Santa Cruz de la Serós (Huesca)

18 01 2014

En la Jacetania oscense encontramos el bello pueblo de Santa Cruz de la Serós, que a pesar de ser pequeño, posee un rico patrimonio cultural.

1.Santa Cruz de la Serós (Huesca)

Iglesia de Santa María

La población está declarada Conjunto Histórico Artístico en el Camino de Santiago, siendo sus tres joyas, la Iglesia de Santa María, la Iglesia de San Caprasio y el Monasterio de San Juan de la Peña.

2.scs

Iglesia de Santa María

Del S. XI es la Iglesia de Santa María que formaba parte de un monasterio benedictino, de una sola nave con planta de cruz latina y ábside semicircular.

El rey Ramiro I mantuvo una hospedería en el monasterio femenino y les confió como religiosa a su hija menor Doña Urraca. Alcanzó su esplendor cuando su otra hija, Doña Sancha, viuda del conde Ermengol III de Urgel, ingresa en el monasterio como Abadesa en el año 1070.

3.scs

Iglesia de San Caprasio

El templo de San Caprasio (S. XI) se edificó entre 1020 y 1030, en tiempos del rey Sancho III el Mayor, destacando su bello estilo románico lombardo. La torre fue añadida a la iglesia en el S. XII.

4.scs

Iglesia de San Caprasio

La decoración típica lombarda está compuesta por arquillos ciegos en su perímetro apeando de forma alternante en ménsulas o lesenas, creando bellos efectos según la luz solar.

5.San Juan de la Peña

Monasterio de San Juan de la Peña

En las afueras de Santa Cruz de la Serós se encuentra el Monasterio de San Juan de la Peña, destacando su magnífico claustro repleto de capiteles, la puerta del arco de herradura o el Panteón Real.

6.scs

El sueño de San José

Los capiteles de San Juan de la Peña representan la génesis, la infancia y la vida pública de Jesús, la Pasión de Cristo y otros temas bíblicos.

Entre sus capiteles destacan “El sueño de San José”, el de “Caín matando a Abel”, “Marta suplicando a Cristo” o la “Resurrección de Lázaro”.

7.scs.

Marta suplicando a Cristo

En el año 1071, el rey aragonés Sancho Ramírez mandó edificar la iglesia superior del monasterio. A finales del S. XI se construye la iglesia inferior de los Santos Julián y Basilisa, con la Sala del Concilio.

8.scs

Caín matando a Abel

Todo el claustro se cobija bajo la roca de la montaña, que le sirve de resguardo. La arquería del claustro se eleva sobre podio de piedra de las canteras de Botaya.

9.scs

Resurrección de Lázaro

De posterior construcción es la capilla gótica de San Victorián, primera manifestación del gótico florido en Aragón.

10.scs

Capilla de San Victorián

A través de una escalera se accede al Panteón de Nobles, con dos filas de enterramientos orladas con ajedrezado jaqués y tímpanos esculpidos. En la sala continua encontramos las Tumbas Reales de los Reyes de Aragón.

11.scs.

Lápida funeraria

En San Juan de la Peña, están sepultados los reyes de Navarra que reinaron en Aragón, los primeros condes aragoneses, y los tres primeros reyes de la dinastía ramirense, Ramiro I, Sancho Ramírez y Pedro I.

12.scs.

Iglesia de Santa María

A la hora de comer nada como el “ternasco de Aragón”, las migas de pastor o los guisos de alubias de la zona, acompañados por los vinos de la provincia con D. O. Somontano.





La Vall de Boí (Lleida)

27 10 2011

En la comarca ilerdense de L’Alta Ribagorça se encuentra La Vall de Boí, en torna al río Noguera de Tor, un valle precioso por su paisaje pirinaico y sobre todo por el rico patrimonio de sus iglesias románicas, declaradas por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad.

Nueve son las joyas románicas de este valle, localizándose la primera a la entrada del valle en la población de Còll.

