Combarro (Pontevedra)

22 05 2009

El viajero que visita Galicia no puede dejar de ver este pequeño pueblo marinero lleno de encanto perteneciente al municipio de Poio, a orillas de la ría de Pontevedra.

El conjunto histórico artístico se caracteriza por tres elementos esenciales: los hórreos, los cruceiros y las casas mariñeiras.

combarro1

Hórreo de Combarro

La peculariedad de los hórreos de Combarro es su ubicación a orillas de la mar sirviendo de despensa para los alimentos, fundamentalmente maíz y patatas.

Estas construcciones de arquitectura popular, al igual que las casas mariñeiras,  son del S. XVIII. A orillas de la playa de Padrón se alinean una treintena de hórreos que configuran la estampa marinera.

combarro2

Alineamiento de hórreos frente a la playa

En torno a la calle principal, denominada “A Rúa”, se agolpan las casas mariñeiras en las que la planta baja se destina para almacén de utensilios de pesca y agricultura, e incluso en algunas encontramos lagares donde se elabora el vino de las Rías Baixas.

Los cruceiros de Combarro tienen una peculariedad que los diferencia del resto de los cruceiros gallegos, y es que la figura de Cristo mira hacia tierra mientras que la figura de la Virgen está siempre dirigida a la mar.

cruceiro

Cruceiro combarrese

La iglesia parroquial de San Roque del S. XVIII preside el centro del casco histórico junto al cruceiro de San Roque con la imagen del santo y su perro “San Roquiño”.

No se conoce bien el origen de Combarro pero los documentos históricos atestiguan que el pueblo y la isla de Tambo fueron donados por Doña Urraca al Monasterio de Poio en el S. XII.

El Monasterio de San Juan de Poio fue fundado según la tradición en el S. VII por San Fructuoso, y en todo caso ya existía en el año 942.

Poio-San juan

Monasterio de San Juan de Poio

Por la ley de desamortización de Mendizábal el monasterio fue abandonado por los benedictinos en 1835. Actualmente es la residencia de los religiosos de la Orden de la Merced desde 1890.

En su interior destaca el Claustro de las Procesiones, del S. XVI, del maestro Mateo López.

combarro3

A orillas de la ría de Pontevedra

Galicia es tierra de marisco y en el Restaurante Combarro encontramos los manjares de la ría como nécoras, ostras, percebes, santiagüiños, camarones, centollos, cigalas o almejas, además de los pescados de la mar como el rodaballo, la merluza de pincho o el pulpo “a feira”.

Los vinos con D. O. Rías Baixas son ideales para acompañar una buena mariscada a orillas del Atlántico.





Capdepera (Mallorca)

14 01 2009

En el extremo nororiental de la isla de Mallorca se encuentra la villa histórica de Capdepera, en la comarca de Llevant, desde donde se divisa la costa menorquina.

Muchos son los yacimientos arqueológicos del periodo pretalayótico pero no es hasta la llegada de los musulmanes cuando la urbe toma importancia dentro del distrito islámico de Yartan, que abarcaba Artá, Son Servera y Capdepera.

palma-11

Castillo de Capdepera

En el “Llibre dels feits” aparece la crónica que hace referencia a la rendición de los árabes de Menorca. El rey Jaime I El Conquistador mandó encender muchos fuegos dispersos por el castillo y el monte para que los sarracenos creyesen que Mallorca estaba hacinada de mesnaderos cristianos.

En junio de 1231 se firmó el “Tratado de Capdepera” entre el rey Jaime I y el alguacil de Menorca en la Torre de Miquel Nunis situada en el interior del recinto amurallado. Los sabios y ancianos árabes firmaron la rendición y vasallaje al rey de la Corona Catalano-Aragonesa.

palma-4

Torre de Miquel Nunis

En el año 1300 el rey Jaime II de Mallorca mandó construir el recinto amurallado de Capdepera para agrupar la población que vivía dispersa en esta zona de la isla de Mallorca.

palma-3

Murallas de Capdepera

En el interior del recinto murado se construyó en el S. XVI una iglesia que fue ampliada en el S. XVII que ofrecía culto a las familias cristianas que repoblaron el recinto. En ella encontramos un cristo y una talla de la Virgen de la Esperanza de estilo gótico.

