Medellín (Badajoz)

27 03 2020

El término municipal de Medellín es prácticamente llano, al situarse en el valle del río Guadiana, al norte de la provincia de Badajoz, encontrándose la población a los pies del cerro del Castillo.

Medellín

Esta pequeña población pacense de poco más de 2.000 habitantes, fue la cuna de Hernán Cortés , conquistador de México, y del licenciado Alonso Bernáldez de Quirós, gobernador de Venezuela y uno de los promotores de la fundación de Caracas.

Monumento a Hernán Cortés

El estudio de la necrópolis prerromana de Medellín, que ha proporcionado gran cantidad de material de época tartésica, ha permitido identificarla con Conisturgis, capital de los conios, que fue destruida por los lusitanos.

La Metellinum romana fue fundada por el cónsul Quintus Caecilius Metellus Pius unos 79 años antes de Cristo. En honor a su fundador recibirá su primera denominación Metellinum. 

Teatro Romano y Castillo

El teatro romano de Medellín se localiza en la ladera sur del Cerro del Castillo, dentro de los límites de un importante yacimiento arqueológico, cuyos orígenes se remontan al Bronce Final.

Las materiales, técnicas y decoraciones utilizados en su construcción han permitido fechar su erección en época tardo-republicana o protoagustea, detectándose reformas posteriores de época claudia y del siglo II.

Teatro Romano

Aunque el estado de conservación del graderío del teatro es excepcional, la situación de su muro perimetral exterior es irregular. Gran parte de su sección ha desaparecido, presentando grandes roturas en los lugares en los que se ubican las puertas de entrada.

Teatro Romano

La Iglesia de Santiago, junto al Teatro Romano (siglo XIII) acoge el centro de interpretación local, lugar donde se explica la evolución histórica de la villa, con valiosas piezas romanas encontradas durante la excavación.

Iglesia de Santiago y Castillo

En la Iglesia de San Martín (S. XIII) se custodia la pila en que fue bautizado Hernán Cortés. La Iglesia de Santa Cecilia (S. XVI) porta el nombre de la patrona de la villa.

Puente de los Austria

Esta magnífica obra de veinte ojos y cuatrocientos metros de longitud representa el tercer puente que el vado habría de conocer.

El primero de aquéllos, de época romana, fue destruido por una riada anterior a 1525. Un segundo, de traza renacentista, vino a ser erigido en 1575, pero fue devastado a su vez por una nueva crecida del Guadiana en 1603.

El puente que hoy se contempla data de 1630, como atestigua un interesante templete hacia la mitad de su trayecto. Con todo, todavía es posible distinguir en ambas orillas los restos de los dos puentes que le precedieron.

Calle de Medellín

De época musulmana perviven pocos restos, como aislados lienzos de muralla tapial, restos de los muros de la antigua alcazaba tumbados bajo las almenas de la actual fortificación y un aljibe de dos naves recubiertas de pintura almagre (siglo XII). 

Puente de los Austria

De época visigoda cabe destacar el fantástico ajuar funerario hallado en la finca «El Turuñuelo», cuyo elemento más señero está representado por un medallón de oro en el cual se lee, en griego, una oración que invoca la protección de la Virgen María, y se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

Plaza Hernán Cortés

La caldereta de cordero, las migas, el moje de peces, la sopa de tomate o el picadillo de hortalizas son los platos típicos de Medellín.

Los vinos de la tierra con D.O. Ribera de Guadiana, acompañan a estos platos pacenses.





Trujillo (Cáceres)

25 02 2020

Turaca o Turacia era el nombre prerromano de la ciudad. Posteriormente, en la época romana se llamó con la voz latina Turgalium, hasta llegar al nombre actual de Trujillo. Se encuentra al este de la penillanura trujillano-cacereña, limitando al oeste con los Llanos de Cáceres, al este con la sierra de Guadalupe y al sur con la sierra de Montánchez. 

Monumento a Pizarro en la Plaza Mayor

En la localidad nacieron, entre otros, Francisco Pizarro, conquistador del Perú, cuya escultura ecuestre se levanta en la Plaza Mayor, y Francisco de Orellana, descubridor del río Amazonas.

Su importancia histórica, su situación, su entorno natural y su gastronomía han hecho de Trujillo un importante centro turístico de Extremadura.

Panorámica desde la torre de Santa María

Con la llegada de los musulmanes, se construyó la Alcazaba de Trujillo que dominaba la ciudad medieval, bajo la influencia de Badajoz.

El paso definitivo a poder cristiano tiene lugar en 1232, con la confluencia ante los muros trujillanos de tropas de las órdenes Militares de Alcántara, Santiago, el Temple y Hospitalarios, a los que se sumó el obispo de Plasencia, que reafirma con su presencia sus derechos a una ciudad englobada en la diócesis placentina según su Bula de creación (1189), con amplios territorios y, por tanto, con importantes ingresos para las arcas obispales.

Plaza Mayor de Trujillo

La Plaza Mayor, de forma rectangular, estilo renacentista y rodeada por soportales en gran parte, destacando la iglesia de San Martín, el Palacio de los Duques de San Carlos, el Palacio de los Orellana Toledo, el Palacio del Marqués de la Conquista y el Palacio de los Pizarro Orellana.

Iglesia de San Martín

La iglesia de San Martín se comienza en el siglo XIV, y se continúa durante más de una centuria, siendo acabada con importantes modificaciones sobre su traza inicial durante la segunda mitad del siglo XVI, hacia el año 1564.

Por ello cuenta con elementos arquitectónicos que son propios del gótico, en su cuerpo y estructura principal, y también del renacimiento, en las obras realizadas en su última etapa constructiva. Consta de una sola y amplia nave en piedra de sillería y cubierta con bóvedas de crucería estrellada; con capillas entre los contrafuertes, que en su parte superior se muestran claramente al exterior.

