Peñafiel (Valladolid)

15 07 2017

En el centro de la Ribera del Duero, famosa por sus vinos, se alza la villa de Peñafiel, a los pies de su impresionante castillo roquero, una de las fortificaciones más bellas del medievo.

Castillo de Peñafiel

Desde la prehistoria, la zona estaba dominada por los vacceos, pero no es hasta el S. X, durante la Reconquista, cuando se asienta un núcleo urbano a los pies del cerro que domina el castillo, denominándose Penna Fidele.

Entrada al Castillo de Peñafiel

La fortaleza del Siglo X, en tiempos del rey León Ramiro II, fue conquistada por Almanzor en el año 983, siendo reconquistada por el conde castellano Sancho García en 1013, pronunciando la célebre frase “desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla”.

Torre del Homenaje

El Castillo de Peñafiel, de planta alargada, tiene una longitud de 210 m. y una anchura máxima de 35 m., constando de 28 cubos almenados y la imponente Torre del Homenaje. Actualmente alberga en su interior el Museo Provincial del Vino.

Panorámica de Peñafiel

Desde el Castillo de Peñafiel la vista de 360º impacta al viajero, con vistas a la población, los campos de cereales, las dehesas de pinos, las viñas de la Ribera del Duero y sus famosas bodegas.

Plaza del Coso

Otro de los más conocidos de Peñafiel, es la Plaza del Coso, llamada popularmente “El Corro”, donde se celebran festejos taurinos y encierros en el mes de agosto, durante las Fiestas de San Roque.

Arquitectura de la Plaza del Coso

La suelta de toros está documentada en 1433, siendo una de las plazas medievales de toros más antiguas, construyéndose para fines lúdicos, pues anteriormente ya se celebraban justas y torneos medievales.

Vista del Castillo desde la Plaza del Coso

La Iglesia de San Miguel de Reoyo es del Siglo XVI, en estilo Herreriano. La Capilla Bautismal alberga la antigua cabecera de la iglesia románica del Siglo XII.

Iglesia de San Miguel de Reoyo

Sobre los restos del Alcázar de Alfonso X, se levanta el Convento de San Pablo, del Siglo XIII, en estilo gótico mudéjar. En el Altar Mayor se conservan los restos del infante Don Juan Manuel, autor de “El Conde de Lucanor”.

Convento de San Pablo

El exterior destaca por los arcos en ladrillo rojo, de estilo gótico mudéjar, mientras que el interior es célebre por la capilla funeraria de los Manuel, de estilo plateresco, atribuida a Juan de Badajoz (1536).

Convento de San Pablo

La Torre del Reloj de la Villa de Peñafiel da las horas a los vecinos, formando parte de la desaparecida iglesia de San Esteban, de estilo románico, que se levantaba en la parte más antigua de la villa medieval.

Convento de San Pablo

El lechazo asado en horno de leña es el plato estrella de la gastronomía de Peñafiel, sin olvidar los guisos de caza (liebre, perdiz, pichón o conejo), las sopas de ajos o los quesos de Esgueva.

Los vinos D. O. Ribera del Duero, son el alma mater de todos los platos de la villa de Peñafiel.

Anuncios




Peñaranda de Duero (Burgos)

18 05 2017

A orillas del río Arandilla, cerca de la Sierra de la Demanda, se ubica esta pequeña y bella villa medieval burgalesa de Peñaranda de Duero.

Plaza Mayor de Peñaranda de Duero

La Plaza Mayor es una de las más bonitas de Castilla y León, con casas de soportales del S. XVI, estando flaqueada por el Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda y la Colegiata de Santa Ana, sin olvidar el Rollo de Justicia.

Desde la plaza se puede admirar el imponente Castillo con su grandiosa Torre del Homenaje, visible desde gran parte de la vega del Arandilla.

Castillo de Peñaranda de Duero

El Castillo de Peñaranda de Duero data del Siglo X, a raíz de la repoblación de Fernán González, siendo ampliado en el Siglo XV. La villa medieval estaba amurallada, conservándose algunas de sus puertas, como el “Arco de las Monjas”.

Arco de las Monjas

La villa conserva lienzos de muralla, con acceso a la Plaza Mayor a través del “Arco de la Plaza”, así como la muralla con sus puertas de acceso al Palacio de los Conde de Miranda o Palacio de Avellaneda.