Para repoblar Capdepera, el rey Sancho II de Mallorca ofreció 100 sueldos a cada familia que se instalase en el castillo.

palma-2

Iglesia gótica del castillo

El núcleo actual de Capdepera se sitúa a los pies del castillo, alrededor de la calle Mayor. En él encontramos la iglesia parroquial de Sant Bartomeu. En su término municipal destacan las bellas calas y enclaves turísticos como Cala Ratjada, Cala Mesquida o Canyamel.

palma-5

Iglesia de Sant Bartomeu

La rica gastronomía de Mallorca nos sugiere platos típicos como el “frit de matances”, el arroz “brut”, la sopa mallorquina, el lomo con col y los embutidos, entre los que destaca la famosa sobrasada mallorquina.

Como toda isla que se precie el pescado y el marisco son ricos y abundantes. Cerca de Capdepera se encuentra la localidad de Manacor que es famosa por sus perlas y por su hijo ilustre, el tenista Rafa Nadal. Pues bien, ahora debemos añadir un atractivo más a esta ciudad: los buenos vinos de la Bodega de Miquel Gelabert.

Estos vinos con la D. O. Pla i Llevant de Mallorca hacen un maridaje perfecto con las delicias gastronómicas del Mar Mediterráneo. Entre los vinos de Miquel Gelabert destaco los blancos como el Muscat, el Chardonnay, Son Caules y sobre todo el Sa Vall (Selección Privada).





Zafra (Badajoz)

18 12 2008

En el suroeste de la provincia de Badajoz se encuentra esta bella ciudad extremeña, nudo de comunicaciones entre Andalucía y Portugal.

Sus orígenes se remontan a la legendaria Segeda romana. En la época medieval la ciudad de Zafra se sitúa en la línea fronteriza entre los reinos de taifas de Badajoz y Sevilla. Tras un primer intento de reconquista por parte de Alfonso IX, la ciudad pasa a manos castellanas en 1241 con el rey Fernando III. El momento cumbre de la historia de Zafra llega en 1394 cuando Enrique III dona la ciudad a Gomes I Suárez de Figueroa.

zafra1

Plaza Grande

El segundo titular de la villa, Lorenzo II Suárez de Figueroa, hace de Zafra el centro del Señorío de Feria. En el S. XVII, el Ducado de Feria fue anexionado por el Marquesado de Priego y posteriormente quedó integrado en el Ducado de Medinaceli.

zafra2

Soportales de la Plaza Grande

Dos de los emblemas de Zafra son sus afamadas plazas: La Plaza Grande y la Plaza Chica.

En la Plaza Grande, de dimensiones colosales, el viajero puede descansar a la sombra de las palmeras o de sus soportales en los días calurosos de esta tierra de Extremadura.

En la Plaza Chica, antiguo mercado, se encuentra una vara de medir en uno de sus pilares, que usaban los comerciantes.

zafra4

Plaza Chica

Otro monumento destacado de Zafra es el Alcázar Palacio de los Duques de Feria, del S. XV y ampliado en el S. XVII, destacando el patio central de mármol. Actualmente alberga el Parador de Turismo.

El viajero puede perderse por el casco histórico, por bellos rincones como la Callejita del Clavel, la calle Sevilla, el Arquillo del Pan, el Arco de Jerez y el Arco del Cubo, sin olvidar la Colegiata de la Candelaria, la Capilla de San José o el Convento de Santa Clara.

zafra3

Alcázar Palacio de los Duques de Feria

En Zafra se puede degustar el jamón ibérico de Extremadura, el revuelto de espárragos trigueros, las aceitunas “machás”, la lengua estofada, las ancas de rana o el gazpacho. Para acompañar los caldos de la zona como son los vinos de D. O. Ribera del Guadiana.

Para descansar el Parador Nacional Duques de Feria, en pleno centro histórico, nos devuelve a la Edad Media entre sus paredes.





