Almagro (Ciudad Real)

20 03 2017

Almagro es la capital histórica del Campo de Calatrava (Ciudad Real), situándose en una zona volcánica, cercana al cerro de la Yezosa.

Plaza Mayor

Su topónimo deriva del árabe “al-magra” (arcilla roja) haciendo alusión a la característica arcilla de la zona de color almagre, presente en los edificios de la población.

Panorámica de la Plaza Mayor

La villa de Almagro nació en un castillo árabe que se situaba en la actual Ermita de San Juan, tras la Batalla de las Navas de Tolosa (1212), y le fue otorgado fuero por fray Gonzalo Yáñez de Noboa, Maestre de la Orden de Calatrava, que confirmo en 1222, el rey Fernando III el Santo.

Panorámica de la Plaza Mayor

Con el rey Alfonso X el Sabio, alcanzó su esplendor, convocando Cortes en la villa, en el año 1273. La plaza medieval sufrió una importante transformación con la llegada de los Fúcar (castellanización de los Függer), banqueros súbditos de Carlos V, a quienes les habían arrendado las minas de Almadén.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor es de planta rectangular irregular, levantándose en la parte este el Ayuntamiento. En los lados mayores de la plaza se levanta un conjunto armonioso de viviendas, que se disponen en dos alturas sobre soportales, siendo sostenidas por ochenta y cinco columnas de piedra de orden toscano, sobre las que descansan las vigas de madera pintadas de almagre.

En 1788 con motivo de la proclamación del rey Carlos IV, la pintura de almagre fue sustituida por el azul, dándole el aspecto actual a la plaza.

Callejón de Villar

Desde el Callejón de Villar se observa la estructura de las viviendas, muchas de ellas transformadas en locales gastronómicos y de artesanía local.

Corral de Comedias

En el antiguo Mesón del Toro de Almagro se ubica el Corral de Comedias (finales del S. XVI), sede del Festival Internacional de Teatro Clásico, que se celebra cada mes de julio.

Corral de Comedias

Se trata de un patio rodeado de 54 pies rectos de madera de color almagre que apoyan sobre basas de piedra. Posee dos pisos con aposentos y entre el patio y la puerta de la calle se encuentra un zaguán empedrado con la Cruz de Calatrava.

Teatro Municipal

En 1863 se levantó el Teatro Municipal, según un proyecto de Cirilo Vara y Soria, según los gustos de la burguesía decimonónica, de estilo neoclásico, con patio de butacas elíptica y tres alturas (platea, palco y gallinero).

Calle de Almagro

La Iglesia Madre de Dios se ubica en el antiguo Hospital de Nuestra Señora la Mayor, siendo de estilo gótico tardío de transición al Renacimiento. Responde al estilo de iglesia columnaria y de salón, modelo extendido por La Mancha.

En el Altar Mayor se venera la Virgen de las Nieves, patrona de Almagro. El templo es el de mayores dimensiones de la provincia de Ciudad Real.

 Iglesia Madre de Dios

La Iglesia de San Blas, originalmente de San Salvador, data del S. XVI, posee una bella inscripción latina en su exterior, relacionada con la llegada de los Függer a la ciudad.

Iglesia de San Blas

Muchas casas solariegas destacan en el casco histórico de Almagro, como el Palacio de los Marqueses de Torremejía, el Palacio de los Oviedo, el Palacio de los Condes de Valparaíso, el Palacio de los Medrano, el Palacio de los Villarreal-Robles o el Palacio de los Függer.

Palacio de los Függer

El Convento del Santísimo Sacramento de los Agustinos es otra de las joyas de Almagro, de estilo barroco y que sufrió la desamortización de Mendizábal, quedando la Iglesia de San Agustín con sus frescos.

Iglesia de San Agustín

La Iglesia de San Agustín de planta de cruz latina, destaca por las pinturas al temple de estilo barroco, con motivos alusivos al Santo Sacramento, San Agustín y la Virgen.

Cúpula de la iglesia de San Agustín

La gastronomía local es conocida por las famosas berenjenas de Almagro. Otros platos típicos son las migas, el tiznao, los duelos y quebrantos o el asadillo.

Los vinos con D. O. La Mancha, son los ideales para acompañar los platos típicos, sin olvidar el queso manchego. 

Anuncios




Campo de Criptana (Ciudad Real)

22 11 2016

Sin lugar a dudas, Campo de Criptana (Ciudad Real) es conocida mundialmente por su rico patrimonio de molinos de viento, contra los que luchaba Don Quijote de La Mancha en el capítulo VIII de la obra de Miguel de Cervantes.

01-cc

Molinos de Viento

La población actual data del S. XIV tras la Reconquista, unificándose varios poblados de la zona bajo la Orden de Santiago, e incorporándose al Reino de Toledo.

Durante el S. XVI, la villa alcanzó su mayor auge con la construcción de varios molinos de viento, entorno al poblado de El Campo, que absorbió al resto de poblaciones.

02-cc

Don Quijote de La Mancha

Tres de los molinos están datados en el S. XVI: Molino Burleta, Molino Sardinero y Molino Infanto.

Los molinos de viento no sólo trituraban trigo para hacer pan, sino también harina de almortas y molturaban piensos.

