Montesa (Valencia)

16 02 2016

En el ancho valle del río Cànyoles y en el centro de la comarca de La Costera, se localiza el municipio valenciano de Montesa, a orillas del eje de comunicación de Valencia con Albacete y la meseta manchega.

1.Montesa (Valencia) - Castillo de Montesa

Castillo de Montesa

Aunque de origen romano, la población tuvo importancia en la Edad Media, sobre todo en las luchas fronterizas entre el caudillo musulmán de Xàtiva y el rey Jaime I El Conquistador.

2.Castillo de Montesa

Castillo de Montesa

El rey Alfonso III de Aragón repobló la zona con cristianos en 1289, otorgando la Carta Puebla a la localidad.

Sin lugar a dudas, es en 1317 cuando cobra importancia, creándose la Orden monástico – militar de Montesa, por mandato del rey Jaime II, como sustituta de la desaparecida Orden del Temple en Valencia.

3.Castillo de Montesa

Castillo de Montesa

En lo alto del cerro de la villa se conservan los restos del Castillo de la Orden de Montesa, que fue destruido en gran parte por el terremoto del 23 de marzo de 1748.

4.Casa de la Villa.

Casa de la Vila

En el centro del casco histórico, se encuentra la Casa de la Vila, con un atrio porticado de sillares (S. XVII), siendo la actual sede del Ayuntamiento y de la Oficina de Información y Turismo.

5.Iglesia de la Asunción

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Desde lo alto del Castillo se divisa la comarca de La Costera, así como los tejados de las casas, entre las que sobresale la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, con la Serra Grossa al fondo del valle.

6.Montesa (Valencia) - Iglesia de la Asunción

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción preside la Plaza de la Vila, siendo construida en el S. XVII por el arquitecto Juan Aparicio.

En su interior destaca los retablos de las Ánimas y de San Sebastián (S. XVI), el órgano (S. XVIII), la Capilla del Sagrario con cúpula barroca o la pila gótica con el escudo de la Orden de Montesa.

7.Montesa_3

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

El Museo Parroquial se encuentra frente al Campanario, que alberga obras de arte religiosas de los S. XVII y S. XVIII, sobre todo grabados y piezas de arquitectura.

8.Iglesia de la Asunción

Campanario de Montesa

Otros monumentos de la población son la Ermita del Calvari (S. XVIII), las Ermitas de San Sebastián y de la Santa Cruz (ambas del S. XVI), la Casa Abadía, la Casa de la Marquesa o la Casa dels Frares.

9.Montesa (Valencia) - Casa de la Villa.

Casa de la Vila

Los alrededores se prestan a practicar el senderismo, bien por rutas fáciles y sin apenas desnivel, a lo largo del valle del Cànyoles, o por rutas escarpadas y duras, a lo largo de la Sierra de Enguera, o la Serra Grossa, destacando la Mola, el Barranco de la Font Santa o el Barranco de la Fos.

10.Castillo de Montesa

Castillo de Montesa

No puede faltar a la hora de comer un “arròs al forn” o un “arròs amb fesols i naps”, dos platos comarcales, diferentes a la tradicional paella valenciana.

Los vinos con D.O. Valencia, de las poblaciones cercanas, como Fontanars dels Alforins, la Font de la Figuera o Moixent, son ideales para acompañar los arroces típicos de La Costera.

Anuncios




Mirambel (Teruel)

28 02 2012

En pleno Maestrazgo turolense se encuentra la localidad de Mirambel, todo un ejemplo de arquitectura medieval con sus murallas y portales, reconocida como patrimonio cultural en 1982 con el premio Europa Nostra.

Calle de Mirambel

De su castillo templario del S. XII, sólo se conservan los restos del antiguo horno, arcos apuntados y paredes de mampostería. Las murallas rodean la población, con sus cinco puertas de acceso a la villa,  denominadas Portal del Estudio, de San Valero, de San Roque, de la Fuente y de las Monjas.

Portal del Estudio

La joya de Mirambel es el Portal de las Monjas, antigua puerta de la muralla adosada al Convento de las Agustinas y con un torreón cilíndrico anexo.

Hacia el exterior se abre por un arco de medio punto, mientras que hacia el interior el arco es apuntado. Una pequeña capilla guarda la imagen de Santo Tomás.

Portal de las Monjas

La galería de tres pisos está cerrada por unas celosías preciosas de madera, barro y yeso, que ocultaban el paso de las religiosas del Convento de las Agustinas.

Celosías del Portal de las Monjas

Por el Portal del Estudio se accede al centro de la población donde destaca la Casa Consistorial, la iglesia de Santa Margarita y las casas de los Zurita y Pastor.

