Peñaranda de Duero (Burgos)

18 05 2017

A orillas del río Arandilla, cerca de la Sierra de la Demanda, se ubica esta pequeña y bella villa medieval burgalesa de Peñaranda de Duero.

Plaza Mayor de Peñaranda de Duero

La Plaza Mayor es una de las más bonitas de Castilla y León, con casas de soportales del S. XVI, estando flaqueada por el Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda y la Colegiata de Santa Ana, sin olvidar el Rollo de Justicia.

Desde la plaza se puede admirar el imponente Castillo con su grandiosa Torre del Homenaje, visible desde gran parte de la vega del Arandilla.

Castillo de Peñaranda de Duero

El Castillo de Peñaranda de Duero data del Siglo X, a raíz de la repoblación de Fernán González, siendo ampliado en el Siglo XV. La villa medieval estaba amurallada, conservándose algunas de sus puertas, como el “Arco de las Monjas”.

Arco de las Monjas

La villa conserva lienzos de muralla, con acceso a la Plaza Mayor a través del “Arco de la Plaza”, así como la muralla con sus puertas de acceso al Palacio de los Conde de Miranda o Palacio de Avellaneda.

Muralla del Palacio de los Condes de Miranda

La villa perteneció al alfoz de Clunia, hasta que Fernando IV la entregó a Fernán Ruiz de Amaya, quien a su vez la venderá en 1311, al infante don Pedro, hijo de Sancho IV.

En tiempos de Alfonso XI, quedaría vinculada a la familia Avellaneda, Condes de Miranda.

Castillo y Casa Consistorial

Las casas típicas están construidas con adobe y entramado de madera, con poca profundidad y de dos plantas y buhardilla.

La planta baja se destinaba a lagar y otros menesteres, mientras que la parte superior se destinaba a la cocina y dormitorios.

Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda

El Palacio de los Condes de Miranda o Palacio de Avellaneda fue construido en el Siglo XVI, siendo atribuido a Nicolás de Vergara.

Destaca su fachada plateresca, el patío de arquería doble y sus salones con ricos artesonados gótico mudéjares y yeserías, siendo una de las joyas del plateresco español.

Patio del Palacio de los Condes de Miranda

El escudo de los Zúñiga entre tenantes, preside la portada del Palacio de Avellaneda, frente a la Colegiata de Santa Ana y el Rollo de Justicia, de estilo gótico flamígero, de una gran elegancia y esbeltez.

Rollo de Justicia

La Colegiata Abacial de Santa Ana, por Bula Pontificia de Paulo V (1605) preside el lado opuesto de la Plaza Mayor. Su construcción fue financiada por doña María Enríquez de Cárdenas, viuda de Francisco de Zúñiga.

Colegiata Abacial de Santa Ana

Su trazado se atribuye a Rodrigo Gil de Hontañón y a Pedro de Resines, mientras que la portada de estilo barroco clasicista fue diseñada por fray Pedro Martínez, a semejanza de un retablo con la figura de Santa Ana y los escudos de los Zúñiga y Avellaneda.

Colegiata Abacial de Santa Ana

El Monasterio de las Madres Franciscanas Concepcionistas, cuya primera abadesa fue Sor Ana de Zúñiga y Avellaneda, destaca por el artesonado mudéjar de la iglesia y el patio renacentista.

Plaza Mayor y Rollo de Justicia

Los tres productos típicos gastronómicos de Peñaranda de Duero son el queso de Burgos, la morcilla de Burgos y el lechazo.

Los vinos D. O. Ribera de Duero, de la subzona de Burgos, acompañan a los ricos manjares de Peñaranda de Duero.

Anuncios




Calatañazor (Soria)

15 03 2016

El la comarca soriana de las Tierras del Burgo, se levanta sobre un cerro la localidad histórica de Calatañazor, a orillas del río Milanos.

33.Calatañazor

Calatañazor

El topónimo de Calatañazor deriva del árabe, pudiendo traducirse como “Castillo de las Águilas”. En sus proximidades se encuentran los restos de la primitiva ciudad arévaca de Voluce.

34

Arquitectura popular

Según la leyenda, en el año 1002 se disputó la Batalla de Calatañazor, donde las mesnadas de Sancho García, Conde de Castilla, derrotaron a las tropas califales de Almanzor, general de Hisham II, de ahí la frase del romance que dice ” en Calatañazor perdió Almanzor el tambor”.

35

Calle Real

La villa medieval de Calatañazor impacta por su arquitectura popular tan bien conservada, con sus calles empedradas de cantos rodados y sus casas de tapial de paja y barro, con sus particulares chimeneas cónicas pinariegas, por lo que fue declarada Conjunto Histórico Artístico.

37

Chimeneas cónicas

En lo alto de la villa se encuentra las ruinas del Castillo, así como la Iglesia de Nuestra Señora del Castillo, de origen románico, con posterior ampliación de estilo gótico tardío.

En su interior destaca una pila bautismal románica (Siglo XI), el Cristo de Calatañazor (Siglo XV) y el retablo barroco (Siglo XVII).

36

Casa típica

Extramuros se encuentra la Ermita de la Soledad, siendo de gran belleza el exterior del ábside. Una imposta divide el tambor en dos mitades, mientras que las columnas son de fuste continuo en toda su altura.

38

Ermita de la Soledad

Bajo el alero se distribuyen los canecillos y los capiteles de una gran belleza, destacando una figurilla de un músico sedente. De la iglesia de San Juan sólo quedan restos de la nave y del ábside.

