Baiona (Pontevedra)

15 10 2008

Ya en 1917 en la «Guía para el turista de Galicia» editada por la Asociación de Hoteleros y Fondistas de Galicia se decía:

«El trayecto entre Vigo y Baiona es de lo más hermoso que puede imaginarse, forma el Valle Miñor, y sus bellezas son tantas y tan indecibles, que dan la impresión de que la carretera dijérase ideada por un pintor escenógrafo enamorado de la dulzura y poética serenidad de este país de hadas».

Guía para el turista de Galicia – 1917

Los romanos llamaron a la localidad Abobriga, conservándose el Puente Romano de A Ramallosa sobre el río Miñor. En el año 60 el general Julio César llegó a Abobriga con el fin de aniquilar a los herminios, enemigos de Roma, que se habían refugiado en las Islas Cíes.

En el año 587 la villa es conquistada por los visigodos al mando del rey Recaredo, pero poco tiempo después pasa a dominios árabes. Alfonso I conquista la villa pero Almanzor la recupera por la importancia estratégica de la ciudad. En 1201 el rey Alfonso IX de León concede la carta-puebla con los privilegios y fueros para sus habitantes en el comercio marítimo.

Castillo-fortaleza de Monterreal

En 1331 la villa de Baiona fue tomada por los portugueses y en 1388 el duque de Lancaster tomó la ciudad para la corona británica. Los Reyes Católicos mandaron amurallar el Monte do Boi, de ahí el nombre actual del Castillo de Monterreal. El 1 de marzo de 1493 llegó a Baiona la carabela Pinta al mandó de Martín Alonso Pinzón con noticias del descubrimiento de América.

Desde la fortaleza de Monterreal se contempla la ciudad con sus bellas playas (Santa Marta, A Concheira, A Ribeira, Os Frades, Barbeira).

Vista desde Monterreal

En el centro de la villa encontramos la Casa do Concello (1757) ubicada en la antigua Casa de Lorenzo Correa y Araújo, alcalde de Cuernavaca (México). Otras casas solariegas destacan en el casco antiguo como la Casa del Deán o de Mendoza y la Casa de los Ceta o del Perdón.

Casa do Concello

En el plano religioso destaca el conjunto monumental de la Iglesia de Santa María, el Crucero de la Trinidad y la Capilla de Santa Liberata. La iglesia de Santa María es de estilo románico ojival del S. XV y fue Colegiata en tiempos pasados.

La Capilla de Santa Liberata, en honor a la mártir de Baiona, es de estilo italiano plateresco (1695), destacando las dos torres de la fachada del templo.

Iglesia de Santa María

Puerta principal de la Ex Colegiata de Santa Maria

En este precioso enclave de las Rías Baixas, frente a las paradisíacas Islas Cíes, una buena mariscada no puede faltar en la mesa acompañada de un vino gallego como los de D.O. Albariño.





Palos de la Frontera (Huelva)

26 08 2008

La villa de Palos de la Frontera se conoce como la «Cuna del Descubrimiento de América» ya que de su puerto partieron el 3 de agosto de 1492 las carabelas La Niña y La Pinta y la nao Santa María al mando del Almirante Cristóbal Colón y los marineros de Palos, los hermanos Pinzón.

Reproducción de las naves colombinas en el puerto de Palos

Álvar Pérez de Guzmán fundó la villa de Palos por concesión de Juan I de Castilla en 1379 como compensación de las conquistas de Huelva y Gibraleón. La epoca de máximo esplendor de la villa fue entre 1470 – 1480, cuando la discordia sucesoria entre Juana la Beltraneja e Isabel la Católica que terminó en un enfrentamiento bélico entre Portugal y España.

En la alto de una colina se levanta el Monasterio franciscano de Santa María de la Rábida dominando la desembocadura de los ríos Tinto y Odiel. Se construyó en los S. XIV – XV sobre las ruinas almohades de una pequeña Rábita, de ahí su nombre. El claustro es de estilo gótico mudéjar, al igual que la iglesia. 

En este monasterio Cristóbal Colón recibió el apoyo de Fray Juan Pérez y Fray Antonio de Marchena para su empresa descubridora y fueron ellos los que le pusieron en contacto con Martín Alonso Pinzón.

Claustro gótico mudéjar del Monasterio de la Rábida

En la parte más elevada de Palos de la Frontera se levanta el castillo y la iglesia de San Jorge Mártir. Pocos son los restos del castillo árabe cuando la alquería musulmana dependía de la jurisdicción de Niebla.

La iglesia de San Jorge es de estilo gótico mudéjar, destacando la puerta de «los novios» de estilo puramente mudéjar. En esta iglesia se dio lectura a la «Real Provisión» por la que se ordenaba a Diego Rodríguez Prieto, y otros vecinos de Palos, la entrega de dos carabelas a Colón y a partir con él en el viaje rumbo a las Indias. Los numerosos marinos de Palos que partieron con Colón oyeron misa en esta iglesia antes de zarpar.

Puerta mudéjar de «los novios» de la iglesia de San Jorge

Desde la puerta de «los novios» se accede a la Fontanilla, junto a la cual se encuentra el histórico muelle del que partió la expedición descubridora. Se trata de una fuente pública de Palos del S. XIII, de estilo mudéjar, que está protegida por un templete cuadrangular de ladrillos. Según la tradición popular de ella se abastecieron de agua las naves de Colón.

La Fontanilla

Durante el reinado de Felipe II, en la segunda mitad del S. XVI, se construyeron numerosas torres de almenara en la costa onubense por necesidades de defensa y entre ellas encontramos la Torre Arenillas en el término municipal de Palos de la Frontera. Estas torres defensivas tienen una estructura en tronco de cono con un terrado superior donde se hacía la almenara o fuego de aviso.

Torre Arenillas

En la vecina Huelva hay varios monumentos a Alonso Sánchez de Huelva, conocido como el Prenauta, de quien se dice llegó a América antes que Colón. Hay documentos que narran la historia de un navío que llegó al Nuevo Mundo arrastrado por una tormenta (Fray Bartolomé de las Casas y en los «Comentarios Reales» del Inca Garcilaso de la Vega de 1609).

La gastronomía local es rica en pescado y sobre todo marisco. Recomiendo acercarse a Huelva, tras cruzar el puente sobre el Tinto, para degustar la gamba blanca y el langostino de Huelva en el restaurante La Ría, además de las cigalas, camarones, coquinas, navajas y cañadillas.

Para acompañar el marisco recomiendo la cerveza fría de barril del local o los vinos blancos con D. O. Condado de Huelva.