La iglesia de L’Assumpció de Còll del S. XII – XIII, destaca por su pórtico, el crismón y los capiteles esculpidos con escenas de luchas entre animales y hombres.

Iglesia de L’Assumpció de Còll

La iglesia de una sola nave pose un sólo ábside semicircular, contando los laterales con dos capillas, una románica y otra posterior de estilo gótico, base del campanario. Un elemento característico de esta iglasia es la de poseer la sillería de mayor tamaño de las iglesias de La Vall de Boí.

Ábside y torre de la iglesia de L’Assumpció de Còll

Tras dejar Cóll, nos encontramos con la localidad de Cardet con sus casas colgadas  de la pendiente de la montaña, a casi 1.200 m. de altitud, sobresaliendo la iglesia de Santa María, con su bello ábside semicircular de estilo lombardo, como el del resto de las iglesias del valle. Dado su emplazamiento se edificó con dos plantas, siendo la única iglesia que posee una cripta en su interior.

Iglesia de Santa María de Cardet

Como consecuencia de las restauraciones en la etapa barroca, el campanario es sustituido por una espadaña, con doble arco con campanas. El ábside destaca por sus arquillos ciegos y leseñas.

Portal de entrada y espadaña de Santa María de Cardet

Barruera es la cabecera de La Vall de Boí, siendo denominada en la antigüedad como Vallis-Orcera, por la alta concentración de osos. A la entrada de la población encontramos la iglesia de Sant Feliu con elementos románicos del S. XI y XII.

Iglesia de Sant Feliu de Barruera

En el doble ábside  de la iglesia se pueden observar lor arquillos ciegos y las leseñas de estilo lombardo del S. XI, de los sillares de diferente tamaño del S. XII y sin decoración exterior.

Iglesia de Sant Feliu de Barruera

A escasos metros de la iglesia de Sant Feliu de Barruera se encuentra el desvio a la localidad de Durro que cuenta con dos monumentos religiosos, la iglesia de la Nativitat y la ermita de Sant Quirç.

La iglesia de la Nativitat de Durro es de grandes proporciones, destacando el campanario, la nave central y el pórtico, habiendo desaparecido los dos ábsides románicos y la capilla lateral por remodelaciones posteriores.

Iglesia de la Nativitat de Durro

Debido a las transformaciones entre los S.XVI y XVIII surgieron dos capillas góticas y una sacristía barroca. En el interior se puede apreciar la imagen románica de Nicodemo que formaba parte del Descendimiento de la Cruz, así como el retablo barroco del altar.

Retablo de La Nativitat 

A 1.500 m. de altitud, dominando La Vall de Boí y la población de Durro, se alza la ermita de Sant Quirç, del S. XII con aportaciones posteriores barrrocas. 

Ermita de Sant Quirç

La pequeña nave con bóveda de cañón posee un ábside semicircular, estando rematada por una espadaña de doble arco. En su interior destacan las imágenes góticas de Sant Quirç y Santa Julita.

Ermita de Sant Quirç

Descendemos de nuevo al valle para continuar hasta Erill la Vall, destacando por encima de los tejados de las casas el esbelto campanario de la iglesia de Santa Eulàlia. La torre de planta cuadrada posee seis pisos de altura de estilo lombardo, con sus arquillos ciegos y los frisos en diente de sierra.

Iglesia de Santa Eulàlia de Erill la Vall 

En el interior de la iglesia encontramos una copia del grupo escultórico del Descendimiento de la Cruz, estando repartido el original entre el Museu Episcopal de Vic y el Museu Nacional d’Art de Catalunya de Barcelona.

Torre de Santa Eulàlia de Erill la Vall

En Boí encontramos la iglesia de Sant Joan del S.XI, de planta basilical con un ábside central rectangular y dos pequeños laterales semicirculares.

