Villanañe (Álava)

10 11 2007

En el valle alavés de Valdegovia se encuentra la localidad de Villanañe, en las confluencias de los ríos Tumecillo y Omecillo, cerca del parque natural de Valderejo. Tan pequeño núcleo de población posee un importante patrimonio artístico.

La iglesia parroquial de Santa María se construyó en el S. XVI con portada posterior renacentista. Posee una torre esbelta cuyo cuerpo de campanas es rematado por un cuerpo piramidal rematado con planchas de zinc. A orillas del río Tumecillo encontramos varios molinos, un puente medieval y el Santuario de Nuestra Señora de Angosto.

Pero sin lugar a dudas, la joya de Villanañe es la Torre de los Varona siendo la única fortaleza de Álava que conserva su foso, edificándose a finales del S. XIV.   

 Torre Varona

Villanañe -Torre de los Varona

La torre es de planta cuadrada y en el interior del recinto amurallado las dos plantas del palacio envuelven la torre. En su interior fue prisonero el rey Alfonso I el Batallador en lucha contra Alfonso VI rey de Castilla y León. Posteriormente intervino activamente en las guerras carlistas.

 Torre Varona2

Torre de los Varona en Villanañe

En las proximidades se localiza el parque natutal de Valderejo donde el río Purón cruza el espacio natural repleto de pinares, encinares y hayedos. En sus entrañas podemos encontrar grandes mamíferos como el jabalí o el corzo y rapáces como el buitre leonado.

Muy cerca de Villanañe sorprende al viajero la bella iglesia parroquial de la Asunción en Tuesta del S. XII – S. XIII con una espléndida portada románica.

En el restaurante Batzoki de Villanueva de Valdegobia se puede disfrutar de las patatas con leche acompañadas de un buen vino de La Rioja Alavesa, de las pencas rellenas o de un revuelto de perretxikos en otoño.





Orce (Granada)

18 10 2007

La localidad de Orce se localiza en el altiplano de Granada limitando con la provincia de Almería y es conocida mundialmente por sus ricos yacimientos arqueológicos entre los que destaca el cráneo del “Hombre de Orce”.

Sin embargo apenas se conoce su preciosa “Alcazaba de las 7 torres”.

Su construcción se inicia antes del S. XI. La Torre del Homenaje fue construida coetáneamente al castillo y fue reconstruida en el S. XVI tras un terremoto. Es un torre rectangular de doce metros de lado que va reduciéndose lentamente hasta alcanzar los 30 metros de altura.

 Alcazaba 7 torres

Alcazaba de las 7 torres de Orce

De estilo nazarí sufrió modificaciones en su estructura con algunas reformas renacentistas. Su aspecto de fortaleza se refuerza por las treinta y dos almenas y sus siete torres con una preciosa puerta de acceso con arco en herradura. Su papel fue de vital importancia en la defensa del reino nazarí de Granada junto a las alcazabas de Huéscar, Baza y Guadix.

En las afueras de Orce se encuentran las atalayas nazaríes de la Umbría y el Salar que completaban el circulo defensivo del altiplano granadino.

Puerta alcazaba

Puerta de la Alcazaba de las 7 torres

Es de destacar la iglesia de Santa María de Orce edificada sobre la mezquita y el Palacio de los Segura que alberga el Museo Arqueológico Municipal.

En los mesones de la villa el plato típico es el “cordero segureño”  que se puede acompañar de un vino de la cercana Huéscar, el denominado “vino picoso” por su grado de acidez.

 





Elx (Alicante)

9 10 2007

En un día como hoy, 9 de octubre, día del País Valencià, no podía faltar un artículo referente a una de las ciudades más bellas de mi tierra: ELX

La ciudad de Elche es conocida por tener 2 Patrimonios de la Humanidad, algo excepcional a nivel mundial, a saber, el Palmeral d’Elx formado por más de 200.000 palmeras y el Misteri d’Elx, drama litúrgico medieval que se representa en la Basílica de Santa María y que relata la Dormición, la Asunción a los cielos y Coronación de la Vírgen María.

Palmeral

Palmeral d’Elx

Basìica Sta. Mará

Basílica de Santa María

Sin embargo, uno de los aspectos menos conocidos de Elche es su patrimonio de torres y fortalezas localizadas en el casco histórico o en las afueras de la ciudad. Todavía existen restos de muralla rodeando el casco histórico con torres como la de Santa Lucía, la torre Vill, la torre del Concejo, la torre Cova, etc.

