Carnota (A Coruña)

30 01 2012

Al suroeste de la provincia de A Coruña encontramos Carnota, entre la Punta de Lens y la desembocadura del río Xallas.

Ensenada de Carnota

Históricamente el Concello se conoce por sus hórreos, construcciones singulares para guardar el maíz, las patatas u otros productos agricolas de estas tierras gallegas. En su término municipal se encuentran dos de los más grandes de Galicia, sólo superados por el hórreo de Araño, en el Concello de Rianxo.

Hórreo de Carnota 

El hórreo de Carnota es de los más grandes, con sus 34’7 m. de largo, 3 puertas y 22 pares de pies, siendo Monumento Nacional. Fue construido en el S. XVIII por Gregorio Quintela.

Hórreo de Carnota

Junto al hórreo y el palomar de Carnota, se ubica la Iglesia de Santa Comba (S. XVIII). Fue construida en 1775, de estilo barroco, con planta en cruz latina combinada con basilicl de tres naves. La torre campanario es del S. XIX. 

Iglesia de Santa Comba

Un paraje natural de excepción es la desembocadura del río Xallas en la ría de Ézaros, frente a Finisterre, en forma de cascada de más de 100 m. Tiene la peculariedad de ser la única cascada de Europa que vierte directamente al mar, y además está regulada su apertura por unas compuertas que abren los sábados y domingos en verano.

Desembocadura del río Xallas

En Lira destaca su hórreo, más estrecho que el de Carnota, pero un poco más largo, con sus 36’5 m. y el mismo número de pies. Ambos pertenecen al estilo de Noia y de la ría de Arousa.

Hórreo de Lira

El hórreo de Carnota era más pequeño que el de Lira, y fue ampliado para rivalidar con este, siendo una manifestación de la situación económica de sus dueños en el S.XVIII.

Hórreo de Lira

En el término de Carnota encontramos el pequeño pueblo de O Pindo, volcado al mar y de tradición marinera, a los pies del Monte Pindo, lugar de culto ancestral del pueblo celta. La mole granítica del Monte Pindo (627 m.) cambia de color con los rayos solares, sobre todo al atardecer.

O Pindo 

La playa de San Pedro, de fina arena y de suave pendiente, es ideal para el baño, destacando el color azul verdoso de sus aguas.

Playa de San Pedro

A la hora de comer, como en toda Galicia, el marisco y el pescado no pueden faltar, destacando el rodaballo y el centollo de O Pindo o Carnota, acompañados de Albariño con D.O. Rías Baixas.





Tui (Pontevedra)

16 08 2010

A orillas del río Miño, frente a la ciudad portuguesa de Valença, se levanta el conjunto histórico artístico del municipio pontevedrés de Tui, rezando en su lema “la historia en piedra”.

Vista del río Miño y Portugal desde la Catedral

En su término abundan los restos de castros celtas, que sufrieron la romanización en el año 137 a. C. con la llegada de Décimo Junio Bruto. En el S. IV los suevos conquistaron estas tierras, siendo capital del reino de Rekiamundo, pasando a tener sede episcopal en el S. V. La corte del rey godo Witiza tuvo su corte en las tierras tudenses de Monterreal.

Los árabes asolaron la ciudad, siendo liberada por el rey Alfonso I en el año 739, restableciendo la sede episcopal Ordoño II.

Catedral fortificada de Tui

La catedral fortificada de Santa María data del S. XII, con planta de estilo románico, destacando su portada norte por la iconografía de los capiteles. La primera obra de estilo gótico de la península ibérica la constituye el Pórtico de la fachada principal.

Claustro de la Catedral de Tui

El claustro gótico da acceso a la Sala Capitular románica y al torreón de Soutomaior, desde donde se divisa el fértil valle del Miño y la vecina Portugal.

Capilla de San Telmo

La Capilla de San Telmo es un exponente del barroco portugués en Galicia, siendo construida en 1769 sobre la casa donde murió esta santo dominico en el S. XIII.

El Museo Diocesano se ubica en el antiguo Hospital para Pobres y peregrinos.

Túnel de las monjas en el Convento de Clarisas

El Convento de Clarisas ocupa el escenario de los antiguos palacios episcopales, destacando el “Túnel de las monjas” que da acceso a la orilla derecha del río Miño, componiendo un rincón lleno de tipismo. Las monjas del convento elaboran unos “pececitos de almendra” que hacen las delicias de los golosos.

Muralla de Tui

Las murallas de Tui corresponden a la Edad Media (S. XII – S. XIII), ampliándose en los S. XVII – XVIII, como consecuencia de las guerras con Portugal.

Iglesia de San Francisco

La iglesia de San Francisco formaba parte del Convento de San Antonio, destacando en su interior, el retablo barroco del S. XVIII.

El Convento de Santo Domingo destaca por su interior cargado de elementos barrocos, como el retablo de la Virgen del Rosario, que posee una representación de la batalla de Lepanto.

Monumento a los caballos

En los montes de la comarca se crían los caballos a los que se le corta las crines en los llamados curros, y que los gallegos denominan la “Rapa das bestas”.

La gastronomía local destaca por el marisco gallego, pero además el río Miño ofrece sus productos fluviales, como los salmones, las angulas y la lamprea.

Los vinos con D. O. Rías Baixas, de la zona cercana de O Rosal, acompañan a los frutos del mar y del río. 