Iglesia de Sant Joan de Boí 

Destacan sus pinturas murales del interior de la nave, con escenas de la lapidación de San Esteban, el Bestiario o los Juglares.

Pintura mural de Sant Joan de Boí

Finalmente llegamos al fondo del valle, donde la localidad de Taüll guarda el tesoro artístico del valle, con sus dos impresionantes iglesias, la de Sant Climent y la de Santa María.

La iglesia de Sant Climent de Taüll es el prototipo de iglesia románica de planta basilical y fue consagrada el 10 de diciembre de 1123 po Ramón Guillem. La iglesia destaca exteriormente por su campanario de seis plantas con ventanas geminadas, salvo en el primer piso con una y el tercero con tres. La planta consta de tres naves con tres ábsides.

Iglesia de Sant Climent de Taüll

En el interior destaca el Pantocrátor, simbolo emblemático del románico catalán, reproducido en miles y miles de libros del arte medieval. Representa al Todopoderoso, en actitud de bendecir, rodeado por los cuatro apóstoles, San Marcos, San Mateo, San Juan y San Lucas. 

La imagen del Pantocrátor se encuentra metida en una mandorla perlada, destancando la frase del libro abierto “Ego sum lux mundi” (Yo soy la luz del mundo).

Pantocrátor de Sant Climent de Taüll

En el centro de Taüll encontramos la iglesia de Santa María, consagrada un día después de la de San Climent, lo que muestra el poderio de los señores de Erill en La Vall de Boí a principios del S.XII. También es de planta basilical con tres naves y tres ábsides.

Iglesia de Santa María de Taüll 

En su interior destacan las pinturas murales y en su ábside la imagen de la Virgen con el Niño y la Adoración de los Reyes Magos, mientras en la franja inferior, se representa el Colegio Apostólico.

Pintura del ábside de Santa María de Taüll

Muchas son las iglesias románicas a visitar por lo que recomiendo dividir la visita entre una mañana y una tarde, descansando al mediodía para degustar la gastronomía del valle, a base de ensalada de montaña, tortilla de “moixarrons”, arroz a la cazuela con conejo y senderuelas, sopa de pastor con tomillo y carnes de vacuno.

Para acompañar los platos se deben probar los vinos de la provincia de Lleida “Costers del Segre”, desconocidos para la mayoria de los viajeros.





Ribadavia (Ourense)

7 05 2008

En el interior de Galicia, entre el verde de los viñedos y los prados y el gris del cielo y el granito, se levanta la villa medieval de Ribadavia, capital histórica de la comarca de O Ribeiro.

Un entramado de “rúas” componen el barrio judío rodeado de murallas y salpicado por iglesias románicas, emergiendo por encima de las casas el castillo de los Sarmiento.

Castillo de los Sarmiento

El castillo data del S. XV y perteneció a los Condes de Ribadavia. En su interior se conserva una necrópolis del S. IX-XII.

La muralla primitiva data del S. XII siendo ampliada en los S. XIV y XV y alcanza una altura de hasta 5 metros conservándose en la actualidad tres de las cinco puertas: la Porta de Cerca, la Porta Nova o de Celanova y la Porta Falsa o Postigo.

 

Porta Nova o de Celanova

La Porta Nova o de Celanova da salida al río Miño por el sur de la población, mientras la Porta de Cerca se abre al oeste y la Puerta Falsa o Postigo al sureste por el molino.

Porta Falsa o Postigo

El conjunto monumental de Santo Domingo con su iglesia gótica conserva muestras de arte sepulcral, capiteles historiados y un “ángel gaitero” tallado en piedra que es único en Galicia.

La Iglesia de Santiago del S. XII es la parroquia más antigua de Ribadavia, de estilo románico y en la que destaca el magnífico rosetón.

Iglesia de Santiago

La Iglesia de San Juan de finales del S. XII destaca por su sencillez con rica ornamentación de canecillos y ventanas. En el interior podemos admirar su bóveda románica de cañón.