Las torres y fortalezas más relevantes son las siguientes:

Castillo Palacio de Altamira: Se localiza en la plaza del Palacio frente al río Vinalopó y el palmeral municipal. Es de planta poligonal sobresaliendo la torre mayor cuadrangular y los torreones cilíndricos de las esquinas. En su interior alberga el Museo Arqueológico Municipal.

Castillo Altamira

Castillo de Altamira

Castillo Altamira y palmeral

Vista de Elche desde el campanario de la Basílica

Torre almohade de la Calaforra: Debió ser una antigua fortaleza adelantada de la muralla almohade del S. XIII que daba protección a la Puerta Lucentina, a la que llegaba el camino de Alicante. En 1492 se aprobó la construcción de un anexo que albergaba una báscula municipal de harina.

Torre Calaforra

Torre almohade de la Calaforra

Torre de Vaíllos: Se encuentra al norte del casco histórico en el huerto palmeral de Vaíllos. Se trata de una torre cuadrada y ataluzada en su base y se distribuye en planta baja y dos alturas. La puerta principal está adintelada y enmarcada en sillares.

Torre Vaìlos

Torre de Vaíllos

Torre de Ressemblanc: Se sitúa al sur del casco histórico siendo una torre de sección rectangular distribuida en tres plantas y un semisótano, siendo rematada por una terraza rodeada de ménsulas. En la fachada sur destaca el escudo herádico de los Santacilla.

Torre Ressemblanc

Torre de Ressemblanc

En el término municipal de Elche existen más torres alejadas del casco histórico que contribuyen a aumentar la riqueza monumental de la ciudad, destacando la Torre de Carrús, la Torre Estaña, la Torre de Asprillas y la Torre de Palombar.

Una visita tan agotadora entre fortalezas y torres medievales se merece el buen yantar del guerrero a base del famoso “arrós amb costra”, el puchero con pelotas o el arroz con conejo y caracoles. De postre recomiendo el pan de higo acompañado de licor de dátil.

Entre los restaurantes ilicitanos destacan La Finca, el Parque Municipal o Mesón el Granaíno.

Durante las fiestas de agosto del Misteri d’Elx cabe destacar la noche mágica del 13 de agosto con la “Nit d’Albá”, un espectáculo pirotécnico de 60′ de duración donde se lanzan cohetes y palmeras sin interrupción desde todas las calles y terrazas de la ciudad y que culmina con la gran palmera lanzada desde al campanario de la Basílica de Santa María.

Antes de dejar Elche se debe acudir a la Plaça de Baix para contemplar la Torre de Calendura con un reloj de autómatas de 1572. El mecanismo cuenta con dos figuras populares bautizadas como “Miquel Calendura” que hace sonar las horas y “Vicentet Calendureta”, más pequeño que anuncia los cuartos.





Valdenoceda (Burgos)

2 10 2007

La población de Valdenoceda se situa al norte de la provincia de Burgos en plena comarca de las Merindades (Merindad de Valdivieso), y a pesar de su escasa población inferior a los cien habitantes posee dos joyas arquitéctonicas como son la Torre Medieval y la Iglesia Románica.

La Torre de Valdenoceda es de finales del S. XIV y principios del XV. La altura de la torre es de veinte metros con gruesos sillares, siendo rematados los muros por almenas. La torre está blasonada con varios escudos de los Velasco.

torre-de-valdenoceda.JPG

Torre de Valdenoceda

La iglesia románica de Valdenoceda es del S. XII. Se conserva en parte habiendo desaparecido el ábside. La cúpula sobre trompas está reforzada por ocho nervios, cada uno con su baquetón central y que parten de dos ménsulas. Esta solución puede partir de la arquitectura mozárabe ya empleada en el monasterio de Suso en San Millán de la Cogolla.

La espadaña que se levanta por encima del tejado es de construcción posterior.

iglesia-de-valdenoceda.JPG

Iglesia románica de Valdenoceda

Cerca de Valdenoceda a unos 7 Km. se encuentra la Casa Rural Dondevilla en la localidad de Ahedo de Butrón en los valles altos del Ebro, destacando la arquitectura popular y la Iglesia románica de Nuestra Señora de la Asunción.

Sin lugar a dudas un rincón para perderse en plena época otoñal aprovechando para degustar la gran variedad de setas además de la “olla podrida”, el picadillo de cerdo o el cordero asado.