Cazalla de la Sierra (Sevilla)

23 05 2022

En la Sierra Norte de Sevilla se encuentra el municipio de Cazalla de la Sierra, próximo a la confluencia con las provincias de Córdoba y Badajoz, rodeada de montañas y cursos fluviales.

Palacio de San Benito

Los indicios más remotos de presencia humana hasta ahora encontrados, parecen pertenecer a grupos de primitivos cazadores que utilizaron ya como habitación las Cuevas de Santiago.

Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación

Durante la conquista musulmana, la población fue llamada Castella «Ciudad Fuerte», siendo conquistada por el rey Fernando III en 1247, un año antes de la conquista de la capital sevillana. 

Calle Real

En 1730 el rey Felipe V instaló en Cazalla de la Sierra su residencia de verano y la de su corte, del 13 de junio al 20 de agosto, por prescripción médica contra las depresiones que sufría.

Ese año se celebraron cortes en Cazalla, por lo que fue de hecho capital del Reino de España.

Plazuela del Consejo

Durante un periodo Cazalla de la Sierra albergará a tres reyes de España juntos, Felipe V, Fernando VI y Carlos III, acompañados de toda la Corte Real.

Cartuja de Cazalla de la Sierra

La Cartuja de Cazalla dedicada a la Inmaculada Concepción se encuentra a 650 metros de altura sobre el mar en un lugar idílico cargado de historia, rodeado de bosques, un manantial de agua inagotable y vistas excepcionales.

Hay vestigios celtas, fenicios, romanos, musulmanes y cristianos. Parece ser que los primeros que se afincaron en este lugar fueron los fenicios que crearon la Ruta de la Plata y explotaron las minas del Cerro del Hierro.

Patio de la Cartuja

Entre 1417 y 1420 Fray Lope de Olmedo construyó el monasterio de San Jerónimo de Acela sobre el recinto y en 1476 los monjes Cartujos relevaron a los Jerónimos en el monasterio. 

Los monjes hospedaban a los peregrinos que hacían el Camino de Santiago en la Casa del Peregrino y se dedicaban a la labranza de las tierras, también  introdujeron sus técnicas de elaboración de licores hoy mundialmente conocidos como licor de Cazalla. 

Cúpula de la Cartuja

La Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación Iglesia parroquial aglutina dos proyectos inacabados. Su factura tiene origen en el siglo XIV, de estilo mudéjar, alargándose la obra y decoración hasta el XVIII, combinando renacimiento y barroco. 

Palacio de San Benito

La enorme producción vinícola que tuvo Cazalla durante los siglos XV y XVI, dio como resultado la destilación de los sobrantes para obtener el alcohol con el que se empezó a fabricar el famoso aguardiente, que a partir de entonces toma el topónimo de la población «Cazalla».

Interior del Palacio de San Benito

La Semana Santa de Cazalla de la Sierra alberga las hermandades de penitencia de la Borriquita, El Cautivo, La Esperanza y el Santo Entierro.

Hermandad de la Borriquita

El plato típico de la zona es el cerdo ibérico., aunque siendo zona serrana no podían faltar las estupendas carnes de caza (venado, jabalí, conejo o perdiz).

Se ha recuperado la tradición de elaborar buenos vinos locales Vinos de Cazalla, que maridan con los contundentes platos cárnicos.





Osuna (Sevilla)

29 10 2010

La Villa Ducal de Osuna se alza en la cima de una colina, coronada por su Castillo, el Teatro Romano, la Colegiata y la Universidad, estando muy bien situada estratégicamente, en el centro de Andalucía, entre Sevilla, Córdoba y Málaga.

Universidad de Osuna

Hace 3.000 años los iberos fundaron la ciudad de Urso, en referencia a la abundancia de osos en la zona. Durante la dominación romana (Genitiva Julia) alcanzó su esplendor urbanístico y cultural. Bajo la dominación árabe se denominó Oxona hasta la conquista cristiana en 1239 por Fernando III el Santo.

En 1264 es entregada a la Orden de Calatrava convirtiéndose en un punto estratégico en la defensa con el reino nazarí de Granada. En el S. XV, la Orden de Calatrava cede la ciudad a D. Pedro Téllez de Girón durante el reinado de Felipe II, recibiendo los descendientes el título de Duques de Osuna.

Claustro de la Universidad

En lo alto de la colina emerge la Universidad de Osuna fundada en el S. XVI. Es de planta rectangular con torreones en las esquinas en los que los chapiteles de azulejos blancos y azules dan una nota de color.

Por el vestíbulo se accede a un bello patio central con 24 columnas sobre las que descansan arcos de medio punto y desde donde arranca la escalera renacentista que conduce a los pisos superiores.

Plaza Mayor

Presidiendo la ciudad  se alza la Colegiata de Nuestra Señora de la Asunción de estilo renacentista, cuya fachada se admira desde la Plaza Mayor, sede del Ayuntamiento.

Ayuntamiento de Osuna

Sus calles estrechas de casas enjalbegadas con cal dan el toque andalusí a la villa, resaltando el colorido de las macetas repletas de geranios y claveles.

Calle de San Pedro

Una de las calles más famosas de Osuna es la Calle de San Pedro repleta de casas solariegas y palacios. Del S. XVIII destacan el Palacio del Cabildo de la Catedral de Sevilla y el Palacio del Marqués de la Gomera.

Palacio del Marqués de la Gomera

El Palacio del Marqués de la Gomera, del S. XVIII, se ha reconvertido en un lujoso hotel, donde rebosa el barroco andaluz en todas sus estancias.

Cilla del Cabildo de Sevilla

La Cilla del Cabildo de Sevilla, en la calle de San Pedro, presenta una imponente fachada barroca, siendo levantada en 1773, por el arquitecto Alonso Ruiz de Florindo y su hijo Juan.

Iglesia de Santo Domingo

Numerosos son los edificios religiosos de la ciudad de Osuna como la iglesia de Santa Clara, la iglesia de San Agustín, la iglesia de San Carlos El Real, la iglesia de Santo Domingo y los conventos de la Concepción, del Carmen, del Espíritu Santo, de San Pedro o Santa Catalina.

Iglesia de San Carlos El Real

Las estrechas calles de Osuna están repletas de casas señoriales con sus escudos heráldicos, intercaladas entre las blancas casas encaladas de rejas de hierro forjado.

Calle Gordillo

A la hora del almuerzo el viajero puede acercarse al «Mesón del Duque», donde degustar los pimientos rellenos, las alcachofas en salsa verde, las berenjenas con gambas y salsa de moscatel o las “repapalillas” de bacalao.

Otros platos más contundentes de Osuna son los cocidos como el cocido ursaonés, el cocido de habas y guisantes, el cocido de tagarninas y el bacalao al estilo del Duque.

Bacalao al estilo Duque de Osuna

En tierras sevillanas se puede acompañar la comida con Vinos de la Tierra Sierra Norte de Sevilla.