Iglesia de San Juan

La Iglesia de la Magdalena o Parroquia de San Xes tiene su orígen en el S. XII, aunque posee numerosos elementos posteriores barrocos.

Los deportes naúticos se pueden practicar en el río Miño, el río Avia o el parque acuático de Castrelo. El senderismo se realiza a través de la denominada “Ruta de la historia del vino y del románico”.

En el Pazo de Esposende el viajero encontrará la paz en esta tierra gallega rodeado de viñedos y verdes bosques. En el restaurante Plaza o en la Vinoteca O Lagar se pueden degustar los vinos de la D. O. Ribeiro, además de disfrutar del pulpo o merluza a la gallega.

No podemos abandonar Ribadavia sin visitar la Tasca Papuxa, cerca de la Porta Nova, una de las tascas más típicas de Galicia. Como dice su lema “chejar e encher”, con lo que al llegar se le dan unas tazas al viajero para que él mismo las rellene de los barriles de la bodega.





Urueña (Valladolid)

14 01 2008

En la Tierra de Campos de Valladolid se alza la villa medieval de Urueña sobre las estribaciones de los Montes Torozos. Ya los romanos cruzaron estas tierras entre Palencia y Zamora a través de la vía de la Toresana. Con el rey Sancho II de Castilla la villa fue cabeza del Infantado de Valladolid.

La villa de Urueña está amurallada casi en su totalidad conservando dos de sus puertas, el Arco de la Villa y la Puerta del Azogue.

Muralla Urueña 

Murallas de Urueña y Torreón de Doña Urraca

La muralla comenzó a edificarse en tiempos de Doña Sancha, hermana de Alfonso VII, y data de finales del S. XII. El Arco de la Villa es apuntado y se abría al páramo mientras la Puerta del Azogue constituía la principal entrada a la villa estando flaqueado el arco de medio punto por dos torres cúbicas.

El castillo de Urueña es anterior a las murallas siendo edificado en 1060 en tiempos de Fernando I. Tiene forma rectangular con cubos semicirculares en su perímetro y en él destaca la Torre del Homenaje.

En la unión de la muralla con el castillo se levanta el Torreón de Doña Urraca o Peinador de la Reina.

Castillo Urueña 

Castillo de Urueña

En el interior del recinto de la villa se encuentra la Iglesia de Santa María del Azogue, de estilo renacentista aunque levantada sobre una iglesia gótica. En su interior destaca un Cristo crucificado del S. XIV y el Cristo atado a la columna de la escuela de Gregorio Fernández.

 Iglesia Urueña

Iglesia de Santa María del Azogue

Extramuros se levanta la Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, la joya de la villa de Urueña. Se trata de la única obra de estilo románico catalán en tierras de Castilla y León y se edificó sobre la iglesia de un monasterio mozárabe del S. X.

El exterior de la ermita llama la atención con sus arquillos ciegos y bandas lombardas. En su interior destaca un retablo del S. XVI y el altar mayor del S. XVII con la imágen románica de La Anunciada.

Ermita Urueña 

Ermita de Nuestra Señora de la Anunciada 

Tan singular villa vallisoletana se ha convertido con un proyecto cultural ambicioso en la primera Villa del Libro de España.

En Los Lagares de Urueña la comida casera colmará el apetito del viajero tras la visita por las calles y plazas del medioevo. La sopa de ajo con setas, el potaje benedictino, las patatas cortesanas, los pichones o las lentejas son los platos típicos de la villa, acompañados por vinos claretes de la zona. De postre recomiendo los canutillos de monjas o el queso de Villalón con miel.





Cifuentes (Guadalajara)

6 12 2007

En el capítulo V de su “Viaje a la Alcarria” D. Camilo José Cela llega a la villa de Cifuentes rica en manantiales y fértiles vegas donde los romanos dejaron su impronta como lo demuestra el miliario de Gárgoles de Arriba o el Puente de Murel en Carrascosa de Tajo.