03-cc

Molinos de Viento

En el centro de la población se encuentra la Iglesia de la Asunción, del S. XX, levantada sobre los restos de una iglesia del S. XVI, siendo de una sola nave con bóveda de cañón, con capillas laterales.

04-cc

Iglesia de la Asunción

El barrio de Albaicín es el más emblemático de la población, a los pies de la Sierra de los Molinos y el Cerro de la Paz. Sus casas pintadas de blanco y añil con tejas  árabes, constituyen el ejemplo de arquitectura popular manchega.

06-cc

Barrio del Albaicín

Un total de 10 molinos se alzan en el cerro que domina la población, a saber, Molino Burleta, Molino Infanto, Molino Sardinero, Molino Inca Garcilaso, Molino Culebro, Molino Poyatos, Molino Cariari, Molino Pilón, Molino Quimera y Molino Lagarto.

05-cc

Molinos de Viento

En su término municipal se encuentra la Laguna del Salicor, con vegetación de humedales, y donde habitan aves como el sisón y la ganga común.

07-cc

Campo de Criptana

La gastronomía de Campo de Criptana es la típica manchega, a base de asadillo, gachas, migas, el gazpacho, duelos y quebrantos o el tiznao, además de la carne de caza y los famosos quesos manchegos.

Los vinos D. O. La Mancha son los indicados para tales manjares manchegos, algunos de ellos inmortalizados en la obra Don Quijote de La Mancha.





Alarcón (Cuenca)

27 07 2012

La villa de Alarcón se sitúa en lo alto de un meandro del río Júcar, en la comarca de La Manchuela, y su historia está ligada a su Castillo de la Altas Torres. Fue en el S.XII cuando las tropas de Alfonso VIII conquistaron la “Alarkum” musulmana.

Castillo de las Altas Torres

Una presa a los pies de la población, retiene las aguas del río camino de Valencia, formando el Pantano de Alarcón, y sobre él se levanta la villa amurallada que conserva gran parte de las murallas y torres defensivas, como la Torre de Alarconcillo y la Torre del Campo.

Alarcón y río Júcar

La Torre de Alarconcillo fue construida en tiempos del Infante Don Juan Manuel, y se levanta en lo alto de un cerro, en el meandro del Júcar, frente a la pobalción. Consta de un cubo central con cuatro secantes, coronado por otro más pequeño, y sus funciones eran de vigilancia.

Torre de Alarconcillo

Tres líneas de muralla consecutivas rodean Alarcón, con sus puertas y torreones: Puerta y Torre del Campo, Puerta y Torre del Calabozo, Puerta del Bodegón, Puerta de Chinchilla y Puerta del Río.

Puerta y Torre del Campo

El Castillo de las Altas Torres es una fortaleza trapezoidal, en la que destaca su inmensa Torre del Homenaje de estilo renacentista del S. XV. Actualmente el Castillo de las Altas Torres alberga el Parador Nacional de Turismo de Alarcón.

Torre del Homenaje

Sobre las casas de Alarcón emergen los campanarios de las iglesias de la villa, fruto de su esplendor medieval, junto a los numerosos palacetes y casas nobles.

La Iglesia de San Juan Bautista del S. XVI se levanta sobre los restos de una anterior románica, siendo de una sóla nave en cañón y donde destaca su fachada de Juan de Herrera. Actualmente en su interior alberga el conjunto de pinturas murales de Jesús Mateo.

Iglesia de San Juan Bautista

En el centro de la población encontramos la Plaza del Infante Don Juan Manuel, con bellas vistas a la Iglesia de San Juan Bautista y al Palacio del Concejo, sede del Ayuntamiento.

Plaza del Infante Don Juan Manuel

El Palacio del Concejo, del S. XVI, de estilo renacentista, destaca por su soportal de cinco arcos, que comunicaba con el desaparecido patio interior. La fachada está presidida por los escudos heráldicos del Marqués de Villena.

Palacio del Concejo

La Iglesia de Santo Domingo de Silos es una mezcla de estilos, destacando los muros y arcos fajones de los S. XV y XVI, la puerta de transición del románico al gótico y la torre renacentista, siendo su origen románico del S.XII.

Iglesia de Santo Domingo de Silos

Por su puerta protogótica se accede al interior de la iglesia, hoy destinada a auditorio y centro de reuniones, donde se organizan eventos culturales.

Puerta de la Iglesia de Santo Domingo de Silos

La Iglesia de Santa María del Campo, es el edidificio de culto más importante de la actualidad, siendo construida en el S. XVI, en estilo plateresco con bóveda de crucería gótica, obra de Pedro de Alviz. En su interior destaca el retablo de la Virgen en el altar mayor.

Iglesia de Santa María del Campo

La Iglesia de Santa Trinidad es de estilo gótico, aunque tiene elementos posteriores renacentistas, siendo románico su origen. Se levanta a los pocos metros de la entrada por la Puerta del Campo.

Iglesia de Santa Trinidad

Paseando por las calles encontramos numerosas casas nobles, como el Palacio de los Castañeda, del S. XVI, algunas de las cuales han sido restauradas y reconvertidas en mesones donde degustar la gastronomía local.

Palacio de los Castañeda

Los platos más típicos son el morteruelo, el tiznao, el pisto manchego, el ajo mortero, los zarajos y las perdices en escabeche, acompañados por los vinos de D.O. Manchuela.