Combarro (Pontevedra)

22 05 2009

El viajero que visita Galicia no puede dejar de ver este pequeño pueblo marinero lleno de encanto perteneciente al municipio de Poio, a orillas de la ría de Pontevedra.

El conjunto histórico artístico se caracteriza por tres elementos esenciales: los hórreos, los cruceiros y las casas mariñeiras.

combarro1

Hórreo de Combarro

La peculariedad de los hórreos de Combarro es su ubicación a orillas de la mar sirviendo de despensa para los alimentos, fundamentalmente maíz y patatas.

Estas construcciones de arquitectura popular, al igual que las casas mariñeiras,  son del S. XVIII. A orillas de la playa de Padrón se alinean una treintena de hórreos que configuran la estampa marinera.

combarro2

Alineamiento de hórreos frente a la playa

En torno a la calle principal, denominada “A Rúa”, se agolpan las casas mariñeiras en las que la planta baja se destina para almacén de utensilios de pesca y agricultura, e incluso en algunas encontramos lagares donde se elabora el vino de las Rías Baixas.

Los cruceiros de Combarro tienen una peculariedad que los diferencia del resto de los cruceiros gallegos, y es que la figura de Cristo mira hacia tierra mientras que la figura de la Virgen está siempre dirigida a la mar.

cruceiro

Cruceiro combarrese

La iglesia parroquial de San Roque del S. XVIII preside el centro del casco histórico junto al cruceiro de San Roque con la imagen del santo y su perro “San Roquiño”.

No se conoce bien el origen de Combarro pero los documentos históricos atestiguan que el pueblo y la isla de Tambo fueron donados por Doña Urraca al Monasterio de Poio en el S. XII.

El Monasterio de San Juan de Poio fue fundado según la tradición en el S. VII por San Fructuoso, y en todo caso ya existía en el año 942.

Poio-San juan

Monasterio de San Juan de Poio

Por la ley de desamortización de Mendizábal el monasterio fue abandonado por los benedictinos en 1835. Actualmente es la residencia de los religiosos de la Orden de la Merced desde 1890.

En su interior destaca el Claustro de las Procesiones, del S. XVI, del maestro Mateo López.

combarro3

A orillas de la ría de Pontevedra

Galicia es tierra de marisco y en el Restaurante Combarro encontramos los manjares de la ría como nécoras, ostras, percebes, santiagüiños, camarones, centollos, cigalas o almejas, además de los pescados de la mar como el rodaballo, la merluza de pincho o el pulpo “a feira”.

Los vinos con D. O. Rías Baixas son ideales para acompañar una buena mariscada a orillas del Atlántico.





Baiona (Pontevedra)

15 10 2008

Ya en 1917 en la “Guía para el turista de Galicia” editada por la Asociación de Hoteleros y Fondistas de Galicia se decía:

“El trayecto entre Vigo y Baiona es de lo más hermoso que puede imaginarse, forma el Valle Miñor, y sus bellezas son tantas y tan indecibles, que dan la impresión de que la carretera dijérase ideada por un pintor escenógrafo enamorado de la dulzura y poética serenidad de este país de hadas”.

Guía para el turista de Galicia – 1917

Los romanos llamaron a la localidad Abobriga, conservándose el Puente Romano de A Ramallosa sobre el río Miñor. En el año 60 el general Julio César llegó a Abobriga con el fin de aniquilar a los herminios, enemigos de Roma, que se habían refugiado en las Islas Cíes.

En el año 587 la villa es conquistada por los visigodos al mando del rey Recaredo, pero poco tiempo después pasa a dominios árabes. Alfonso I conquista la villa pero Almanzor la recupera por la importancia estratégica de la ciudad. En 1201 el rey Alfonso IX de León concede la carta-puebla con los privilegios y fueros para sus habitantes en el comercio marítimo.

Castillo-fortaleza de Monterreal

En 1331 la villa de Baiona fue tomada por los portugueses y en 1388 el duque de Lancaster tomó la ciudad para la corona británica. Los Reyes Católicos mandaron amurallar el Monte do Boi, de ahí el nombre actual del Castillo de Monterreal. El 1 de marzo de 1493 llegó a Baiona la carabela Pinta al mandó de Martín Alonso Pinzón con noticias del descubrimiento de América.

Desde la fortaleza de Monterreal se contempla la ciudad con sus bellas playas (Santa Marta, A Concheira, A Ribeira, Os Frades, Barbeira).

Vista desde Monterreal

En el centro de la villa encontramos la Casa do Concello (1757) ubicada en la antigua Casa de Lorenzo Correa y Araújo, alcalde de Cuernavaca (México). Otras casas solariegas destacan en el casco antiguo como la Casa del Deán o de Mendoza y la Casa de los Ceta o del Perdón.

Casa do Concello

En el plano religioso destaca el conjunto monumental de la Iglesia de Santa María, el Crucero de la Trinidad y la Capilla de Santa Liberata. La iglesia de Santa María es de estilo románico ojival del S. XV y fue Colegiata en tiempos pasados.

La Capilla de Santa Liberata, en honor a la mártir de Baiona, es de estilo italiano plateresco (1695), destacando las dos torres de la fachada del templo.

Iglesia de Santa María

Puerta principal de la Ex Colegiata de Santa Maria

En este precioso enclave de las Rías Baixas, frente a las paradisíacas Islas Cíes, una buena mariscada no puede faltar en la mesa acompañada de un vino gallego como los de D.O. Albariño.