Cifuentes perteneció a la Comunidad de Atienza hasta tiempos del rey Alfonso X en que se separó constituyendo su alfoz. En el año 1253 Alfonso X entregó la villa a Doña Mayor Guillén de Guzmán, siendo su hija Beatriz la futura reina de Portugal. Doña Mayor mandó construir la monumental iglesia del Salvador.

Edificada entre 1261 y 1268 es un ejemplo de un incipiente gótico con tres naves separadas por pilares cilíndricos. La puerta occidental de Santiago de tradición románica ya tiene influencia gótica. El arco de medio punto abocinado muestra ocho arquivoltas que descansan sobre capiteles historiados.

Portico salvador 

Pórtico de Santiago de la Iglesia del Salvador

La arquivolta interior representa a los doce apóstoles, tallados por parejas, y a los ángeles. La chambrana muestra un rico repertorio iconográfico contrastando el lado derecho con lances de la vida cristiana y el lado izquierdo con figuras de diablos cornudos atormentando a los pecadores en el infierno.

Iglesia Salvador de Cifuentes 

Iconografía de los diablos cornudos

Por encima del pórtico se abre un gran rosetón gótico de preciosa tracería. La torre de la iglesia se alza en el ángulo derecho del pórtico y consta de dos cuerpos.

Presidiendo la villa de Cifuentes destaca el Castillo del Infante Don Juan Manuel del S. XIV sobre unas ruinas árabes del S. XI – XII.

Castillo de Cifuentes 

Castillo de Cifuentes

Cifuentes  fue una villa medieval amurallada y tenía cinco puertas de acceso de las que sólo queda la Puerta Salinera, denominada así porque se abría al camino que conducía a Saelices de la Sal. En el interios de las murallas destacaba el barrio de la judería en las inmediaciones de la iglesia del Salvador.

Muralla Cifuentes 

Muralla de Cifuentes y Puerta Salinera

Otros monumentos destacados son los Conventos de Santo Domingo y San Francisco, así como el Hospital y Ermita del Remedio.

En 1540 nació en Cifuentes, Ana de Mendoza y de la Cerda, “Princesa de Éboli”, una de las figuras enigmáticas del reinado de Felipe II.

La gastronomía de Cifuentes es tipicamente alcarreña con las carnes de caza, el cabrito o cordero asado, las truchas de los ríos, las verduras de la huerta cifontina y las setas de cardo.

Cerca de Cifuentes, en el suroeste de la provincia de Guadalajara, se produce el vino D. O. Mondéjar, con vinos blancos afrutados con uva malvar y macabeo y vinos tintos elaborados a partir de las variedades cencibel y cabernet sauvignon. La repostería se acompaña de la miel de la Alcarria. En el restaurante Los Parrales o en el Mesón San Roque el viajero puede degustar tan recia gastronomía.





Naut Aran (Lleida)

28 11 2007

El municipio de Naut Aran se encuentra en la comarca del Valle de Arán en Lleida y esta constituido por los términos de Tredòs, Salardú, Gessa, Arties y Bagergue, situándose a los pies del Puerto de la Bonaigua y de las famosas pistas de esquí de Baqueira – Beret.

En este municipio de Naut Aran se localizan varias iglesias menos conocidas que las del valle próximo de Boí – Taüll pero que guardan una riqueza artística de primer orden dentro del Románico Catalán.

Salardú es la capital del municipio situándose en la margen derecha del río Garona. La iglesia de Sant Andreu preside la parte alta del pueblo siendo del S. XII-XIII, siendo un claro ejemplo de románico catalán.

El pequeño pueblo de Tredòs posee tres iglesias romámicas, la Capella de la Verge del Roser, la iglesia de Sant Esteve, iniciada en el S. XI, y la iglesia de la Mare de Déu de Cap d’Aran.