Mogarraz (Salamanca)

18 09 2008

Uno de los pueblos más pintorescos de la Sierra de Francia es Mogarraz, situado en pleno corazón de la serranía entre La Alberca y Miranda del Castañar. La pluviosidad es abundante por la influencia atlántica y ello se traduce en grandes bosques de castaños y robles. La arquitectura popular sigue los patrones de las casas serranas con entramados de madera, piedra y adobe, destacando en Mogarraz la altura de las viviendas.

Villa de Mogarraz

Aunque los romanos dejaron testimonios de su presencia en Mogarraz, los primeros documentos de la villa datan del S. XII cuando el territorio fue repoblado por franceses traídos por el conde Raimundo de Borgoña, casado con la hija del rey Alfonso IX, doña Urraca. Ello justifica los nombres de la toponímia local: Sierra de Francia, río de Francia, Peña de Francia, etc.

A la entrada del pueblo se encuentra la Ermita del Humilladero del S.XVIII y frente a ella la Cruz de los Judíos decorada con calaveras. De ella parte el camino al Calvario.

Ermita del Humilladero y Cruz de los Judíos

La iglesia parroquial está dedicada a Nuestra Señora de las Nieves y destaca por su volumen y altura siendo de una sola nave con un pórtico en la cara norte. Por encima de los tejados de la villa sobresale la Torre Campanario (S.XVII) separada de la iglesia dada su función de vigía y defensa.

Torre Campanario e Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves

La mayor belleza de Mogarraz la encontramos en el trazado de sus calles estrechas, plazuelas y rincones con las típicas casas serranas con sus escalones de piedra granítica, los balcones repletos de geranios y las fachadas de adobe, piedra y madera.

Casas serranas de Mogarraz

Los alrededores están plagados de caminos para realizar senderismo destacando el denominado “Camino del Agua” que discurre entre las localidades de Mogarraz y Monforte de la Sierra. La ruta senderista discurre entre robles y castaños donde el único sonido que se escucha es el del agua y el de las aves.

Castaño

Para relajarse no hay nada como un buen paseo al atardecer por las calles del pueblo y un descanso en el Hotel Spa Villa de Mogarraz ubicado a la entrada de la población.

Villa de Mogarraz al atardecer

A la hora de reponer energía se deben probar los platos típicos como el jamón y embutido serrano, las patatas meneás, el “hornazo” (empanada de embutido), el “limón serrano” (ensalada con limones, naranjas, huevo y chorizo), la morcilla de pan y bandujo o el farinato de la cercana Ciudad Rodrigo, acompañando un par de huevos fritos de corral con patatas. 

Se debe degustar el vino de la zona con denominación Sierra de Salamanca, elaborados a partir de la variedad Rufete. En la cercana villa de Miranda del Castañar se encuentra el Museo Bodega La Muralla. Merece la pena desplazarse para conocer la historia de estos caldos medievales.





Olite (Navarra)

25 04 2008

A orillas del río Zidacos en el corazón de Navarra se encuentra la villa de Olite, entre la ribera y la montaña, siendo la capital de una de las cinco merindades del viejo Reino de Navarra, llegando a ser sede de la corte real.

En la “Historia de regibus gothorum” de San Isidoro se puede leer la primera referencia escrita de Olite, según la cual el rey godo Suitila fundó Oligicus en el año 621. En la Baja Edad Media se inició el esplendor de la villa, comenzando el rey Carlos III “El Noble” y su esposa, Leonor de Trastámara, la construcción del Palacio Real.

Palacio de los Reyes de Navarra

El Palacio Real tiene sus orígenes en el “praesidium” romano siendo una obra ecléctica al gusto cortesano de la Baja Edad Media. La influencia francesa se aprecia en la proliferación de torres, miradores y chimeneas con tejado de plomo. Destaca en su interior la Galería de la Reina.

Galería de la Reina

Cerca del Palacio Real se encuentra el Palacio Viejo o de los Teobaldos, fortaleza del recinto primitivo romano que fue reutilizado por los monarcas navarros como palacio. La ciudad conserva parte de lienzos y cubos de la muralla romana y medieval.

