panorámica de la Plaza Mayor

La villa de Almagro nació en un castillo árabe que se situaba en la actual Ermita de San Juan, tras la Batalla de las Navas de Tolosa (1212), y le fue otorgado fuero por fray Gonzalo Yáñez de Noboa, Maestre de la Orden de Calatrava, que confirmo en 1222, el rey Fernando III el Santo.

Panorámica de la Plaza Mayor

Con el rey Alfonso X el Sabio, alcanzó su esplendor, convocando Cortes en la villa, en el año 1273. La plaza medieval sufrió una importante transformación con la llegada de los Fúcar (castellanización de los Függer), banqueros súbditos de Carlos V, a quienes les habían arrendado las minas de Almadén.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor es de planta rectangular irregular, levantándose en la parte este el Ayuntamiento. En los lados mayores de la plaza se levanta un conjunto armonioso de viviendas, que se disponen en dos alturas sobre soportales, siendo sostenidas por ochenta y cinco columnas de piedra de orden toscano, sobre las que descansan las vigas de madera pintadas de almagre.

En 1788 con motivo de la proclamación del rey Carlos IV, la pintura de almagre fue sustituida por el azul, dándole el aspecto actual a la plaza.

Callejón de Villar

Desde el Callejón de Villar se observa la estructura de las viviendas, muchas de ellas transformadas en locales gastronómicos y de artesanía local.

Corral de Comedias

En el antiguo Mesón del Toro de Almagro se ubica el Corral de Comedias (finales del S. XVI), sede del Festival Internacional de Teatro Clásico, que se celebra cada mes de julio.

Corral de Comedias

Se trata de un patio rodeado de 54 pies rectos de madera de color almagre que apoyan sobre basas de piedra. Posee dos pisos con aposentos y entre el patio y la puerta de la calle se encuentra un zaguán empedrado con la Cruz de Calatrava.

Teatro Municipal

En 1863 se levantó el Teatro Municipal, según un proyecto de Cirilo Vara y Soria, según los gustos de la burguesía decimonónica, de estilo neoclásico, con patio de butacas elíptica y tres alturas (platea, palco y gallinero).

Calle de Almagro

La Iglesia Madre de Dios se ubica en el antiguo Hospital de Nuestra Señora la Mayor, siendo de estilo gótico tardío de transición al Renacimiento. Responde al estilo de iglesia columnaria y de salón, modelo extendido por La Mancha.

En el Altar Mayor se venera la Virgen de las Nieves, patrona de Almagro. El templo es el de mayores dimensiones de la provincia de Ciudad Real.

 Iglesia Madre de Dios

La Iglesia de San Blas, originalmente de San Salvador, data del S. XVI, posee una bella inscripción latina en su exterior, relacionada con la llegada de los Függer a la ciudad.

Iglesia de San Blas

Muchas casas solariegas destacan en el casco histórico de Almagro, como el Palacio de los Marqueses de Torremejía, el Palacio de los Oviedo, el Palacio de los Condes de Valparaíso, el Palacio de los Medrano, el Palacio de los Villarreal-Robles o el Palacio de los Függer.

Palacio de los Függer

El Convento del Santísimo Sacramento de los Agustinos es otra de las joyas de Almagro, de estilo barroco y que sufrió la desamortización de Mendizábal, quedando la Iglesia de San Agustín con sus frescos.

Iglesia de San Agustín

La Iglesia de San Agustín de planta de cruz latina, destaca por las pinturas al temple de estilo barroco, con motivos alusivos al Santo Sacramento, San Agustín y la Virgen.

Cúpula de la iglesia de San Agustín

La gastronomía local es conocida por las famosas berenjenas de Almagro. Otros platos típicos son las migas, el tiznao, los duelos y quebrantos o el asadillo.

Los vinos con D. O. La Mancha, son los ideales para acompañar los platos típicos, sin olvidar el queso manchego.