Tredos 

Tredòs

Cerca de Tredós en el Pla de Beret se encuentra el Santuario de Montgarri a 1.645 m. de altitud, en un paraje bucólico, junto al río Noguera Pallaresa.

En la ribera de Valarties, en la falda del Montarto (2.830 m.), se encuentra el precioso pueblo de Arties. La iglesia parroquial de Santa María de Arties es una joya del románico del S. XI – XII.

La iglesia tiene tres naves separadas por pilares cilíndricos coronados por un ábaco cuadrado del que arracan los arcos de medio punto. El esbelto campanario es de sillería románico.

La Capella de Sant Pelegrí posee un ábside semicircular y un campanario en espadaña situandose al sur de la localidad. Destacan dos edificios civiles del S. XVI, la Casa Çò de Paulet y la Casa Portolá con una enorme torre cuadrada.

 Arties

Arties

En Arties se encuentra Casa Irene, un santuario del buen yantar, destacando entre sus platos la ensalada de pies de cerdo con ceps y foie al aceite de nueces, los fideos tostados con langosta y crema de ajos confitados, el lomo de buey charolais “bordalesa” con cebollas caramelizadas o el pato caramelizado al sésamo con endivias y salsa de higos. La elección del postre resulta muy difícil con la tarta Tatin, el hojaldre de peras caramelizadas, el terciopelo de avellanas con crema de yogourth, el marjolaine de pistachos o la marquesa de chocolate con crema de vainilla al bourbon.

Ni que decir que el restaurante es frecuentado por la familia real en sus estancias invernales en Baqueira – Beret.

Una visita obligada es el Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, muy cerca de Naut Aran, con numerosas rutas de senderismo a través del G. R. del Pirineo y múltitud de sendas de P. R.





Arcas del Villar (Cuenca)

16 11 2007

Cuenca es una de las ciudades españolas declaradas Patrimonio de la Humanidad. El viajero se pierde por sus callejas, su Catedral, las Casas Colgadas o sus murallas y se suele olvidar de Arcas del Villar, una pequeña localidad a tan sólo ocho kilómetros de la capital donde el símbolo es la preciosa iglesia románica de Nuestra Señora de la Natividad del siglo XIII.

Iglesia Natividad 

Iglesia románica de Nuestra Señora de la Natividad

Se trata de una iglesia de una sola nave de planta rectangular con una transición al gótico al cubrir con madera su ábside semicircular. En el exterior destaca su espadaña exenta con un arco ojival en su base por la que se accede al atrio. Su fachada principal posee cinco arquivoltas sobre otras tantas columnas con decoración vegetal.

En su interior destaca la imágen del Cristo y la Virgen de la Higa, así como la bóveda que recorre la iglesia.

Arcas 

Iglesia de la Natividad de Arcas del Villar

Tras disfrutar de la bella iglesia románica de Arcas del Villar recomiendo un descanso en la hoz del Huécar, afluente del Júcar, al que se une en la misma capital conquense.

Un lugar idílico es la Cueva del Fraile en plena hoz del Huécar, rodeada de pinos y con unas vistas impresionantes sobre la capital.

En su restaurante se ofrecen los productos típicos como los “zarajos” (tripas de cordero sobre ramillas de sarmiento), el “morteruelo” (especie de paté elaborado con perdiz, codorniz, gallina, cerdo, conejo y liebre que se condimenta con tomillo y romero), el “ajoarriero o atascaburras” (elaborado con patatas, bacalao, pan y huevos cocidos, con una pizca de sal y ajo) o los contundentes platos de caza.

Como postre podemos tomar el “alajú” , de origen árabe, a base de almendras y miel en forma de torta y cubierto de obleas. Para ayudar a digerir tan suculenta comida tenemos el licor típico de Cuenca, el “resolí” elaborado con crema de café, coñac y anís.

Desde la Cueva del Fraile parten nunerosas rutas de senderismo hacía la serranía conquense o hacía la misma Cuenca monumental a través de los ríos Júcar y Huécar.