Muralla del Palacio de los Condes de Miranda

La villa perteneció al alfoz de Clunia, hasta que Fernando IV la entregó a Fernán Ruiz de Amaya, quien a su vez la venderá en 1311, al infante don Pedro, hijo de Sancho IV.

En tiempos de Alfonso XI, quedaría vinculada a la familia Avellaneda, Condes de Miranda.

Castillo y Casa Consistorial

Las casas típicas están construidas con adobe y entramado de madera, con poca profundidad y de dos plantas y buhardilla.

La planta baja se destinaba a lagar y otros menesteres, mientras que la parte superior se destinaba a la cocina y dormitorios.

Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda

El Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda fue construido en el Siglo XVI, siendo atribuido a Nicolás de Vergara.

Destaca su fachada plateresca, el patío de arquería doble y sus salones con ricos artesonados gótico mudéjares y yeserías, siendo una de las joyas del plateresco español.

Patio del Palacio de los Condes de Miranda

El escudo de los Zúñiga entre tenantes, preside la portada del Palacio de Avellaneda, frente a la Colegiata de Santa Ana y el Rollo de Justicia, de estilo gótico flamígero, de una gran elegancia y esbeltez.

Rollo de Justicia

La Colegiata Abacial de Santa Ana, por Bula Pontificia de Paulo V (1605) preside el lado opuesto de la Plaza Mayor. Su construcción fue financiada por doña María Enríquez de Cárdenas, viuda de Francisco de Zúñiga.

Colegiata Abacial de Santa Ana

Su trazado se atribuye a Rodrigo Gil de Hontañón y a Pedro de Resines, mientras que la portada de estilo barroco clasicista fue diseñada por fray Pedro Martínez, a semejanza de un retablo con la figura de Santa Ana y los escudos de los Zúñiga y Avellaneda.

Colegiata Abacial de Santa Ana

El Monasterio de las Madres Franciscanas Concepcionistas, cuya primera abadesa fue Sor Ana de Zúñiga y Avellaneda, destaca por el artesonado mudéjar de la iglesia y el patio renacentista.

Plaza Mayor y Rollo de Justicia

Los tres productos típicos gastronómicos de Peñaranda de Duero son el queso de Burgos, la morcilla de Burgos y el lechazo.

Los vinos D. O. Ribera de Duero, de la subzona de Burgos, acompañan a los ricos manjares de Peñaranda de Duero.





Buitrago del Lozoya (Madrid)

24 01 2008

Con las prisas de nuestro tiempo el viajero del S. XXI se desplaza rápidamente por autovías y autopistas dejando en la cuneta pueblos hermosos como este de Buitrago del Lozoya junto a la A-1 entre Madrid y Burgos.

Buitrago del Lozoya se situa al norte de la Comunidad de Madrid y está circundado por el río Lozoya. La población está rodeada por una muralla de origen musulmán que cuenta con catorce torres conservando la coracha y parte de la barbacana.

En el S. XIV se construyó el Castillo o Alcázar de estilo mudéjar. En la Edad Media fue residencia del Marqués de Santillana y en él residió la reina Juana de Portugal y su hija Juana la Beltraneja.

 Buitrago

Buitrago del Lozoya

Antes de los árabes estuvieron los romanos tras la conquista por Cayo Flaminio en al año 190 a. C. llamándose el lugar “Licabrum”.

El nombre de Buitrago aparece por primera vez en 1076 en el llamado Fuero de Sepúlveda del rey Alfonso VI.

Pasear por las calles de Buitrago del Lozoya es volver al medievo con sus calles estrechas, su castillo y sus murallas. En el interior del recinto encontramos la Iglesia de Santa María del S. XIV que cuenta con un precioso artesonado mudéjar.

Murallas Buitrago 

Murallas de Buitrago del Lozoya

La población cuenta con un Museo Picasso con obras de la colección de Eugenio Arias, natural de la población madrileña, y que fue barbero y amigo íntimo del genial pintor malacitano.

Muchas son las rutas de senderismo que se pueden realizar desde la localidad en las inmediaciones de Somosierra.

En el Asador Las Murallas se puede degustar el lechazo asado en horno de leña, el chuletón o entrecot de la sierra o una buena sopa castellana acompañados por los pujantes vinos con D.O. Madrid.