Casa Consistorial

La Casa Consistorial es de estilo renacentista, destacando la lonja compuesta por dos arcos de medio punto y uno lateral. Sus ventanas adinteladas y los aleros de madera son típicos del arte renacentista aragones.

Gatito

Pasear por las calles empedradas de Mirambel, en silencio, sin coches, con la sóla presencia de alguno de los escasos cien habitantes, donde los gatos son los dueños de la población, es una gozada.

Iglesia de Santa Margarita

De la iglesia de Santa Margarita destaca la torre campanario con su cuerpo superior ochovado. Sufrió importantes daños el altar mayor en 1836, a consecuencia de un incendio en la primera guerra carlista.

Casa Aliaga

La Casa Aliaga es uno de los palacios más bellos del Renacimiento turolense, destancando el arco de medio punto de su entrada, las ventanas de alfeizar y el ático con su galería de arquillos. La casa se remata con un doble alero de madera decorada.

Frente a ella se levanta la Casa Castellot, también de estilo renacentista.

Calle de Mirambel

El entramado medieval se observa en sus calles estrechas, desde que el rey Jaime I de Aragón otorgó el señorío de Mirambel al caballero francés Raimundo Beneito.

El rey Alfonso II de Aragón concedió a Mirambel el fuero libre y las cartas de población en 1157.

Mirambel fue testigo de las luchas en las guerras carlistas entre el general Cabrera “el tigre del Maestrazgo” y el general O’Donell.

Casa renacentista

Otras casas renacentistas encontramos en la población, fruto de su pasado histórico, como las de Barceló, Almudena o Costeras, muchas de ellas en la calle de las Eras.

En los alrededores de la población se encuentran las Ermitas de San Martín y San Roque.

Calle de las Eras

En cualquiera de sus mesones se puede degustar el Jamón de Teruel y el queso Tronchón, para continuar con el Ternasco de Aragón, regado con Vinos de la Tierra del Bajo Aragón. De postre los almendrados y las tortas de nuez. 





Onda (Castellón)

4 01 2010

Puerta de entrada al Parque Natural de la Sierra Espadán es Onda, situada en la comarca de la Plana Baixa de Castelló, entre los ríos Mijares y Sonella, albergando en su término municipal el Pantano de Sitjar.

La presencia humana en Onda data del periodo Neolítico y de la Edad de Bronce, como lo demuestran los hallazgos del Torrelló. Fue colonia griega y romana, pero el asentamiento definitivo fue árabe, siendo amurallada la ciudad en el S. XI.

En el año 1090 fue conquistada por el Cid Campeador, para ser recuperada por los musulmanes en 1102. En 1238, el rey Jaime I El Conquistador, conquistó Onda para la Corona Catalano-Aragonesa, otorgándole la Carta Puebla. En la ciudad convivieron cristianos, judíos y moriscos, hasta la expulsión de estos últimos.

Panorámica de Onda

El casco antiguo de Onda fue declarado Conjunto Histórico Artístico en 1976, manteniendo el sabor medieval sus calles estrechas y plazuelas, añadiendo un toque barroco los numerosos retablos cerámicos del S. XVIII que adornan su callejero.

El Castillo de Onda data del S. X siendo de origen musulmán. En el S. XII se construyó la torre albarrana, denominada “Canpanar dels moros” y la muralla tapial.

Castillo de Onda

Zayan, el último rey moro de Valencia, rindió la plaza al rey Jaime I y esté la donó a la Orden del Temple  hasta que en 1319 pasa a la Orden de Montesa, ampliándose el castillo con torres y muralla, de ahí la denominación de “Castillo de las 300 torres”.

El castillo tuvo una relevancia en la Guerra de las Germanías (1519-1524) y fue cuartel general del Duque de Segorbe durante la represión mudéjar de la Sierra Espadán en 1526.

Iglesia de la Sang

Los caballeros templarios levantaron la Iglesia de la Sang en el S. XIII, destacando el porticado gótico abocinado con arcos de medio punto. La iglesia es de una sola nave con artesonado mudéjar.

Plaza del Almudín o de la Font de Dins

Muy cerca de la Iglesia de la Sang encontramos el corazón del casco medieval, la Plaza del Almudín o de la Font de Dins, con sus porches góticos del S. XV. La plaza hasta el S. XIX fue mercado de grano, y en sus edificios estuvo el matadero, la prisión en la Torre del Reloj y la Casa del Consell.

Porches góticos

En el lado norte de la primitiva muralla se levanta el Arco de Sant Pere, de medio punto, sobre el que se puede ver el escudo tallado en la piedra con las siete barras y la corona real de Aragón.