La Torre del Chapitel o Torre del Reloj da acceso a la Plaza de Carlos III, centro neurálgico con el Ayuntamiento.  La Iglesia de San Pedro Apóstol es un bello ejemplo del románico destacando el claustro y la esbelta torre posterior de estilo gótico.

La Iglesia de Santa María la Real destaca por su espléndida portada gótica de gran riqueza iconográfica (S. XV). En su interior encontramos el retablo renacentista de Pedro Aponte y una imágen gótica del crucificado.

 

Portada de Santa María la Real

Los Monasterios de San Francisco y de Santa Engracia y la Ermita de Santa Brígida completan el patrimonio histórico de Olite.

En Casa Zanito se puede degustar el bacalao en carpaccio, las alubias verdes con crujiente de papade y cigalita, la terrina de morro y carrillera de ternera o la merluza dos salsas de hongo y trufa.

Los vinos de la D. O. Navarra son los caldos apropiados para acompañar tan suculentos manjares.

Durante el mes de agosto las calles se engalanan con pendones para celebrar un mercado medieval que atrae a miles de turistas.





La Romana (Alicante)

8 04 2008

En la comarca alicantina del Vinalopó se encuentra la localidad de La Romana, inmersa en un paisaje típico mediterráneo entre viñedos, granados, algarrobos, almendros y olivos, apartada del turismo masivo de la cercana Costa Blanca.

El nombre de La Romana es de orígen árabe, del término “Al-Rûman”, que significa “los granados”. La población pertenecía a la baronía de Novelda en 1449 y parte de su territorio estuvo poblado por moriscos hasta su expulsión en 1609. En el año 1749 se fundó el Marquesado de La Romana con la familia de los Maza de Lizana, descendientes de los barones de Novelda. En el año 1929 se segregó jurídicamente de Novelda.

Iglesia de Sant Pere

La iglesia de San Pedro con su torre cuadrada preside la población siendo un simbolo del pueblo sus campanas conocidas como “las voces de Dios, pregoneras de alegría, de fiesta y también de duelo”.

Como bien da a conocer el ilustre romanero D. Ricardo Jover Mira, los volteos y toques más tradicionales son los siguientes: “entierro general”, “mortichol o albaet” (fallecimiento de un bebé), “a rebato” (ante una catástrofe), “toque de almas” (Todos los Santos), “Eucaristía del Jueves Santo”, “toque de alba”, “toque del ángelus” (mediodía) y el de las “fiestas patronales” con repique general de campanas.

La Carrasca de La Romana

En las afueras de la población se encuentra La Carrasca de La Romana, una de las encinas mayores de la Comunitat Valenciana, situada a escasos metros de la rambla. La edad estimada es de 800 años y sus dimensiones más llamativas son: perímetro basal (4’8 metros), diámetro basal (1’5 metros), altura (26 metros) y diámetro de copa (28 metros).

La economía local se basa en las canteras de mármol de sus montañas, la uva de mesa del Vinalopó, los olivos y los almendros. Las fiestas patronales de “Moros i Cristians” se celebran en el mes de agosto.

Los alredededores de la población invitan al senderismo entre las sierras de Las Pedrizas, Reclot y Algayat, estando salpicado el paisaje por preciosas casas rurales.

Casa rural La Romaneta

Tras las rutas senderistas el viajero puede reponer fuerzas en “Cá Cantó” con la degustación de los platos típicos de la comarca: arroz con conejo y caracoles, arroz caldoso, gazpacho alicantino, gacha miga, los “ajos”, la sopa de “giraboix” o las típicas pelotas de carne denominadas “fasegures”.

Todo ello se puede regar con los buenos caldos de la zona con D. O. Alicante de la Bodega Cooperativa de La Romana. Para el postre recomiendo una copa de vino Fondonet de L’Algenya .