39

Ermita de la Soledad

Los alrededores de la villa destacan por su enorme bosque de sabinas, siendo la sabina albar (Juniperus thurifera) la especie autóctona de este sabinar.

41

Casa típica

Tanto el sabinar como las calles tranquilas y estrechas de la villa invitan al paseo, siendo numerosas las rutas senderistas que parten del pueblo.

40

Calle de Calatañazor

Los restos del Castillo se remontan al S. XIV, siendo levantado sobre una primitiva fortaleza árabe. La Torre del Homenaje fue restaurada, resistiendo dos cubos y varios tambores de la muralla circundante.

43

Cubos de la muralla

Muchas de las viejas casas de Calatañazor han sido rehabilitadas y reconvertidas en preciosas Casas Rurales, donde el viajero puede descansar en uno de los pocos lugares donde el silencio está presente por la ausencia de tráfico en sus calles.

42

Calle Real

Por la Calle Real estuvo Orson Wells rodando “Campanas de medianoche” y en el llamado “Valle de la Sangre”, debajo de la colina sobre la que asienta Calatañazor, se liberó la cruel batalla entre cristianos y musulmanes, según la leyenda.

44

Paisaje soriano desde el Castillo

La gastronomía se basa en productos del cerdo y el cordero, como las afamados torreznos, los chuletones, el churrasco, la cecina o los embutidos. También en temporada los productos micológicos, como los níscalos, los boletus o la trufa.

Los vinos sorianos con D. O. Ribera del Duero, maridan con los productos típicos de Calatañazor.





Medinaceli (Soria)

15 09 2009

En la confluencia de los valles de Jalón y Arbujuelo se situa la villa de Medinaceli, un enclave estratégico durante siglos y frontera entre cristianos y musulmanes.

No está claro su orígen celtíbero pero su principal periodo de romanización fue el Siglo I d. C. , construyéndose entre los Siglos I y III el Arco Romano de Medinaceli, único en España de tres arcos.

medinaceli arco romano

Arco Romano

Durante el periodo árabe se construyo la Alcazaba y sobre ella el Castillo Medieval. En la Alcazaba fue a morir el caudillo Almanzor tras su derrota y retirada en la batalla de Catalañazor.

medinaceli castell

Castillo de Medinaceli

De la muralla musulmana sólo queda en pie el Arco Árabe, pudiendose a preciar los niveles de la muralla romana.

medinaceli muralla

Arco Árabe

Sobre el antiguo Foro Romano se situa la Plaza Mayor de Medinaceli destacando el Palacio Ducal y la Alhóndiga, sobre la que sobresale la torre de la Colegiata.

La Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción es de estilo gótico con una nave central y dos laterales (S. XVI), destancando su torre cuadrangular. El altar mayor es barroco.

medinaceli plaza mayor

Plaza Mayor

La Alhóndiga del S. XVI posee un piso superior que fue destinado a casa del concejo, y un piso inferior reservado a transaciones comerciales y cárcel del partido judicial. La parte inferior posee dos arcadas de medio punto y arcos carpanales sobre columnas.

medinaceli alhondiga

Alhóndiga

De origen pagano es la Fiesta del “Toro Jubilo” que se celebra la noche del 12 al 13 de noviembre en la Plaza Mayor, siendo la única fiesta de toro de fuego en Castilla.

En el Restaurante Bavieca se puede degustar la caldereta soriana, el solomillo de ternera con emulsión de boletus, los caramelos de morcilla con mermelada de piquillos, terminado con unas milhojas de chocolate negro y merengue de azafrán.

Los vinos de la tierra (D. O. Ribera de Duero) hacen un maridaje perfecto con los platos de Medinaceli.





Baños de Cerrato (Palencia)

25 10 2007

A 13 Km. de Palencia se encuentra la localidad de Baños de Cerrato en plena vega del río Pisuerga. Tan pequeña localidad guarda dos tesoros, la iglesia parroquial de San Martín de Tours del S. XVI y sobre todo una de las joyas del patrimonio nacional, la Basílica de San Juan de Baños, edificio visigótico del S. VII.

Baños de Cerrato 

Basílica de San Juan de Baños

La Basílica de San Juan de Baños fue mandada construir por el rey Recesvinto en el año 661 d. C., según consta en una inscripción del arco triunfal.

Presentaba planta basilical con tres naves y tres ábsides en su origen. Tras su reconstrucción desaparecieron los ábsides laterales y se añadió la espadaña. La puerta exterior presenta un arco en herradura de estilo puro visigodo. En la clave está tallada la cruz patada con un clipeus, labrada con cuadrifolias simétricas que recuerdan la orfebrería de los visigodos.

El templo se ilumina a traves de ventanas en forma de herradura abocinadas con vistosas celosías.

 Ventana visigoda

Ventana en herradura

En el interior destacan los arcos visigodos sobre columnas de mármol, reaprovechadas de algún templo romano, de color beige, rosa y gris, con los capiteles ocre que contrastan junto a los muros de piedra caliza. Los capiteles de tipo corintio presentan hojas de acanto.

En el prebisterio de la basílica se encuentra una reproducción de la corona votiva del rey Recesvinto.

San Juan Baños - interior

Interior de la Basílica de San Juan de Baños

Frente a la Basílica de San Juan el viajero puede reponer las fuerzas en el Mesón El Lagar con amplia variedad de platos como el chorizo al infierno, el revuelto de morcilla, piñones y pasas, el cochifrito o el churrasco de ternera con chimichurri. Es la ocasión para degustar los vinos de la cercana zona de Ribera de Duero o Cigales.