Plaza del Almudín

La Iglesia de la Asunción es barroca del S. XVIII, construyéndose el templo original sobre la antigua mezquita, en el S. XIV. La construcción de planta en cruz latina tiene adosada la Capilla de la Comunión.

Iglesia de la Asunción

En el interior destaca el Retablo de San Antonio y Santa Bárbara de Joan de Joanes y el Retablo de las Almas del Maestro de Cabanyes. Los frescos de la Capilla de la Comunión son de José Vergara.

Otros monumentos religiosos de Onda son las ermitas de El Salvador y Santa Bárbara, las capillas de Sant Josep y Sant Vicent Ferrer y los conventos de Santa Catalina y El Carmen.

Fachada de la Iglesia de la Asunción

La ciudad cuenta con dos conocidos museos, el Museo del Azulejo y el Museo de Ciencias Naturales.

Numerosas rutas de senderismo parten de Onda hacia la Sierra Espadán, las Peñas Aragonesas o hacia la localidad de Tales.

Azulejo de Onda

Entre los platos gastronómicos de Onda tenemos el “arrós en pilotes” (arroz con albóndigas)  y la paella valenciana. Los dulces son muy afamados en la localidad destacando la “Coca malfeta” y la “Mona de Pascua”.

Los platos se pueden acompañar de los desconocidos vinos de la tierra, Vins de la Terra de Castelló, elaborados con uvas tradicionales como la garnacha o bobal, a las que se han añadido cepas de Cabernet Sauvignon, Merlot o Pinot Noir.





Capdepera (Mallorca)

14 01 2009

En el extremo nororiental de la isla de Mallorca se encuentra la villa histórica de Capdepera, en la comarca de Llevant, desde donde se divisa la costa menorquina.

Muchos son los yacimientos arqueológicos del periodo pretalayótico pero no es hasta la llegada de los musulmanes cuando la urbe toma importancia dentro del distrito islámico de Yartan, que abarcaba Artá, Son Servera y Capdepera.

palma-11

Castillo de Capdepera

En el “Llibre dels feits” aparece la crónica que hace referencia a la rendición de los árabes de Menorca. El rey Jaime I El Conquistador mandó encender muchos fuegos dispersos por el castillo y el monte para que los sarracenos creyesen que Mallorca estaba hacinada de mesnaderos cristianos.

En junio de 1231 se firmó el “Tratado de Capdepera” entre el rey Jaime I y el alguacil de Menorca en la Torre de Miquel Nunis situada en el interior del recinto amurallado. Los sabios y ancianos árabes firmaron la rendición y vasallaje al rey de la Corona Catalano-Aragonesa.

palma-4

Torre de Miquel Nunis

En el año 1300 el rey Jaime II de Mallorca mandó construir el recinto amurallado de Capdepera para agrupar la población que vivía dispersa en esta zona de la isla de Mallorca.

palma-3

Murallas de Capdepera

En el interior del recinto murado se construyó en el S. XVI una iglesia que fue ampliada en el S. XVII que ofrecía culto a las familias cristianas que repoblaron el recinto. En ella encontramos un cristo y una talla de la Virgen de la Esperanza de estilo gótico.

Para repoblar Capdepera, el rey Sancho II de Mallorca ofreció 100 sueldos a cada familia que se instalase en el castillo.

palma-2

Iglesia gótica del castillo

El núcleo actual de Capdepera se sitúa a los pies del castillo, alrededor de la calle Mayor. En él encontramos la iglesia parroquial de Sant Bartomeu. En su término municipal destacan las bellas calas y enclaves turísticos como Cala Ratjada, Cala Mesquida o Canyamel.

palma-5

Iglesia de Sant Bartomeu

La rica gastronomía de Mallorca nos sugiere platos típicos como el “frit de matances”, el arroz “brut”, la sopa mallorquina, el lomo con col y los embutidos, entre los que destaca la famosa sobrasada mallorquina.

Como toda isla que se precie el pescado y el marisco son ricos y abundantes. Cerca de Capdepera se encuentra la localidad de Manacor que es famosa por sus perlas y por su hijo ilustre, el tenista Rafa Nadal. Pues bien, ahora debemos añadir un atractivo más a esta ciudad: los buenos vinos de la Bodega de Miquel Gelabert.

Estos vinos con la D. O. Pla i Llevant de Mallorca hacen un maridaje perfecto con las delicias gastronómicas del Mar Mediterráneo. Entre los vinos de Miquel Gelabert destaco los blancos como el Muscat, el Chardonnay, Son Caules y sobre todo el Sa Vall (Selección Privada).