El merecido relax se encuentra en el magnífico Hotel Spa La Romana que ocupa el espacio de una antigua masía rehabilitada en la partida Casa Azorín de la localidad. Muchas son las actividades programadas desde el hotel como senderismo, cicloturismo, rutas a caballo, escuela de conducción de todo terreno, parapente, viajes en globo y golf en las instalaciones cercanas de Alenda Golf.

A mi en particular, además de correr y andar por los preciosos caminos del entorno, me gusta practicar el juego autóctono de “la melona”.

Quien sabe si algún día el juego de “la melona” entrará a formar parte de los Juegos Olímpicos.





Vila-Seca (Tarragona)

24 03 2008

En el centro del triángulo formado por la imperial romana Tarragona, la turística Salou y la modernista Reus, patria de Gaudí, se encuentra la histórica Vila-Seca, que tuvo su apogeo en la Edad Media llegando hasta nuestros días los vestigios de su pasado esplendor, aunque hoy en día se ha convertido en una ciudad dormitorio de Tarragona.

La antigua Villasicca de los árabes (villa del camino) ya era conocida por los griegos que fundaron Cal-lípolis y Salauris. En el S. III a. C. los romanos desembarcaron en la actual playa del Racó. Con la llegada de los árabes en el S. VII la zona se convertía en una zona fronteriza entre cristianos y musulmanes. En 1162 el conde de Barcelona, Alfonso I el Casto, Bernat Tort, arzobispo de Tarragona y Guillem de Tarragona donan Vila-Seca a Ramón d’Olzina.

 Iglesia Vila-Seca

Iglesia de Sant Esteve

En septiembre de 1229 el rey Jaume I el Conqueridor zarpó con sus naves de la playa del Racó en La Pineda y del Cabo de Salou a la conquista de Mallorca. Durante el S. XVI y XVII la villa sufrió numerosos desembarcos piratas lo que contribuyó a la fortificación de la villa con doble muralla y a la construcción de torres de defensa.

La Guerra del Segadors  en el S. XVII y posteriormente la Guerra de Sucesión en el S. XVIII mermaron la importancia política, económica y social de Vila-Seca.

 Muralla Vila-Seca

Torre defensiva de la muralla

Entre sus monumentos destacan las torres defensivas, como la Torre dels Carboners o la Torre de Virgili, los restos de muralla como los del Portal de Ruidoms o el conservado Portal de Sant Antoni, la Torre del Delme y el Castillo del Conde de Sicart.

El Portal de Sant Antoni es la única puerta de la muralla que se conserva del segundo perímetro amurallado de Vila-Seca.

Portal de Sant Antoni 

Portal de Sant Antoni

El Castillo del Conde de Sicart se localiza en un frondoso pinar al norte de la población. La Torre de Olzina es la edificación más antigua del actual castillo (S. XII). El castillo sufrió remodelaciones a lo largo de los siglos hasta llegar al aspecto actual neomedieval.

 Castillo Vila-Seca

Castillo del Conde de Sicart

La iglesia de Sant Esteve se comenzó a edificar en 1588, siendo de una sola nave de estilo de transición entre el gótico y el renacentista. Posteriormente se añadieron capillas laterales entre los contrafuertes. 

La fachada posee un rosetón por encima del timpano triangular que corona la puerta de entrada. Las numerosas gárgolas en forma de cañón adornan el exterior de la iglesia. El esbelto campanario probablemente cumplió funciones de torre de defensa.

Iglesia de Vila-Seca fachada 

Fachada principal de la iglesia de Sant Esteve

El municipio cuenta con excelentes playas como las de La Pineda y las de la vecina y segregada Salou, con quien comparte terrenos del parque de ocio PortAventura.

A escasos kilómetros de Vila-Seca se puede degustar una excelente “Calçotada” en la Venta de la Tieta Carme, cerca de Vallmoll, además de excelentes carnes a la brasa. Los vinos de D. O. Priorat de la provincia de Tarragona son ideales para acompañar los platos típicos de la comarca.

Una de las bodegas de más renombre son las de Cims de Porrera, donde el cantautor catalán Lluís Llach ha apostado por la cultura del vino.