Guadalupe (Cáceres)

20 06 2020

En la comarca cacereña de Villuercas se encuentra Guadalupe, declarado Conjunto Histórico Artístico por su patrimonio arquitectónico, destacando el Real Monasterio de Santa María de Guadalupe.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

Según la tradición un pastor encontró una talla de la virgen en el río Guadalupe a finales del siglo XIII. Cerca del lugar donde se encontró la imagen se construyó una ermita alrededor de la cual surgió el asentamiento actual con el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe.

Desde la construcción del primer santuario Guadalupe se convirtió en el centro de peregrinación más importante de la península ibérica después de Santiago de Compostela.

Vista panorámica de Guadalupe

Las primeras noticias históricas se refieren al otorgamiento de estas tierras a sus pobladores por parte del rey Alfonso XI en 1340, pasando a depender de la ciudad de Talavera de la Reina. En 1347 se menciona ya el nombre de Puebla de Santa María de Guadalupe.

Calle del casco histórico

Las calles del casco histórico datan del Siglo XIV al XVI, con sus soportales típicos, destacando las de la Judería, destacando las que confluyen en la Plazuela de los Tres Chorros.

Plazuela de los Tres Chorros

La villa estuvo doblemente amurallada conservándose cinco arcos de acceso al recinto medieval, los Arcos de San Pedro, Sevilla y Chorro Gordo (de la muralla interior), y Eras y Tinte (de la muralla exterior).

Arco Chorro Gordo

La iglesia de la Santa Trinidad es una obra barroca de Manuel de Lara Churriguera, siendo un templo de tres naves con crucero y cúpula dedicado a la Trinidad. Fue construido en los años 1730-1735 a expensas del Duque de Veragua, descendiente de Cristóbal Colón.

Arco de Sevilla

El Real Monasterio de Santa María de Guadalupe fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1993. En su interior se aprecia el estilo gótico, mudéjar, renacentista, barroco y neoclásico.

Real Monasterio de Santa María de Guadalupe

La tradición cuenta que Alfonso XI se había encomendado a la imagen de la Virgen de Guadalupe, muy venerada, y que había sido encontrada tiempo atrás en las inmediaciones del río Guadalupe. El rey no tuvo ninguna duda sobre la intercesión de la Virgen en la victoria de la batalla del Salado y en agradecimiento mandó construir una iglesia en el lugar donde ya había una modesta ermita. 

Claustro Mudéjar del Monasterio

Es histórica y conocida la relación que tuvo este monasterio con los Reyes Católicos y Cristóbal Colón. Los reyes recibieron aquí a Colón en 1486 y 1489. En el año 1492 tras la conquista de Granada vinieron a este lugar en busca de paz y descanso.

En 1493 volvió Colón a Guadalupe en cumplimiento de la promesa escrita en su diario de a bordo para dar las gracias por el descubrimiento de América. El 29 de julio de 1496 tuvo lugar el bautizo de los indígenas americanos trasladados al viejo continente en concepto de criados.

Sacristía

El claustro mudéjar de Guadalupe fue construido entre 1389 y 1405, y se compone de dos plantas de forma rectangular, con unos 40 metros de lado y doble número de arcos en el cuerpo alto con respecto al bajo.

Destaca en el claustro el templete realizado con barro cocido y ladrillo aplantillado, decorado con azulejos y yeserías. Corona su arquitectura una flecha con corchetes de cerámica blanca y verde, que se prolonga en un cruz de hierro. Su autoría es de Fray Juan de Sevilla.

Claustro Mudéjar del Monasterio

La Sacristía es una de las joyas arquitectónicas y artísticas del monasterio. Construida entre 1638 y 1647, por el arquitecto fray Alonso de San José, está cubierta por una bóveda de medio cañón con lunetos dividida en cinco tramos por arcos fajones.

Fuente y Real Monasterio de Santa María

Entre los platos típicos destacan el «cochifrito», las morcillas de calabaza, las tortas y quesos de Ibores, sin olvidar los postres como las «perrunillas» o las roscas de yema.