Palacio Orellana Toledo

El Palacio de los Marqueses de la Conquista fue construido en el siglo XVI, empezándose a edificar en 1562 por orden de Hernando Pizarro y por su esposa y sobrina Francisca Pizarro Yupanqui, hija de Francisco Pizarro siguiendo las indicaciones recogidas en el testamento de este último.

En el siglo XVIII, ante el delicado estado del edificio que amenazaba con derrumbarse se realizó una restauración del mismo. Las obras fueron llevadas a cabo por el arquitecto Manuel de Lara Churriguera, miembro del clan que dio nombre al estilo churrigueresco y sobrino de José de Churriguera, máximo exponente del mismo.

Palacio de los Marqueses de la Conquista

Cerca de la Plaza Mayor, se encuentra el Palacio de Juan Pizarro de Orellana, primo de Francisco Pizarro, que fue primer corregidor de Cuzco. Levantó el palacio renacentista con dos torres en su fachada y se conoce como «Casa de Contratación», por ser el lugar de enrolamiento de aquellos que querían marchar a Perú.

Palacio de Juan Pizarro de Orellana

En dicho palacio estuvo hospedado Miguel de Cervantes, en su viaje al monasterio de Guadalupe, para cumplir la promesa a la Virgen, que le hizo en su cautiverio de Argel. 

Patio del Palacio de Juan Pizarro de Orellana

La Iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo es de estilo románico tardío, su construcción se inició en el siglo XIII, fue reconstruido y ampliado en los siglos XV y XVI en estilo gótico. Se cree que se edificó en el mismo lugar donde anteriormente existía la mezquita. Tras la reconquista cristiana el 25 de enero de 1232 se consagró a la Virgen María en el misterio de su Asunción.

Retablo Mayor

El Retablo Mayor contiene 25 tablas pintadas al óleo por Fernando Gallego y el Maestro Bartolomé. El edificio consta de tres naves que están cubiertas por una bóveda de crucería, dos portadas orientadas al este y oeste, y dos torres: la llamada «Torre Nueva», situada a los pies y la «Torre Julia» en la cabecera.

Nave de Santa María la Mayor

En el cerro conocido como Cabeza de Zorro se levanta la Alcazaba (Siglo IX al XIII) y que se conoce popularmente como el Castillo. Está compuesta por grandes bloques de granito de sillería y cuenta con diecisiete torres cuadradas.

Sobre las dos que protegen el acceso principal con una arco en herradura, se colocó la imagen de la Virgen de la Victoria, patrona de la localidad.

Alcazaba de Trujillo

Los Alcázares de Altamirano, Bejerano y Chaves son otros de los palacios del casco histórico de Trujillo, destacando el de Luis Chaves el Viejo, donde residieron largas temporadas los Reyes Católicos.

Plaza Mayor de Trujillo

Entre los platos típicos de la gastronomía encontramos las migas extremeñas, el frite de cabrito, las criadillas de tierra y espárragos trigueros, las landrillas de ternera o la sopa del Obispo.

Los vinos con D. O. Ribera de Guadiana, acompañan los platos de la monumental ciudad de Trujillo.





Zafra (Badajoz)

18 12 2008

En el suroeste de la provincia de Badajoz se encuentra esta bella ciudad extremeña, nudo de comunicaciones entre Andalucía y Portugal.

Sus orígenes se remontan a la legendaria Segeda romana. En la época medieval la ciudad de Zafra se sitúa en la línea fronteriza entre los reinos de taifas de Badajoz y Sevilla. Tras un primer intento de reconquista por parte de Alfonso IX, la ciudad pasa a manos castellanas en 1241 con el rey Fernando III. El momento cumbre de la historia de Zafra llega en 1394 cuando Enrique III dona la ciudad a Gomes I Suárez de Figueroa.

zafra1

Plaza Grande

El segundo titular de la villa, Lorenzo II Suárez de Figueroa, hace de Zafra el centro del Señorío de Feria. En el S. XVII, el Ducado de Feria fue anexionado por el Marquesado de Priego y posteriormente quedó integrado en el Ducado de Medinaceli.

zafra2

Soportales de la Plaza Grande

Dos de los emblemas de Zafra son sus afamadas plazas: La Plaza Grande y la Plaza Chica.

En la Plaza Grande, de dimensiones colosales, el viajero puede descansar a la sombra de las palmeras o de sus soportales en los días calurosos de esta tierra de Extremadura.

En la Plaza Chica, antiguo mercado, se encuentra una vara de medir en uno de sus pilares, que usaban los comerciantes.

zafra4

Plaza Chica

Otro monumento destacado de Zafra es el Alcázar Palacio de los Duques de Feria, del S. XV y ampliado en el S. XVII, destacando el patio central de mármol. Actualmente alberga el Parador de Turismo.

El viajero puede perderse por el casco histórico, por bellos rincones como la Callejita del Clavel, la calle Sevilla, el Arquillo del Pan, el Arco de Jerez y el Arco del Cubo, sin olvidar la Colegiata de la Candelaria, la Capilla de San José o el Convento de Santa Clara.

zafra3

Alcázar Palacio de los Duques de Feria

En Zafra se puede degustar el jamón ibérico de Extremadura, el revuelto de espárragos trigueros, las aceitunas «machás», la lengua estofada, las ancas de rana o el gazpacho. Para acompañar los caldos de la zona como son los vinos de D. O. Ribera del Guadiana.

Para descansar el Parador Nacional Duques de Feria, en pleno centro histórico, nos devuelve a la Edad Media entre sus paredes.