Los vinos de Pitarra de Cañamero son los típicos de la comarca para degustar con los platos de su gastronomía.





Palos de la Frontera (Huelva)

26 08 2008

La villa de Palos de la Frontera se conoce como la «Cuna del Descubrimiento de América» ya que de su puerto partieron el 3 de agosto de 1492 las carabelas La Niña y La Pinta y la nao Santa María al mando del Almirante Cristóbal Colón y los marineros de Palos, los hermanos Pinzón.

Reproducción de las naves colombinas en el puerto de Palos

Álvar Pérez de Guzmán fundó la villa de Palos por concesión de Juan I de Castilla en 1379 como compensación de las conquistas de Huelva y Gibraleón. La epoca de máximo esplendor de la villa fue entre 1470 – 1480, cuando la discordia sucesoria entre Juana la Beltraneja e Isabel la Católica que terminó en un enfrentamiento bélico entre Portugal y España.

En la alto de una colina se levanta el Monasterio franciscano de Santa María de la Rábida dominando la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel. Se construyó en los S. XIV – XV sobre las ruinas almohades de una pequeña Rábita, de ahí su nombre. El claustro es de estilo gótico mudéjar, al igual que la iglesia. 

En este monasterio Cristóbal Colón recibió el apoyo de Fray Juan Pérez y Fray Antonio de Marchena para su empresa descubridora y fueron ellos los que le pusieron en contacto con Martín Alonso Pinzón.

Claustro gótico mudéjar del Monasterio de la Rábida

En la parte más elevada de Palos de la Frontera se levanta el castillo y la iglesia de San Jorge Mártir. Pocos son los restos del castillo árabe cuando la alquería musulmana dependía de la jurisdicción de Niebla.

La iglesia de San Jorge es de estilo gótico mudéjar, destacando la puerta de «los novios» de estilo puramente mudéjar. En esta iglesia se dio lectura a la «Real Provisión» por la que se ordenaba a Diego Rodríguez Prieto, y otros vecinos de Palos, la entrega de dos carabelas a Colón y a partir con él en el viaje rumbo a las Indias. Los numerosos marinos de Palos que partieron con Colón oyeron misa en esta iglesia antes de zarpar.

Puerta mudéjar de «los novios» de la iglesia de San Jorge

Desde la puerta de «los novios» se accede a la Fontanilla, junto a la cual se encuentra el histórico muelle del que partió la expedición descubridora. Se trata de una fuente pública de Palos del S. XIII, de estilo mudéjar, que está protegida por un templete cuadrangular de ladrillos. Según la tradición popular de ella se abastecieron de agua las naves de Colón.

La Fontanilla

Durante el reinado de Felipe II, en la segunda mitad del S. XVI, se construyeron numerosas torres de almenara en la costa onubense por necesidades de defensa y entre ellas encontramos la Torre Arenillas en el término municipal de Palos de la Frontera. Estas torres defensivas tienen una estructura en tronco de cono con un terrado superior donde se hacía la almenara o fuego de aviso.

Torre Arenillas

En la vecina Huelva hay varios monumentos a Alonso Sánchez de Huelva, conocido como el Prenauta, de quien se dice llegó a América antes que Colón. Hay documentos que narran la historia de un navío que llegó al Nuevo Mundo arrastrado por una tormenta (Fray Bartolomé de las Casas y en los «Comentarios Reales» del Inca Garcilaso de la Vega de 1609).

La gastronomía local es rica en pescado y sobre todo marisco. Recomiendo acercarse a Huelva, tras cruzar el puente sobre el Tinto, para degustar la gamba blanca y el langostino de Huelva en el restaurante La Ría, además de las cigalas, camarones, coquinas, navajas y cañadillas.

Para acompañar el marisco recomiendo la cerveza fría de barril del local o los vinos blancos con D. O. Condado de Huelva.